10 sa­bios pen­sa­mien­tos de Eck­hart To­lle

Circulo 360 - - Transforma Tu Vida -

es­ta­do de pre­sen­cia aler­ta, es de­cir, so­le­mos es­tar pen­san­do y dan­do ca­bi­da a in­fi­ni­dad de pre­gun­tas y ge­ne­rar res­pues­tas. Por­que el pen­sa­mien­to no to­le­ra un es­ta­do de pre­sen­cia, sim­ple­men­te cues­tio­na y bus­ca re­sol­ver. Los pen­sa­mien­tos ofus­can nues­tra ener­gía. El iden­ti­fi­car­nos y per­der­nos con el pen­sa­mien­to es un há­bi­to na­tu­ral y cons­cien­te que nos ha­ce des­co­nec­tar­nos del pre­sen­te.

Es­tar en la vi­da sig­ni­fi­ca es­tar en el mo­men­to pre­sen­te. Si pue­des li­be­rar­te un mo­men­to, no to­da tu vi­da, sino un sim­ple mo­men­to de la ne­ce­si­dad de en­ten­der­lo to­do, po­drás es­tar pre­sen­te a con­cien­cia en es­te mo­men­to.

Te in­vi­to a pro­fun­di­zar en es­tos 10 sa­bios pen­sa­mien­tos de To­lle, que te lle­va­rán a la re­fle­xión y a pro­fun­di­zar en el sen­ti­do de tus pro­ble­mas, do­lo­res o si­tua­cio­nes y a vi­vir mu­cho más cons­cien­te de có­mo abra­zar­las en tu pre­sen­te.

El es­trés es cau­sa­do por “es­tar aquí, pe­ro que­rien­do es­tar “allá”.

La in­quie­tud, la an­sie­dad, la ten­sión, el es­trés, la preo­cu­pa­ción- to­das ellas for­mas de mie­do es­tán cau­sa­das por es­tar de­ma­sia­do en el fu­tu­ro, y no su­fi­cien­te en el pre­sen­te. La cul­pa, el arre­pen­ti­mien­to, el re­sen­ti­mien­to, la tris­te­za, la amar­gu­ra, la frus­tra­ción y to­das las for­mas de no sa­ber per­do­nar, se ge­ne­ran por vi­vir de­ma­sia­do en el pa­sa­do y no su­fi­cien­te en el pre­sen­te.

Cuan­do pier­des con­tac­to con la quie­tud in­te­rior, pier­des con­tac­to con­ti­go mis­mo. Cuan­do pier­des con­tac­to con­ti­go mis­mo, te pier­des en el mun­do. Tu sen­ti­do más in­terno de ti mis­mo, tu sen­ti­do de quién eres, es in­se­pa­ra­ble de la quie­tud. Ese es el “Yo soy” que es más pro­fun­do que el nom­bre y la for­ma.

To­da adic­ción sur­ge de una ne­ga­ti­va in­cons­cien­te a en­fren­tar el do­lor y sa­lir de él. To­da adic­ción co­mien­za con do­lor y ter­mi­na con do­lor. No im­por­ta a qué sus­tan­cia sea us­ted adic­to- al­cohol, co­mi­da, dro­gas le­ga­les o ile­ga­les, o una per­so­na- us­ted es­tá usan­do al­go o a al­guien pa­ra ocul­tar su do­lor.

Cuan­do te ha­ces ami­go del mo­men­to pre­sen­te, te sien­tes como en ca­sa don­de quie­ra que es­tés. Si no te sien­tes có­mo­do en el Aho­ra, te sen­ti­rás in­có­mo­do don­de quie­ra que va­yas.

Cual­quier co­sa que con­ten­ga el mo­men­to pre­sen­te, acép­ta­lo como si lo hu­bie­ras es­co­gi­do.

La cau­sa prin­ci­pal de in­fe­li­ci­dad nun­ca es la si­tua­ción sino, tus pen­sa­mien­tos so­bre ella.

Cam­bia de for­ma de ver las co­sas, y las co­sas cam­bia­rán de for­ma.

A ve­ces el de­jar ir es un ac­to de mu­cho más po­der, que de­fen­der­se o afe­rrar­se.

Si no hu­bie­ras su­fri­do como has su­fri­do, no ten­drías pro­fun­di­dad como ser hu­mano, ni hu­mil­dad, ni com­pa­sión.

To­man­do con­cien­cia de lo que su­ce­de en ti, de lo que te ago­bia en es­te mo­men­to o te des­co­nec­ta de ti mis­mo, co­men­za­rás a en­con­trar las raí­ces de lo que te qui­ta la paz. To­ma con­cien­cia de las his­to­rias que cuen­tas o te cuen­tas de tu in­fe­li­ci­dad. De­ci­de que eres fe­liz y es­tás en paz y que eso es mu­cho más im­por­tan­te que te­ner la ra­zón y es­tar en lo co­rrec­to. Suel­ta esas que­jas mez­qui­nas que te van en­du­re­cien­do y amar­gan­do en tu vi­da dia­ria e in­ten­ta ser y es­tar pre­sen­te en ca­da co­sa que ha­gas, tu tra­ba­jo, tu con­vi­ven­cia, tu vi­da fa­mi­liar y tu sim­ple pre­sen­cia de la na­tu­ra­le­za. Go­za del mo­men­to pre­sen­te, sin pre­gun­tas, sin aña­dir na­da… re­cuer­da que es­te pre­sen­te es un ma­ra­vi­llo­so re­ga­lo del cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.