En­con­trar la re­den­ción en un bo­te de ba­su­ra

Circulo 360 - - Con Tinta De Esperanza -

Ch­ris­top­her Yuan pa­re­cía te­ner­lo to­do en la vi­da: di­ne­ro, se­xo a pla­cer –en ese en­ton­ces prac­ti­ca­ba abier­ta­men­te un ho­mo­se­xua­lis­mo be­li­ge­ran­te–, dro­gas que con­su­mía y, so­bre to­do, dis­tri­buía. Na­da pa­re­cía fal­tar­le. Has­ta que unos gol­pes en su puer­ta die­ron un gi­ro ra­di­cal a su exis­ten­cia: agen­tes fe­de­ra­les en­tra­ron en su ca­sa y lo arres­ta­ron por po­se­sión de 9,1 to­ne­la­das de ma­rihua­na. Pe­ro aun­que en ese mo­men­to el mun­do pa­re­cía de­rrum­bar­se pa­ra Ch­ris­top­her, la sen­ten­cia a pri­sión re­sul­tó ser el pri­mer pa­so de su re­den­ción.

Hi­jo de in­mi­gran­tes chi­nos, Ch­ris­top­her na­ció y se edu­có en los Es­ta­dos Uni­dos. Des­de muy ni­ño se sin­tió fue­ra de lu­gar en la so­cie­dad. De es­ta­tu­ra siem­pre pe­que­ña, obli­ga­do a usar len­tes y de com­ple­xión dé­bil, re­ci­bió mu­chos in­sul­tos en el co­le­gio por to­car el piano y tra­ba­jar en el co­le­gio con más es­fuer­zo que los de­más.

A los nue­ve años, y mien­tras vi­si­ta­ba la ca­sa de un ami­go, Ch­ris­top­her se to­pó con una re­vis­ta por­no­grá­fi­ca, una ex­pe­rien­cia que le cam­bió la vi­da. Así lo cuen­ta él mis­mo: “Esas imá­ge­nes des­per­ta­ron en mí al­go que no sa­bía que es­ta­ba ahí. Pe­ro lo cu­rio­so fue des­cu­brir que me sen­tía atraí­do ha­cia las imá­ge­nes tan­to de hom­bres como de mu­je­res”.

No obs­tan­te lo que sen­tía, Ch­ris­top­her no com­par­tió con na­die sus ten­den­cias, pen­san­do que un día se irían. Pe­ro eso nun­ca su­ce­dió: “To­dos es­tos sen­ti­mien­tos es­ta­ban bur­bu­jean­do en mi in­te­rior y yo sen­tía que de al­gu­na ma­ne­ra te­nía que de­jar­lo sa­lir”, co­men­ta Ch­ris­top­her.

Jus­to des­pués del High School, cuan­do te­nía al­re­de­dor de vein­te años, em­pe­zó a vi­si­tar ba­res gay y co­men­zó a lle­var un es­ti­lo de vi­da ho­mo­se­xual. To­do es­to lo ha­cía a es­con­di­das de sus pa­dres y del res­to de sus ami­gos.

Pe­ro cuan­do lle­gó el mo­men­to de ins­cri­bir­se a la uni­ver­si­dad –con­cre­ta­men­te a la es­cue­la de odon­to­lo­gía– de­ci­dió revelar a to­dos lo que lle­va­ba ocul­tan­do des­de ha­cía tiem­po. Pen­sa­ba que de esa ma­ne­ra po­dría ex­pre­sar lo que real­men­te era, aque­llo que sen­tía en su in­te­rior.

Pa­ra sus pa­dres fue una no­ti­ca de­vas­ta­do­ra. “No en­cuen­tro las pa­la­bras pa­ra des­cri­bir có­mo me sen­tí en ese mo­men­to. Me sen­tí aver­gon­za­da y trai­cio­na­da, lle­na de do­lor», di­ce An­ge­la, su ma­dre. Su pa­dre Leon, por su par­te, sim­ple­men­te sin­tió «que ya no ha­bía es­pe­ran­za». Cie­gos en medio de su do­lor, le die­ron a es­co­ger en­tre su es­ti­lo de vi­da y ellos. Ch­ris­top­her no du­dó ni un mi­nu­to y se mar­chó de ca­sa: «creía que la ho­mo­se­xua­li­dad es­ta­ba en el cen­tro de lo que yo era”.

En­gu­lli­do por un mun­do de­sen­fre­na­do, Ch­ris­top­her co­men­zó pron­to a con­su­mir dro­gas y, por la no­che, a ven­der­las. Lle­va­ba una do­ble vi­da: es­tu­dian­te por la ma­ña­na y tra­fi­can­te por la tar­de. Y es­ta es­pi­ral pron­to lo tra­gó: fue ex­pul­sa­do del co­le­gio de den­tis­tas cua­tro me­ses an­tes de la gra­dua­ción.

