El quar­ter­back que lle­gó a ser sa­cer­do­te

Circulo 360 - - Con Tinta De Esperanza -

Mul­ti­tu­des con la mi­ra­da fi­ja en él y acla­mán­do­lo co­mo su hé­roe. Ese era el pa­sa­do de Jo­seph Freedy cuan­do era el quar­ter­back en el equi­po de fút­bol ame­ri­cano de la Uni­ver­si­dad de Buf­fa­lo. Te­nía ta­len­to y él lo sa­bía. Y sin em­bar­go ese “rui­do del mun­do”, co­mo él lo lla­ma­ba, no lle­na­ba su co­ra­zón. ¿Y có­mo es que hoy tie­ne una son­ri­sa que le di­bu­ja el ros­tro? ¿Qué pa­só? To­do em­pe­zó con la lec­tu­ra de un li­bro… Pe­ro va­le la pe­na vol­ver un po­co la mi­ra­da pa­ra en­ten­der su ca­mino.

Na­ci­do en una fa­mi­lia ca­tó­li­ca en el oes­te de Pensyl­va­nia ( EEUU), Jo­seph cre­ció en un ambiente de fe, uno en el que “los sa­cer­do­tes no eran per­so­nas a las que no só­lo veías en mi­sa, sino que te los en­con­tra­bas en ca­sa con tus pa­dres”, co­mo di­ce él mis­mo. Ver a esos hom­bres ves­ti­dos de ne­gro siem­pre le im­pre­sio­na­ba e in­clu­so los sen­tía co­mo fa­mi­lia­res que de vez en cuan­do ve­nían a ha­cer una vi­si­ta.

Pe­ro esa re­li­gio­si­dad po­co a po­co em­pe­zó a des­apa­re­cer cuan­do el fút­bol ame­ri­cano en­tró en su vi­da: “En mi re­gión, el fút­bol se to­ma muy en se­rio, por lo que ju­gar no era al­go or­di­na­rio. Yo me lo to­mé tan a pe­cho que cons­truí to­da mi vi­da al­re­de­dor del fút­bol; de he­cho, lo usé co­mo un medio pa­ra lle­nar un va­cío in­te­rior que se ha­bía crea­do por una in­se­gu­ri­dad per­so­nal en esos años. No sé de dón­de vino exac­ta­men­te, por­que te­nía una fa­mi­lia ge­nial, pe­ro des­de el High School y du­ran­te la uni­ver­si­dad que­ría, e in­clu­so ne­ce­si­ta­ba, ser el jo­ven que yo pensé que to­dos que­rían que fue­se”.

De­jó su fe apar­ca­da y el ambiente lo en­gu­lló, es­pe­cial­men­te el de las fa­mo­sas fies­tas uni­ver­si­ta­rias. Pe­ro una bue­na no­via que tu­vo du­ran­te esos años y la mis­ma se­rie­dad con que afron­tó su ca­rre­ra de­por­ti­va le hi­cie­ron me­dir sus sa­li­das y ex­ce­sos. De he­cho, en 1999 se con­vir­tió en el quar­ter­back ti­tu­lar de la Uni­ver­si­dad de Buf­fa­lo.

El ca­mino pa­ra Jo­seph pa­re­cía cla­ro y fi­jo en su vi­da. Pe­ro el te­ma de su fe aún le mar­ti­llea­ba un po­co la con­cien­cia, si bien le da­ba siem­pre lar­gas. Por eso, fue Dios mis­mo quien le sa­lió al pa­so.

Su­ce­dió en unas va­ca­cio­nes de Na­vi­dad, cuan­do fue a vi­si­tar a su fa­mi­lia. Una ma­ña­na que es­ta­ba al­go ocio­so, em­pe­zó a cu­rio­sear por la ca­sa. Al lle­gar a una me­sa, en­con­tró la Bi­blia que su pa­dre leía an­tes de sa­lir to­dos los días al tra­ba­jo. Jun­to a ella, otro li­bro le atra­jo la aten­ción: La Ce­na del Cor­de­ro de Scott Hahn. Lo to­mó y em­pe­zó a leer…

“El pá­rra­fo ini­cial me lla­mó la aten­ción, pues des­cri­bía mi pro­pia vi­da. Bá­si­ca­men­te de­cía que na­da es más fa­mi­liar a los ca­tó­li­cos que la mi­sa y, sin em­bar­go, ca­si na­die sa­bía lo que real­men­te sig­ni­fi­ca­ba. Eso era lo que me pa­sa­ba. […] Eso me picó la cu­rio­si­dad y se­guí le­yen­do. Lo que en­con­tré ahí me trans­for­mó”.

