Co­mer bien y per­der pe­so pa­re­ce de­ma­sia­do bueno pa­ra ser ver­dad, pe­ro de­ta­lles co­mo el ti­po de uten­si­lios que eli­ges pue­den ha­cer la di­fe­ren­cia.

Chilango - - LA GUÍA -

ce­rea­les y agua, pe­ro lo pri­mor­dial es po­ner­le aten­ción a las can­ti­da­des, pues to­do tiene que ser con mo­de­ra­ción.

El lu­gar que to­mas en la me­sa tam­bién se pue­de con­ver­tir en un fac­tor a tu fa­vor; de­bes sen­tar­te en los ex­tre­mos y así ale­jar­te de las cha­ro­las de pan, las en­tra­das o los pla­ti­llos que son pa­ra com­par­tir, ya que por cos­tum­bre se po­nen en me­dio de la me­sa. Sue­na ra­ro, pe­ro fun­cio­na.

Ca­da vez que co­mas fue­ra de tu ho­ra­rio ha­bi­tual, ana­li­za el por qué, tal vez tien­des a ha­cer­lo por es­trés o an­sie­dad, pues real­men­te tu cuer­po no pi­de ali­men­to. La men­te es tan po­de­ro­sa, que nos lle­va por el ca­mino co­rrec­to o por el de la per­di­ción. No te arries­gues a una in­ges­ta de ca­lo­rías in­ne­ce­sa­rias, me­jor de­ten­te un mo­men­to ca­da vez que quie­ras co­mer, res­pi­ra pro­fun­do unos se­gun­dos pa­ra que des­cu­bras si es ham­bre o sim­ple an­sie­dad.

Un buen tip pa­ra co­mer me­nos y ad­qui­rir un há­bi­to ali­men­ti­cio sa­lu­da­ble con­sis­te en po­ner aten­ción en lo que se co­me. Mas­ti­car des­pa­cio y dar­le a ca­da bo­ca­do su tiem­po, oca­sio­na que te sien­tas sa­tis­fe­cho con me­nos co­mi­da, lo que con­tri­bu­ye a una bue­na di­ges­tión y una asi­mi­la­ción co­rrec­ta.

Así que an­tes de abor­tar la mi­sión, me­jor crea con­cien­cia, tal vez has in­cu­rri­do en al­gún error que te ale­ja de tu pro­pó­si­to y es­tás a tiem­po de dar­le un gi­ro a tu ru­ti­na pa­ra eli­mi­nar esos ki­los que tan­to tra­ba­jo te ha cos­ta­do que des­apa­rez­can.

Aho­ra ya sa­bes que al con­si­de­rar tus prác­ti­cas ali­men­ti­cias, le trae­rás mu­chos be­ne­fi­cios a tu sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.