No de­be­mos sa­ta­ni­zar el con­su­mo del azú­car. Só­lo te­ne­mos que cons­truir bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios que nos per­mi­tan de­cir­le sí a un an­to­jo.

Chilango - - NUESTROS CRÍTICOS -

por de­ba­jo del 10% al día, así se re­du­ce el ries­go de so­bre­pe­so, ca­ries y en­fer­me­da­des co­mo dia­be­tes y las car­dio­pa­tías. Se tra­ta de un te­ma se­rio y se de­be to­mar co­mo tal, ser jo­ven no es si­nó­ni­mo de es­tar sa­lu­da­ble, te­ne­mos que cui­dar­nos.

El ver­da­de­ro de­ba­te no es­tá en si el IEPS es una me­di­da co­rrec­ta o si ha re­sul­ta­do efec­ti­va, sino en dar­nos cuen­ta de lo que es­ta­mos ha­cien­do mal al de­ci­dir qué y cuán­ta can­ti­dad con­su­mi­mos de azú­car y ca­lo­rías. Los bue­nos há­bi­tos se cons­tru­yen y has­ta los antojos pue­den te­ner ca­bi­da si man­te­ne­mos un buen ré­gi­men nu­tri­cio­nal. El chis­te es que des­de el ho­gar, los pa­dres vi­gi­len y cui­den la ali­men­ta­ción, pe­ro si por cues­tio­nes de tra­ba­jo no es po­si­ble, en­ton­ces hay que po­ner ma­nos a la obra y ser no­so­tros quie­nes to­me­mos la de­ci­sión e in­ves­ti­gue­mos so­bre lo que de­be­mos co­mer pa­ra pro­veer al cuer­po de la ener­gía y los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra que fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te.

Por ello, lo pri­me­ro es man­te­ner una ali­men­ta­ción va­ria­da que in­clu­ya lác­teos, ver­du­ras, fru­tas, ce­rea­les y car­nes. Ade­más de apren­der a com­bi­nar­los pa­ra apro­ve­char sus nu­trien­tes y, aun­que re­sul­te com­pli­ca­dí­si­mo, es in­dis­pen­sa­ble res­pe­tar los ho­ra­rios de co­mi­da.

Lo pa­dre de to­do es que el cam­bio no es­tá tan le­jos, los chi­lan­gos ya es­ta­mos to­man­do cons­cien­cia so­bre cui­dar nues­tra sa­lud y si la oca­sión lo ame­ri­ta, po­de­mos dar­nos al­gu­na li­cen­cia pa­ra con­su­mir más azú­car, aun­que el ob­je­ti­vo es ser ge­ne­ra­do­res de cam­bio y trans­mi­tir me­jo­res há­bi­tos a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.