Ser in­creí­ble­men­te di­fe­ren­tes

Circulo 360 - - Con Tinta De Esperanza -

Bas­ta cru­zar las puer­tas de cual­quier ins­ti­tu­ción pa­ra ni­ños con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes pa­ra que el ambiente que se res­pi­re se trans­for­me. Pon­ga­mos el CRIT, por ejem­plo. En cuan­to te to­pas la ca­ra del pri­mer ni­ño son­rién­do­te to­da tu al­ma se es­pon­ja y tu co­ra­zón se pre­gun­ta: “¿por qué si yo ten­go to­do no vi­vo tan fe­liz como es­tos ni­ños?”. La res­pues­ta nos la pue­den dar dos tes­ti­mo­nios con los que me to­pé ha­ce po­co y que aho­ra les com­par­to.

1. An­nie Clark: la ca­li­gra­fía es más be­lla sin ma­nos

Sie­te años, una gran son­ri­sa… y sin ma­nos. Es la per­fec­ta des­crip­ción de An­nie Clark, una ni­ña nor­te­ame­ri­ca­na de Pit­ts­burgh, Pennsyl­va­nia. Aun­que aque­llo que más le ca­rac­te­ri­za en reali­dad es su ca­rác­ter de­ci­si­vo: cua­li­dad que le lle­vó a ga­nar la vi­gé­si­ma pri­mer edi­ción de la Com­pe­ten­cia Anual de Ca­li­gra­fía de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos. Un lo­gro que ha con­mo­vi­do al país en­te­ro…

Su pa­dre, Tom, di­ce con una son­ri­sa: “Mi hi­ja siem­pre ha si­do muy, muy au­to­su­fi­cien­te. Es ca­paz de ir en bi­ci­cle­ta, de na­dar, de abrir una la­ta de re­fres­co o in­clu­so de pin­tar­se las uñas de los pies”. Y cla­ro, tam­bién pue­de ves­tir­se y co­mer so­la… cir­cuns­tan­cia que ayu­da mu­cho a su nu­me­ro­sa fa­mi­lia: Tom y Mary Ellen Clark tie­nen nue­ve hi­jos, tres bio­ló­gi­cos y seis adop­ta­dos de Chi­na (An­nie en­tre ellos).

De he­cho, si uno vi­si­ta a la fa­mi­lia Clark, se da cuen­ta de dón­de le vie­ne a An­nie esa for­ta­le­za de áni­mo. De los seis hi­jos adop­ta­dos, cua­tro tie­nen una dis­ca­pa­ci­dad, en­tre las que es­tán Alys­sa de 18 años y Ab­bey de 21 –és­ta última hi­ja bio­ló­gi­ca– que tie­nen Sín­dro­me de Down.

“No es que bus­cá­se­mos adop­tar siem­pre a ni­ños con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, pe­ro así es como sur­gió to­do”, di­ce Mary Ellen. Y mi­ran­do a su hi­ja An­nie, di­ce: “es una ni­ña ma­ra­vi­llo­sa. De ma­yor quie­re ser es­cri­to­ra de li­bros so­bre ani­ma­les”. Una me­ta a la que el pa­dre es­tá se­gu­ro que lle­ga­rá: «tie­ne tan­ta de­ter­mi­na­ción que no hay na­da que se le re­sis­ta”.

Es­ta sa­na to­zu­dez tam­bién ha si­do comprobada por los pro­fe­so­res. Di­cen que An­nie a ve­ces pue­de ser un po­co tí­mi­da, pe­ro que es siem­pre te­naz y di­li­gen­te: “Cuan­do es­cri­be, quie­re ase­gu­rar­se que lo es­tá ha­cien­do en for­ma cla­ra y con­ci­sa y real­men­te se enor­gu­lle­ce de su tra­ba­jo”, di­ce Lau­ra Erb, la maes­tra de An­nie de la Aca­de­mia Wil­son Ch­ris­tian. “Sos­tie­ne el lá­piz en­tre sus an­te­bra­zos y en ocasiones tie­ne que pa­rar­se pa­ra per­ma­ne­cer den­tro de los ren­glo­nes. A pe­sar de su dis­ca­pa­ci­dad, An­nie nun­ca se que­da atrás en las cla­ses y apren­de rá­pi­da­men­te”.

Su­ce­da lo que su­ce­da en el fu­tu­ro, lo cier­to es que hoy An­nie se ha lle­va­do a ca­sa el tro­feo Ni­cho­las Maxim pa­ra ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad, ade­más de mil dó­la­res da­dos por la edi­to­rial Za­ner–Blo­ser, pa­tro­ci­na­do­ra del con­cur­so. ¿Es­tá fe­liz? Es Mary Ellen, la or­gu­llo­sí­si- ma ma­dre, la que res­pon­de: “Es­te pre­mio le ha da­do una gran con­fian­za en sí mis­ma. Es­tá or­gu­llo­sa de ser quien es y como ma­dre es­toy ab­so­lu­ta­men­te fe­liz por eso”.