Co­mo si de un nue­vo San Agus­tín se tra­tar, la lec­tu­ra del li­bro le tra­jo paz a su al­ma. Le hi­zo dar­se cuen­ta de una reali­dad que des­de ha­cía tiem­po Dios le re­ga­la­ba: só­lo en la Mi­sa en­con­tra­ría la au­tén­ti­ca fe­li­ci­dad que tan­to an­he­la­ba su co­ra­zón.

Tras es­ta nue­va con­ver­sión, Jo­seph qui­so com­par­tir su ex­pe­rien­cia en la uni­ver­si­dad. Lo in­ten­tó en to­dos la­dos, in­clu­yen­do gru­pos pro­tes­tan­tes co­mo Fe­llows­hip of Christian Ath­le­tes. Traía la fuer­za del enamo­ra­do a flor de piel y lo ha­cía no­tar. Y de re­pen­te en el co­ra­zón de Jo­seph em­pe­zó a aflo­rar una voz que lo des­con­cer­ta­ba y que que­ría, por to­dos los me­dios, ca­llar: sen­tía que Dios le lla­ma­ba a ser sa­cer­do­te.

“Me iba a la ca­pi­lla pa­ra pe­dir­le al Se­ñor qué que­ría de mí. Me pa­sa­ba mu­cho tiem­po ahí, lu­chan­do con­tra Dios acer­ca de aque­llo que Él te­nía pen­sa­do pa­ra mí. Por­que sen­tía una con­tra­dic­ción: por un la­do, nun­ca ha­bía si­do tan fe­liz co­mo aho­ra; pe­ro por otro, no que­ría aban­do­nar mis pla­nes de vi­da pa­ra ser sa­cer­do­te”.

Por fin, se de­ci­dió ha­blar con un guía vo­ca­cio­nal, que le ani­mó a dar­le a Dios la opor­tu­ni­dad de mos­trar­le qué ca­mino ha­bía pen­sa­do pa­ra él. No sin es­fuer­zo, pe­ro con­fian­do en la ac­ción de Dios, de­ci­dió ir al se­mi­na­rio.

Hoy, Jo­seph es sa­cer­do­te – se or­de­nó el 21 de ju­nio de 2008– y al ver la his­to­ria de su vo­ca­ción no pue­de sino agra­de­cer in­fi­ni­ta­men­te a Dios por to­do lo que le ha da­do. El de­rro­te­ro de su for­ma­ción le han lle­va­do a lu­ga­res co­mo el Pon­ti­fi­cio Co­le­gio Ame­ri­cano de Ro­ma, en don­de pu­do pre­sen­ciar el fu­ne­ral de Juan Pablo II y la elec­ción de Be­ne­dic­to XVI, pa­ra ter­mi­nar en la dió­ce­sis de Pit­ts­burgh, en don­de ac­tual­men­te fun­ge co­mo di­rec­tor de la pas­to­ral vo­ca­cio­nal dio­ce­sa­na.

“Sa­ber que mis ma­nos han si­do un­gi­das pa­ra traer el Cuer­po y la San­gre de Cris­to al mun­do y pa­ra per­do­nar los pe­ca­dos es una ben­di­ción in­des­crip­ti­ble. ¡ El don del sa­cer­do­cio es abru­ma­dor! Fui or­de­na­do ha­ce ya años y pue­do de­cir que nun­ca he si­do in­fe­liz co­mo sa­cer­do­te”. Y es­ta ex­pe­rien­cia es, sin du­da, el me­jor touch­down que el P. Jo­seph pue­da ano­tar en su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.