La gra­ti­tud, el ma­yor pre­dic­tor de fe­li­ci­dad

Circulo 360 - - Transforma Tu Vida -

Un pro­ver­bio chino di­ce “cuan­do be­bas agua, re­cuer­da la fuen­te.” Las co­sas y las per­so­nas que com­par­ten al­go en nues­tra vi­da nos apor­tan al­go y nos per­mi­ten dar­les al­go. ¿Cuán­tas ve­ces nos en­fo­ca­mos en… “no me die­ron tal”, “me tra­ta­ron de es­ta for­ma”, “Yo es­pe­ra­ba que las co­sas…”? y así po­de­mos se­guir con mi­les de fra­ses. En­fo­cán­do­nos en las ex­pec­ta­ti­vas, ge­ne­ran­do ren­co­res, juz­gan­do y sin­tién­do­nos víc­ti­mas de las cir­cuns­tan­cias, en vez de agra­de­cer lo po­co o mu­cho que otra per­so­na nos da. Que po­co o mu­cho, es al­go va­lio­so y ese al­go pue­de sig­ni­fi­car to­do pa­ra quien te lo ha da­do.

Cuan­do una per­so­na dis­fru­ta, va­lo­ra y se sien­te agra­de­ci­do ( no me­re­ce­dor por sus do­nes pro­pios) de ca­da co­sa que re­ci­be o ca­da per­so­na que es­tá en su vi­da, vi­ve des­de un plano de compasión y de abun­dan­cia. Cuan­do uno ve cons­tan­te­men­te las ben­di­cio­nes y las agra­de­ce, co­mien­za a ver más de las mis­mas. Cuan­do uno só­lo ve jui­cio, com­pa­ra y só­lo pien­sa y re­pi­te có­mo una cons­tan­te “no me dan lo que me­rez­co”… co­mien­za a ver más de lo mis­mo y se va en­ce­rran­do en ese plano de jui­cio, po­ca compasión, egoís­mo y so­ber­bia. Y de ahí, na­da bueno pue­de sa­lir. La reali­dad es que na­die tie­ne la obli­ga­ción da dar­nos y ha­cer co­sas por no­so­tros, ya que so­mos adul­tos y los úni­cos res­pon­sa­bles de nues­tra vi­da y nues­tra fe­li­ci­dad.

¿Quie­res ge­ne­rar un cam­bio pro­fun­do en tu vi­da? Co­mien­za por agra­de­cer.

Ser agra­de­ci­do es una ben­di­ción y una vir­tud que se cul­ti­va dia­ria­men­te

Cuan­do te sien­tes con­ten­to por las co­sas que es­tán su­ce­dien­do, ex­pe­ri­men­tas gra­ti­tud. La gra­ti­tud siem­pre se sien­te por al­go, la sen­ti­mos ha­cia otros; nues­tros se­res que­ri­dos, per­so­nas des­co­no­ci­das o ha­cia Dios. Will­bard Ruch afir­ma que la gra­ti­tud tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo en la per­so­na y en su fe­li­ci­dad, ya que es la que más se aso­cia co­mo fun­da­men­to de la ple­ni­tud de vi­da. Es cier­to que nos sen­ti­mos más fe­li­ces cuán­do pen­sa­mos en las ma­ra­vi­llas que te­ne­mos que en lo que no te­ne­mos ( las ca­ren­cias) y tam­bién es cier­to que al ser­lo, ge­ne­ras un in­cre­men­to en tu fe­li­ci­dad.

Ser­vir a otros es lo más ma­ra­vi­llo­so que po­de­mos ha­cer por­que nos ge­ne­ra un sen­ti­mien­to de uti­li­dad y de paz in­te­rior al en­tre­gar­nos a los de­más. La gra­ti­tud en­tre las re­la­cio­nes per­so­na­les tie­ne un efec­to gran­dio­so e in­cre­men­ta la in­te­gra­ción real en to­dos los ám­bi­tos ( fa­mi­liar, amis­to­so y la­bo­ral).

¿ Por qué y por quié­nes en tu vi­da, es­tás agra­de­ci­do?

Per­mi­te re­cor­dar las per­so­nas y las co­sas que tie­nes en tu vi­da. Es­to te ayu­da a re­co­no­cer la be­lle­za de las co­sas y a apre­ciar las co­sas pe­que­ñas de la vi­da que en oca­sio­nes da­mos por he­cho. Da­le las GRA­CIAS a Dios, a tus pa­dres, tus se­res que­ri­dos, to­das las per­so­nas que te han nu­tri­do y da­do en tu vi­da. Nun­ca des por he­cho lo que tie­nes, por­que has re­ci­bi­do bas­tan­te y mu­cho más que otros.

Es­cri­bir so­bre las co­sas y per­so­nas, por los cua­les nos sen­ti­mos agra­de­ci­dos nos re­la­ja, nos ha­ce sen­tir ben­de­ci­dos y nos per­mi­te ver des­de otra pers­pec­ti­va nues­tras si­tua­cio­nes. Dar las gra­cias nos nu­tre a no­so­tros y a quien las re­ci­be.

De­di­ca un mo­men­to y pien­sa en tan­tas co­sas. Des­de tu co­ra­zón sien­te ese agra­de­ci­mien­to y di­lo en voz al­ta:

Hoy me sien­to agra­de­ci­do por (co­sas, si­tua­cio­nes, ex­pe­rien­cias, per­so­nas…)

Hoy me sien­to agra­de­ci­do por

“Hoy agra­dez­co to­do lo que soy y lo que ten­go. Las opor­tu­ni­da­des ma­ra­vi­llo­sas que ten­go de dar y de re­ci­bir. Soy una per­so­na agra­de­ci­da y cons­cien­te de lo que exis­te en mi. Hoy me re­nue­vo, es­cu­cho mi co­ra­zón y soy agra­de­ci­do con Dios y con la vi­da. Agra­dez­co la opor­tu­ni­dad de dar­me a otros y las ma­ra­vi­llas que he re­ci­bi­do a lo lar­go de mi vi­da. Vi­bro y vi­vo des­de el agra­de­ci­mien­to.”

Apre­ciar la vi­da y re­co­no­cer las ma­ra­vi­llas que te­ne­mos nos ha­ce más ama­bles con no­so­tros mis­mos y con los de­más. Nos ge­ne­ra per­te­nen­cia y con­fian­za con las per­so­nas con las que tra­ta­mos. So­lo cuan­do sea­mos ple­na­men­te agra­de­ci­dos por lo que te­ne­mos, po­dre­mos atraer y va­lo­rar los do­nes más ma­ra­vi­llo­sos. Oja­lá de­je­mos de es­pe­rar, sol­te­mos to­do ren­cor y eno­jo, y va­lo­re­mos y agra­dez­ca­mos to­do lo que nues­tros se­res que­ri­dos, fa­mi­lia, opor­tu­ni­da­des, Dios y la vi­da mis­ma, nos han per­mi­ti­do re­ci­bir y dis­fru­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.