Ja­son McEl­wain, un jo­ven con au­tis­mo in­creí­ble­men­te di­fe­ren­te

Una. ¡Dos! ¡¡Tres!! ¡¡¡Cua­tro!!! ¡¡¡¡Ciiin­co!!! ¡¡SEEEIIS!!… Ejem, per­dón. Lo que pa­sa es que no pue­do creér­me­lo. ¡Me­tió seis ca­nas­tas en el par­ti­do! Sí, cla­ro, no es un nú­me­ro muy gran­de, pe­ro pa­ra él es in­creí­ble. Pe­ro… per­mí­tan­me que les pre­sen­te a Ja­son McEl­wain.

Ja­son es el ayu­dan­te de Jim John­son, el en­tre­na­dor del equi­po de ba­lon­ces­to del Gree­ce At­he­na Highs­chool, en Ro­ches­ter (Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos). Echa una mano en to­do lo que el equi­po ne­ce­si­ta: traer agua, ir pa­san­do el ba­lón en los en­tre­na­mien­tos, etc. Es­to no es na­da ex­tra­or­di­na­rio, cla­ro. Pe­ro hay un pe­que­ño detalle, al­go per­cep­ti­ble en su mi­ra­da: Ja­son tie­ne au­tis­mo.

El pa­dre de Ja­son cuen­ta que su hi­jo no tie­ne nin­gún pro­ble­ma en mos­trar sus sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes en los par­ti­dos: “Si lle­ga­ba a ca­sa des­pués de una derrota, era te­rri­ble. Se pa­sa­ba to­do el día gri­tan­do”.

El tiem­po se­guía y al en­tre­na­dor Jim se le ocu­rrió una gran idea. Ja­son ha de­di­ca­do mu­cho tiem­po al equi­po, así que le da­ría la opor­tu­ni­dad de sen­tir lo que sig­ni­fi­ca­ba es­tar en el ban­qui­llo y con el uni­for­me pues­to. Lo ha­ría en el úl­ti­mo par­ti­do de la tem­po­ra­da.

To­do pa­re­cía nor­mal. Ja­son se­guía el par­ti­do sen­ta­do en el ban­qui­llo. Pe­ro cua­tro mi­nu­tos an­tes de ter­mi­nar, Jim se pu­so de pie y se­ña­ló al nú­me­ro 52: Ja­son McEl­wain. Des­pués de ha­ber es­ta­do años tra­yen­do agua y pa­san­do ba­lo­nes, iba en­trar al cam­po de jue­go.

Las dos pri­me­ras ve­ces que ti­ró a ca­nas­ta Ja­son fa­lló. Jim re­za­ba: “Se­ñor, por fa­vor, que ha­ga una ca­nas­ta”. El ba­lón le lle­gó de nue­vo a Ja­son y ti­ró… ¡Una ca­nas­ta de tres pun­tos! To­do el pú­bli­co gri­tó en­tu­sias­ma­do: Ja­son ha­bía ano­ta­do.

Pe­ro Ja­son no se dio por sa­tis­fe­cho: ter­mi­nó me­tien­do seis ca­nas­tas de tres pun­tos; una de­trás de otra. Y en ca­da ca­nas­ta, to­do el pú­bli­co -sus ami­gos, fa­mi­lia­res, in­clu­so los con­trin­can­tes- sal­ta­ban de en­tu­sias­mo. La última ca­nas­ta, jus­to cuan­do so­nó el pi­ti­do fi­nal, cau­só la lo­cu­ra ab­so­lu­ta. To­dos en­tra­ron al cam­po y lo le­van­ta­ron en hom­bros.

El tiem­po ha pa­sa­do y hoy Ja­son es­tá sien­do la ins­pi­ra­ción de mu­chas per­so­nas. In­clu­so gen­te de re­nom­bre como Geor­ge Bush, Oprah Win­frey o Ma­gic John­son lo han que­ri­do co­no­cer. Su his­to­ria ya es­tá to­can­do el co­ra­zón de mu­chos.

Ja­son di­ce que ser au­tis­ta a ve­ces le ha­ce sen­tir­se di­fe­ren­te. Pe­ro mien­tras es­ta­ba ahí, a hom­bros y acla­ma­do por to­dos, se da­ba cuen­ta que nun­ca se ha­bía sen­ti­do tan di­fe­ren­te, tan in­creí­ble­men­te di­fe­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.