El per­dón de Kim Phuc: bom­bas, ci­ca­tri­ces y un abrazo

Circulo 360 - - Contenido -

¿ Qué reac­ción ten­drías si te en­con­tra­ses de­lan­te de quien ha ase­si­na­do a tu familia? Si el pa­rá­me­tro de nues­tras ac­cio­nes lo mar­ca­ra lo que Holly­wood u otros mo­de­los nos fa­ci­li­tan, la res­pues­ta se­ría ob­via: “¡ Den­me una pis­to­la in­me­dia­ta­men­te, que pien­so ma­tar a es­te des­gra­cia­do!”. Es al­go com­pren­si­ble, des­pués de to­do. Pe­ro la res­pues­ta de Kim Phuc a es­te di­le­ma fue dia­me­tral­men­te opues­ta.

Viet­nam, 8 de ju­nio de 1972. Un con­se­je­ro mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se coor­di­na el bom­bar­deo de la al­dea en que Kim vi­ve; las bom­bas con­tie­nen na­palm, un com­bus­ti­ble ge­la­ti­no­so que, en pa­la­bras de Kim mis­ma, se sien­te co­mo “que­mar­te con ga­so­li­na por de­ba­jo de la piel”. En ese en­ton­ces, ella con­ta­ba con só­lo nue­ve años y la fo­to en que apa­re­ce co­rrien­do des­nu­da por un sen­de­ro y llo­ran­do, con el cuer­po que­ma­do por el na­palm, se con­vir­tió en un sím­bo­lo.

Tras huir de aquel in­fierno, en don­de to­da su familia per­dió la vi­da, tu­vo que re­co­rrer otro igual­men­te te­rri­ble: ca­tor­ce me­ses de re­cu­pe­ra­ción por las gra­ví­si­mas que­ma­du­ras, con die­ci­sie­te ope­ra­cio­nes y ca­tor­ce años pos­te­rio­res de te­ra­pia.

Diez años des­pués de aquel día, en 1982, y des­pués de tan­to su­fri­mien­to, Kim tu­vo un sue­ño: que­ría es­tu­diar me­di­ci­na. En­tró en la fa­cul­tad, en Sai­gón. Pe­ro so­ñar en un ré­gi­men co­mu­nis­ta no es siem­pre po­si­ble; así nos lo cuen­ta ella:

“Por des­gra­cia los agen­tes del go­bierno se en­te­ra­ron de que yo era la ni­ñi­ta de la fo­to y vi­nie­ron a bus­car­me pa­ra ha­cer­me tra­ba­jar con ellos y uti­li­zar­me co­mo sím­bo­lo. Yo no que­ría y les su­pli­qué: ‘¡ Dé­jen­me es­tu­diar! Es lo úni­co que de­seo’. En­ton­ces, me prohi­bie­ron in­me­dia­ta­men­te que si­guie­ra es­tu­dian­do. […] Te­nía la im­pre­sión de ha­ber si­do siem­pre una víc­ti­ma. A mis 19 años ha­bía per­di­do to­da es­pe­ran­za y só­lo desea­ba mo­rir”.

Por fin, y tras mu­chos rue­gos, en 1986 el go­bierno per­mi­tió a Kim tras­la­dar­se a Cu­ba pa­ra es­tu­diar me­di­ci­na. Ahí co­no­ció a Bui Huy Toan, otro es­tu­dian­te viet­na­mi­ta. Se ca­sa­ron en 1992 y pa­sa­ron su lu­na de miel en Mos­cú. En el vue­lo de re­gre­so a la is­la ca­ri­be­ña, la pa­re­ja hu­yó cuan­do su avión ate­rri­zó en Gan­der ( Te­rra­no­va) pa­ra re­pos­tar com­bus­ti­ble.

Hoy, Kim vi­ve en Ca­na­dá con su ma­ri­do y sus dos hi­jos, Tho­mas y Step­hen. A quien le pre­gun­ta qué ha si­do lo más di­fí­cil de to­do su cal­va­rio ella no du­da en res­pon­der:

“Sin du­da al­gu­na ha si­do per­do­nar. Per­do­nar a los que ma­ta­ron a mi familia, a los que in­cen­dia­ron mi país; per­do­nar a quie­nes se em­pe­ña­ron en uti­li­zar­me sin im­por­tar­les mi vi­da per­so­nal…”.

Y con­ti­núa: “La pri­me­ra vez que leí las pa­la­bras de Je­sús ‘ ama a tus enemi­gos’, ni las en­ten­dí ni sa­bía có­mo ha­cer­lo. Soy hu­ma­na, ten­go mu­cho do­lor, mu­chas ci­ca­tri­ces y he si­do víc­ti­ma mu­cho tiem­po. ¿ Per­do­nar? Eso me resultaba im­po­si­ble. Tu­ve que re­zar mu­cho y no fue fá­cil… pe­ro, con la ayu­da de Dios, fi­nal­men­te lo lo­gré”.

Efec­ti­va­men­te, en 1996, la Fundación pa­ra la Memoria de los Veteranos de Viet­nam la in­vi­tó a Was­hing­ton, en don­de co­no­ció a John Plum­mer, el pi­lo­to que va­ció las bom­bas so­bre su al­dea.

Se­ría im­po­si­ble ima­gi­nar lo que el co­ra­zón de am­bos sen­ti­ría al ver­se ca­ra a ca­ra. Pe­ro sí sa­be­mos cuál fue la reac­ción de Kim: ma­ni­fes­tó pú­bli­ca­men­te su per­dón al pi­lo­to y, emo­cio­na­dos, se­lla­ron el ac­to con un abrazo. El hom­bre di­jo: “Es co­mo si me hu­bie­ran qui­ta­do de mis hom­bros el pe­so del mun­do en­te­ro”.

Si no fue­ra por las ci­ca­tri­ces de su cuer­po, al ver hoy a Kim con su son­ri­sa per­ma­nen­te y su buen hu­mor, na­die ima­gi­na­ría su dra­ma per­so­nal. Y la pre­gun­ta nos vie­ne na­tu­ral: ¿ cuál es el se­cre­to pa­ra po­der per­do­nar de una ma­ne­ra tan con­tun­den­te? Es ella mis­ma la que res­pon­de:

“La fo­to de la ni­ñi­ta co­rrien­do des­nu­da mien­tras su cuer­pe­ci­to ar­de por el na­palm es un sím­bo­lo de la gue­rra, pe­ro mi vi­da es un sím­bo­lo de amor, es­pe­ran­za y per­dón. So­la­men­te cuan­do en­con­tré la fe, se ate­nuó el do­lor de las lla­gas de mi co­ra­zón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.