Abra­zar mi cruz a la cruz de Cris­to

Circulo 360 - - Transforma Tu Vida -

de los su­fri­mien­tos que nos vie­nen de nues­tra pro­pia cul­pa y ac­cio­nes?

Aso­cia tu vi­da con la Cruz de Cris­to. Je­su­cris­to aso­cia nues­tra acep­ta­ción de la cruz a la su­ya. Su cruz es nues­tra cruz, la que él nos en­vía es la su­ya y la nues­tra.

Re­sul­ta­ría en vano vi­vir tu pa­sión, tu cruz, tu su­fri­mien­to, tu en­fer­me­dad, tu do­lor, tu cri­sis, tu pro­ble­ma en el tra­ba­jo o en tu ca­sa, tu pro­ble­ma con tus hi­jos, sin con­tem­plar a Je­sús col­ga­do en la cruz y sin aso­ciar to­do lo que su­fres aso­cia­do a El.

El va­cío que exis­te en nues­tra vi­da, es por­que nos fal­ta aso­ciar­nos, aso­ciar nues­tros pro­ble­mas y nues­tros go­zos a la Cruz de Cris­to. He­mos de vi­vir aso­cián­do­nos a Cris­to en sus do­lo­res, ale­grías, tris­te­zas, pa­ra po­der vi­vir su Re­su­rrec­ción con el.

El pro­ce­so de adap­ta­ción de to­mar es­ta cruz CUES­TA. Acep­tar su cruz, dis­cer­nir­la, so­por­tar­la con per­se­ve­ran­cia. De ahí bro­ta la pa­cien­cia y la es­pe­ran­za, la li­ber­tad de los hi­jos de Dios. Je­sús nos di­ce con su Cruz, “Ven, to­ma par­te con tu su­fri­mien­to en mi obra. A me­di­da que to­mes tu cruz, que me ofrez­cas tu do­lor, esa en­fer­me­dad, esa pér­di­da, ese do­lor que te arran­ca el al­ma, la au­sen­cia de ese ser que­ri­do, es­to... en esa me­di­da unién­do­te a mi cruz, en­con­tra­rás la paz in­te­rior y me en­con­tra­rás a mi...»Y en el co­no­ci­mien­to de la ver­dad se­réis li­bres «(Juan 8,32)

Nues­tros su­fri­mien­tos to­man lu­gar tam­bién en la Cru­ci­fi­xión de Cris­to, pe­ro hay que po­ner nues­tros su­fri­mien­tos en la pa­te­na, hay que ofre­cér­se­los a Dios. El su­fri­mien­to de­be trans­for­mar­nos y trans­for­mar el do­lor. De­be mo­ver­nos al amor, a ac­tuar, a ayu­dar al que se nos pre­sen­ta, a bus­car al que nos ne­ce­si­ta. Tra­ba­je­mos dan­do de co­mer, de be­ber, vis­tien­do al que no tie­ne, bus­can­do en qué cau­sas ser­vir y amar a otros.

Si mi cruz es acom­pa­ñar a al­guien que su­fre una Cruz más gran­de, de­bo de ser so­li­da­rio, com­pa­si­vo, acom­pa­ñar­lo en ese do­lor, pues tam­bién la au­sen­cia de amor o de so­li­da­ri­dad due­le. Por tan­to la Cruz me mue­ve al pró­ji­mo.

“Se­ñor, yo es­ta­ba muer­to, pe­ro quie­ro re­su­ci­tar con­ti­go”

“Se­ñor, quie­ro acom­pa­ñar­te en es­ta cruz, con mis su­fri­mien­tos, con es­ta per­so­na que me cues­ta, es­te su­fri­mien­to en mi vi­da, es­ta en­fer­me­dad.”

Es­tas se­ma­nas son una opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir una ver­da­de­ra re­con­ci­lia­ción es­pi­ri­tual. Pa­ra dar­te tiem­po de per­do­nar­te a ti mis­mo y de per­do­nar a los de­más. Suel­ta ese ren­cor, ese re­sen­ti­mien­to, ese “yo es­pe­ra­ba, me me­re­cía, si hu­bie­ra si­do” y per­do­na eso que no te de­ja sen­tir la paz. Da­te tiem­po de si­len­ciar tu co­ra­zón y de­di­car unos mi­nu­tos al Cru­ci­fi­jo, de­cí­de­te acom­pa­ñar­lo en es­te ca­mino de la Cruz, de acom­pa­ñar a su Ma­dre en su su­fri­mien­to con tu su­fri­mien­to y con to­do lo que ha­bi­ta en ti.

Da­te tiem­po de me­di­tar en la ex­pe­rien­cia de la au­sen­cia del Pa­dre que su­frió el mis­mo hi­jo de Dios. Cuan­tas ve­ces tan­tos de no­so­tros y de nues­tro pró­ji­mo, ¿Ex­pe­ri­men­ta­mos la au­sen­cia de la pre­sen­cia de Dios? ¿Cuán­tas ve­ces me he sen­ti­do en so­le­dad? Ofre­ce tu cruz y abrá­za­la có­mo lo ha­ce Je­su­cris­to to­dos los días.

Hoy, mi­ra a tus se­res que­ri­dos, pla­ti­ca con ellos, con tu pa­re­ja, de co­ra­zón a co­ra­zón, sin juz­gar­le ni re­cri­mi­nar­le. Des­tra­ba eso que en tus re­la­cio­nes te im­pi­de re­con­ci­liar­te y da ese pri­mer pa­so. Haz que por tu par­te, es­ta Se­ma­na San­ta y de Pas­cua, sea un mo­men­to de Re­fle­xión, de Paz, de Re­con­ci­lia­ción, de Perdón y de Mi­se­ri­cor­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.