El hom­bre de la tin­ta

Chilango - - CAPITAL - –OSWALDO BE­TAN­COURT

¿Qué tan­to te gus­ta tu tra­ba­jo?, ¿aguan­ta­rías gol­pi­zas con tal de se­guir ejer­cién­do­lo? Tony Se­rrano lo hi­zo y fun­dó el Mu­seo del Ta­tua­je.

An­tes, si que­rías de­di­car­te a ta­tuar, de­bías es­tar dispuesto a so­por­tar las gol­pi­zas que te pro­pi­na­ba la po­li­cía por el sim­ple he­cho de tra­ba­jar so­bre lien­zos de car­ne y hue­so, re­cuer­da Tony Se­rrano, me­jor co­no­ci­do co­mo “el Cha­cal”.

Él co­men­zó a ta­tuar ha­ce 25 años cuan­do era miem­bro de una pan­di­lla de Eca­te­pec, Los Po­dri­dos Punks. En ese tiem­po, era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble con­se­guir en el país un equi­po pro­fe­sio­nal con qué rea­li­zar­lo; así que lo ha­cía de ma­ne­ra muy ru­di­men­ta­ria, con una agu­ja ama­rra­da a un pa­li­to, dan­do li­ge­ros gol­pes so­bre la piel. No fue­ron más de cin­co los va­lien­tes a los que ta­tuó de esa ma­ne­ra.

Cam­bió su co­lec­ción de ca­se­tes por una má­qui­na he­chi­za con la que era más fá­cil y rá­pi­do ha­cer­lo, tam­bién da­ba me­jo­res re­sul­ta­dos. Tiem­po des­pués lo­gró com­prar una má­qui­na pro­fe­sio­nal de bo­bi­nas en Es­ta­dos Uni­dos y si­guió ta­tuan­do.

En 1994 fun­dó Ta­tua­jes Mé­xi­co, uno de los pri­me­ros es­tu­dios en la ciu­dad. Dio de al­ta su ne­go­cio en Ha­cien­da –pre­su­me que fue de los pri­me­ros en ha­cer­lo– pa­ra po­der tra­ba­jar tran­qui­la­men­te y li­brar­se del aco­so de la po­li­cía.

Com­par­tía el edi­fi­cio con ofi­ci­nas, con­sul­to­rios y otros ne­go­cios, pe­ro el de la tin­ta cre­ció has­ta aca­pa­rar ca­da rin­cón del edi­fi­cio.

Conv i r t ió u no de l o s pi s o s en el pr imer Mu­seo del Tat ua­je de A mé­ri­ca La­ti­na . La idea se la dio Henk Schiff­ma­cher, “Hanky Panky ”, uno de los ta­tua­do­res más re­co­no­ci­dos del mun­do y el fun­da­dor del Mu­seo del Ta­tua­je en Ams­ter­dam, Ho­lan­da. El Cha­cal lo co­no­ció en una de las vi­si­tas que hi­zo a Mé­xi­co. Le mos­tró su co­lec­ción con la in­ten­ción de que se lle­va­ra al­go pa­ra su mu­seo, pe­ro cuan­do vio la co­lec­ción le di­jo que me­jor abrie­ra su pro­pio mu­seo. «Tie­nes la his­to­ria del ta­tua­je me­xi­cano», le ase­gu­ró.

En la co­lec­ción del Cha­cal hay fl­yers de los pri­me­ros ta­tua­do­res me­xi­ca­nos, sus tar­je­tas de pre­sen­ta­ción, fo­to­gra­fías de per­so­na­jes de la es­ce­na na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, ins­tru­men­tos pa­ra ta­tuar y di­bu­jos ori­gi­na­les, pe­ro de la co­lec­ción que es­tá más or­gu­llo­so es la que lle­va en el cuer­po.

La ma­yo­ría de los ta­tua­jes que tie­ne el Cha­cal no los es­co­gió él, sino quie­nes lo ta­tua­ron; le gus­ta te­ner el tra­ba­jo de la gen­te que ad­mi­ra, así que le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.