De­jar de ser víc­ti­ma pa­ra ser pro­ta­go­nis­ta

“No cul­pes a na­die, no te que­jes de na­die, por que fun­da­men­tal­men­te tú has he­cho tu vi­da.” Pa­blo Ne­ru­da

Circulo 360 - - Tu Vida/ Transforma -

El con­ver­tir­nos en víc­ti­ma es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa útil pa­ra no en­fren­tar las res­pon­sa­bi­li­da­des. Quie­nes se co­lo­can de for­ma cons­tan­te en el rol de ser víc­ti­mas, bus­can ma­ni­pu­lar su entorno y cap­tar la aten­ción de los de­más.

¡Yo no me me­rez­co lo que me es­tá pa­san­do!, “To­do lo ma­lo me pa­sa so­la­men­te a mi”, “No pue­do con es­ta vi­da”, “Es­toy har­to de yo ser tan bueno y que to­do mun­do me ha­ga #$%&/”.

¿Te sue­na? To­dos he­mos lle­ga­do a ser víc­ti­mas en al­gún mo­men­to de nues­tra vi­da o en al­gu­na re­la­ción pe­ro, hay gen­te que vi­ve atra­pa­da en el pa­pel de víc­ti­ma y en oca­sio­nes no son cons­cien­tes de eso. Vi­ven que­ján­do­se cons­tan­te­men­te de to­do, cul­pan­do to­da cir­cuns­tan­cia y a to­das las per­so­nas. Sue­len en­re­dar­se en sus his­to­rias, y te­ner una ac­ti­tud cons­tan­te de de­ba­te que atrae más di­fi­cul­ta­des que be­ne­fi­cios.

¿Có­mo iden­ti­fi­car la vic­ti­mez? Re­fle­xio­na si:

In­ven­tas his­to­rias tris­tes, agran­das y o exa­ge­ras las co­sas pa­ra que la gen­te se com­pa­dez­ca de ti.

Cul­pas a los de­más y los res­pon­sa­bi­li­zas de las co­sas o de ha­ber­te pa­sa­do un mo­men­to des­agra­da­ble.

Tien­des a vol­tear las co­sas y ja­más acep­tar que te has equi­vo­ca­do.

Tien­des a ha­blar de los de­más y de las per­so­nas, te gus­ta mo­di­fi­car his­to­rias.

Te sue­les ver en­vuel­to en si­tua­cio­nes de con­flic­to con los de­más.

Sue­les te­ner un com­por­ta­mien­to pe­si­mis­ta cons­tan­te y ge­ne­rar lás­ti­ma.

Mon­tse Co­lo­mor afir­ma­ba que las víc­ti­mas “Se iden­ti­fi­can tan­to con las he­ri­das que han re­ci­bi­do y aque­llas que se han in­ven­ta­do que tra­tan al entorno siem­pre des­de la fra­gi­li­dad y la vul­ne­ra­bi­li­dad, mos­tran­do aque­llo que me­jor desa­rro­llan que es un com­por­ta­mien­to dé­bil y de­jan de la­do la in­te­gri­dad y la res­pon­sa­bi­li­dad de sus ac­tos que de­be­rían te­ner co­mo adul­tos.”

La víc­ti­ma cul­pa al otro de sus pro­ble­mas, que­rién­do­se la­var las ma­nos y no asu­mir la reali­dad. La úni­ca for­ma de sa­lir del vic­ti­mis­mo es bus­can­do con­fron­tar las ac­ti­tu­des y la for­ma de reac­cio­nar; re­co­no­cien­do que es­ta­mos sien­do víc­ti­mas.

No se pue­de sa­lir de la adic­ción del ser víc­ti­ma si no se acep­ta el pro­ble­ma.

La reali­dad es que se es más fá­cil cul­par a los de­más de los pro­ble­mas que se tie­nen, por­que así no se tie­ne que asu­mir el do­lor de las pro­pias de­ci­sio­nes y erro­res.

Co­mo la per­so­na no lo­gra el éxi­to, re­co­no­ci­mien­to o la acep­ta­ción de otros, bus­ca cul­pa­bles en el ex­te­rior. La sen­sa­ción de de­bi­li­dad au­na­do a su vi­sión pe­si­mis­ta y ne­ga­ti­va de la reali­dad, le ha­ce cul­par a los de­más de los ma­les que pa­de­ce.

¿Có­mo li­ber­tar­te del pa­pel de ser víc­ti­ma?

Ob­ser­va con quie­nes te ha­ces la víc­ti­ma. Ahí co­men­za­rás a re­co­no­cer que re­pi­tes cons­tan­te­men­te el pa­pel con per­so­nas que te es­cu­chan, te quie­ren y son ma­ni­pu­la­bles.

Re­fle­xio­na de los be­ne­fi­cios que te da el sen­tir­te víc­ti­ma. ¿Te sien­tes ne­ce­si­ta­do o im­por­tan­te? Cuan­do te vuel­ves víc­ti­ma mu­chas per­so­nas te po­nen aten­ción y te cui­dan.

Bus­ca cam­biar tu for­ma de ver la vi­da y de in­ter­pre­tar la reali­dad. Co­mien­za por ser más agra­de­ci­do, de­ja de juz­gar a otros y en­con­trar cul­pa­bles. Bus­ca es­tar en una cons­tan­te ac­ti­tud de agra­de­ci­mien­to.

De­cí­de­te a abrir los ojos. Ya no eres un ni­ño o una ni­ña, eres un adul­to. Hoy por hoy ya no eres ese ni­ño pe­que­ño, in­de­fen­so o vul­ne­ra­ble.

Exa­mi­na tus emo­cio­nes cons­tan­te­men­te. ¿Cuá­les emo­cio­nes te aflo­ran por lo ge­ne­ral? ¿Có­mo te sien­tes la ma­yor par­te del tiem­po? ¿Es­tás enoja­do con to­do el mun­do? ¿La gen­te se ale­ja de ti?

Re­co­no­ce que la úni­ca for­ma de ser pro­ta­go­nis­ta de tu vi­da es ha­cién­do­te res­pon­sa­ble de ti mis­mo. Tu úni­co li­mi­tan­te es tu ac­ti­tud ne­ga­ti­va.

Ra­ti­fi­ca que los de­más no son los pro­pul­so­res de tu cam­bio sino que lo eres tu mis­mo. Ha­cién­do­te res­pon­sa­ble de lo que te pa­sa y bus­can­do so­lu­cio­nes a to­dos tus pro­ble­mas, acep­tan­do lo que su­ce­de y ha­cien­do lo que es­tá en ti po­si­ble por cam­biar las co­sas.

Pon aten­ción a tus pen­sa­mien­tos, pa­la­bras, emo­cio­nes y ac­cio­nes. Re­vi­sa de qué for­ma eres incongruente y de qué ma­ne­ra mien­tes.

To­ma las rien­das de tu vi­da em­pren­dien­do ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra con­se­guir tus ob­je­ti­vos. Sé cons­cien­te y rea­lis­ta.

Mar­cel Proust de­cía que el ver­da­de­ro via­je del des­cu­bri­mien­to no con­sis­te en bus­car nue­vos te­rri­to­rios sino en te­ner nue­vos ojos. No po­de­mos mi­rar las co­sas des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te si no de­ci­di­mos cam­biar la lu­pa y la for­ma en que mi­ra­mos. Si tie­nes una co­de­pen­den­cia o adic­ción al ser víc­ti­ma, re­co­nó­ce­lo y bus­ca ayu­da. Al tra­ba­jar en ti, co­men­za­rá de for­ma drás­ti­ca a cam­biar tu vi­da y tus re­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.