Atea, ju­día o mo­rir, una fuer­te de­ci­sión

Circulo 360 - - Con Tinta De Esperanza -

Ali­na Mi­lan cur­sa­ba el quin­to año de De­re­cho en la Uni­ver­si­dad es­ta­tal de Mos­cú. Na­ci­da en 1988, dis­fru­ta­ba de una vi­da es­tu­dian­til se­re­na… has­ta que le de­tec­ta­ron Hi­da­ti­do­sis al­veo­lar he­pá­ti­ca, una en­fer­me­dad que con­su­me el hí­ga­do, lle­van­do a quien lo pa­de­ce a una muer­te se­gu­ra.

Ur­gi­da de un tras­plan­te de hí­ga­do, Ali­na y su ma­dre de­ci­die­ron bus­car so­lu­cio­nes, pues en Ru­sia no se prac­ti­ca­ba aún ese ti­po de ope­ra­cio­nes. Con­sul­tan­do, vo­la­ron a Is­rael en oc­tu­bre del 2010, con­cre­ta­men­te al The Tel-Aviv Sou­rasky Me­di­cal Center. Ahí, Ali­na se so­me­tió a unas prue­bas pre­li­mi­na­res, que lan­za­ron su ve­re­dic­to: o se ha­cía un tras­plan­te ur­gen­te o le que­da­ba, cuan­do mu­cho, dos se­ma­nas de vi­da.

Ma­dre e hi­ja re­gre­sa­ron a Mos­cú con un se­rio di­le­ma. Ese ti­po de ci­ru­gías eran muy cos­to­sas y la familia no te­nía me­dios pa­ra fi­nan­ciar­la. Pe­ro ha­bía una opor­tu­ni­dad que po­dría so­lu­cio­nar to­dos los pro­ble­mas. Si Ali­na ob­te­nía la ciu­da­da­nía is­rae­lí la ope­ra­ción se efec­tua­ría de mo­do gra­tui­to, pues im­pli­ca­ba el li­bre ac­ce­so a la aten­ción mé­di­ca es­ta­tal.

En un prin­ci­pio, to­do pa­re­cía sim­ple, pues Ali­na te­nía as­cen­den­cia ju­día. Pe­ro, sin em­bar­go, ha­bía un «pe­ro». En el cues­tio­na­rio de ciu­da­da­nía que de­bía re­lle­nar, una de las pre­gun­tas era el ti­po de re­li­gión que pro­fe­sa­ba. De acuer­do con las le­yes vi­gen­tes, sólo quie­nes pro­fe­san el ju­daís­mo o que se con­si­de­ra­ban ateos po­drían ser ciu­da­da­nos de Is­rael. Por ello, si Ali­na po­nía “ju­dío” o “ateo”, ob­ten­dría la ciu­da­da­nía in­me­dia­ta­men­te. Pe­ro si po­nía cris­tiano, to­das las puer­tas se le ce­rra­rían.

Ali­na de­ci­dió pre­gun­tar a su director es­pi­ri­tual, el P. Ale­jan­dro Na­rus­ze­wa, qué de­bía ha­cer. Así lo re­la­ta el mis­mo sa­cer­do­te:

“Me lla­mó por te­lé­fono y me pre­gun­tó qué ha­cer, pues los mé­di­cos le habían di­cho que sólo con­ta­ba con dos o tres se­ma­nas de vi­da. Teó­ri­ca­men­te, pa­ra mí la elec­ción era sim­ple: o la men­ti­ra, eli­gien­do re­nun­ciar a su fe con la es­pe­ran­za de po­der so­bre­vi­vir, o la ple­na con­fian­za en Dios”. Sin em­bar­go, no se sen­tía quién pa­ra de­ci­dir en el des­tino de la jo­ven “y no sabía qué de­cir… aun­que sí lo sabía en reali­dad”. Con es­tos sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, se fue al hos­pi­tal pa­ra ver a la jo­ven.