“Cuan­do me ex­pul­sa­ron –re­la­ta Ch­ris­top­her–, de­ci­dí con­su­mir lo que que­da­ba de mí en la co­mu­ni­dad gay. Op­té por ha­cer lo que me­jor sa­bía en ese mo­men­to: ven­der dro­gas. Ga­né mu­chí­si­mo di­ne­ro y te­nía va­rios en­cuen­tros se­xua­les dia­rios. Me tra­ta­ban como una su­per es­tre­lla y eso me ha­cía sen­tir­me in­ven­ci­ble; me ha­cía sen­tir­me un dios”.

Mien­tras tan­to, y aun­que Ch­ris­top­her no que­ría te­ner nin­gún con­tac­to con ellos, sus pa­dres se con­vir­tie­ron al cris­tia­nis­mo y se em­pe­ña­ron en re­zar to­dos los días por él: Ca­da ma­ña­na, al ini­ciar el día –co­men­ta An­ge­la–, ele­va­ba a Dios una ora­ción di­cién­do­le: ‘Se­ñor, ¡ten com­pa­sión de mi hi­jo’”. Unas ora­cio­nes que le lle­ga­ron a Ch­ris­top­her con los gol­pes de la po­li­cía en su puer­ta.

De­sola­do y tris­te, la vi­da en pri­sión no se le pre­sen­tó fá­cil a Ch­ris­top­her. Pe­ro tres días des­pués de lle­gar, vio en un con­te­ne­dor de ba­su­ra de la cár­cel un li­bro que le atra­jo la aten­ción. Se acer­có y se dio cuen­ta que era una Bi­blia. No te­nien­do na­da que per­der, la abrió y co­men­zó a leer. Esa no­che le­yó en­te­ro el Evan­ge­lio se­gún San Mar­cos: “Des­de las pri­me­ras lí­neas que leí, me di cuen­ta que mi re­be­lión no era só­lo con­tra la ley o con­tra los hom­bres, sino tam­bién con­tra Dios”.

En medio de es­tos pen­sa­mien­tos, y pen­san­do que su si­tua­ción no po­día caer más ba­jo, Ch­ris­top­her des­cu­brió que sus ac­cio­nes tra­je­ron con­se­cuen­cias: “Me lle­va­ron a la ofi­ci­na de la en­fer­me­ra y al en­trar me en­con­tré con un pa­pel con tres le­tras y un sím­bo­lo es­cri­tos en él. De­cía: VIH+”.

Re­gre­só a su cel­da con la cer­te­za de ha­ber re­ci­bi­do una sen­ten­cia de muer­te. Llo­ró por va­rios días. Pe­ro una no­che, acos­ta­do en su cel­da, re­pa­sa­ba los gra­fi­tis pin­ta­dos en el te­cho, se to­pó con al­go in­tere­san­te: Vi que uno ha­bía es­cri­to “Si es­tás abu­rri­do, lee Je­re­mías 29, 11”. Así lo hi­ce y leí lo si­guien­te: ‘Sé qué pla­nes ten­go pa­ra vo­so­tros, di­ce el Se­ñor. Pla­nes de paz, y no de des­gra­cia, de da­ros un por­ve­nir de es­pe­ran­za’”.

Afe­rrán­do­se a es­to, y sa­lien­do ade­lan­te día a día, Yuan de­vo­ró to­da la Bi­blia en un año y las pa­la­bras co­men­za­ron a pe­ne­trar su co­ra­zón has­ta que se con­ven­ció de que no vi­vía de acuer­do a lo que Dios que­ría de él.

Al pa­sar tan só­lo tres años, per­mi­tie­ron a Ch­ris­top­her sa­lir de la cár­cel y él lo hi­zo dis­pues­to a vi­vir cohe­ren­te­men­te. De­jó la ac­ti­vi­dad ho­mo­se­xual y las dro­gas, co­men­zó a es­tu­diar, le dio sen­ti­do a su vi­da: “El he­cho de te­ner SI­DA con­tri­bu­yó a dar­le un sen­ti­do de urgencia a mi ac­ti­vi­dad”.

Hoy, Ch­ris­top­her en­se­ña en el Ins­ti­tu­to bí­bli­co Moody en Chica­go y via­ja al­re­de­dor de to­do Es­ta­dos Uni­dos dan­do con­fe­ren­cias so­bre su ex­pe­rien­cia. Re­cien­te­men­te tam­bién coes­cri­bió un li­bro con su ma­dre An­ge­la, ti­tu­la­do Out of a Far Country.

“Ser cris­tiano no es fá­cil –sen­ten­cia Ch­ris­top­her–. Si­go lu­chan­do, pe­ro Dios me da su Gra­cia. Él ha ven­ci­do en la cruz. Y aun­que si­go te­nien­do di­fi­cul­ta­des, no me sien­to ata­do por ellas. En ca­da ten­ta­ción si­go po­nien­do de­lan­te los dos pla­tos de la ba­lan­za: o es­co­ger el es­ti­lo de vi­da se­gún mis sen­ti­mien­tos y el mun­do o vi­vir de acuer­do con lo que Dios quie­re de mí. Se­gún mi ex­pe­rien­cia, la de­ci­sión es ob­via: es­co­jo a Dios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.