Ahí se en­con­tró con la ma­dre de Ali­na, que lo es­pe­ra­ba en la an­te­sa­la de la zo­na de re­ani­ma­ción: “In­clu­so an­tes de en­trar, la ma­dre de la en­fer­ma me di­jo que ella y su hi­ja habían ya de­ci­di­do qué ha­cer. Y an­tes de que pu­die­ra de­cir na­da, me cam­bió el te­ma de con­ver­sa­ción, por­que veía que yo po­dría te­ner mie­do de es­cu­char al­go que se­ría ho­rri­ble pa­ra mí co­mo sa­cer­do­te y cris­tiano”.

Por fin, en­tra­ron en la sa­la. De­lan­te de él, el P. Ale­jan­dro se to­pó con “una jo­ven del­ga­da, de co­lor ama­ri­llo, muy po­co pa­re­ci­do a lo que la jo­ven de 22 años de­be­ría ser”. Son­rien­te, con ojos cla­ros y se­re­nos, Ali­na mi­ró al sa­cer­do­te y le di­jo sin nin­gún preám­bu­lo: “Mi ma­dre y yo he­mos de­ci­di­do ta­jan­te­men­te que no me voy a qui­tar la cruz. No re­nun­cia­ré a mi fe. No exis­te nin­gún pre­cio ca­paz de com­prar a Cris­to”.

An­te tan gran­de va­len­tía, el P. Ale­jan­dro de­ci­dió bus­car di­ne­ro por to­dos los me­dios po­si­bles. En­tre los ami­gos de la Uni­ver­si­dad jun­ta­ron una bue­na can­ti­dad de di­ne­ro, pe­ro no lle­ga­ron a los 300,000 dó­la­res que cues­ta la ope­ra­ción. Y así, el 14 de mar­zo del 2011, Ali­na de­ja­ba es­te mun­do.

An­tes de su muer­te, Ali­na se las arre­gló pa­ra es­cri­bir una carta pa­ra sus ami­gos:

“No mues­tro nin­gún he­roís­mo. En reali­dad, no ten­go otra op­ción, pues ya ha­bía he­cho mi elec­ción ha­ce tiem­po: soy cris­tia­na or­to­do­xa. Ten­go an­te mí un do­cu­men­to del Mi­nis­te­rio de In­te­rior de Is­rael. Un apar­ta­do re­za así: “Acep­to la ciu­da­da­nía / la ley / re­li­gión del país”. Y tie­nes que fir­mar. ¿Eli­jo?

“Pa­ra mí, lo im­por­tan­te no es lo que que­da en el pa­pel, sino ¿qué pa­sa con mi al­ma? La con­fian­za en Dios es más fuer­te que cual­quier va­lor, que cual­quier de­re­cho, país, diag­nós­ti­co o cual­quier tiem­po te­rri­ble. In­clu­so en los días más os­cu­ros no me de­ja la sen­sa­ción de que Dios sos­tie­ne mi mano. La úni­ca op­ción que hi­ce por mi fe en Dios ha­ce ya mu­cho tiem­po no es­tá vin­cu­la­da a nin­gu­na na­cio­na­li­dad. Y no me im­por­ta qué ven­ga: yo le da­ré gra­cias por aque­llo que su­ce­da en mi vi­da”.

Al fi­nal, da gra­cias por quie­nes se preo­cu­pan por ella, vol­vien­do a re­sal­tar que no es un hé­roe. Aun­que el ver­da­de­ro he­roís­mo con­sis­te pre­ci­sa­men­te en de­jar a un la­do tus co­sas pa­ra cui­dar a los de­más. Y jus­ta­men­te sus úl­ti­mas pa­la­bras fue­ron pa­ra sus ami­gos, in­vi­tán­do­les a op­tar por Dios siem­pre, sean cua­les sean las di­fi­cul­ta­des en su vi­da.

La op­ción de Ali­na nos pue­de pa­re­cer al­go exa­ge­ra­da y tal vez lo sea. No obs­tan­te, su ejem­plo ha­ce que nos lan­ce­mos una pre­gun­ta: ¿tú qué ele­gi­rías en­tre la muer­te o tu fe? Más aún, ¿eres ca­paz de ele­gir en­tre la cohe­ren­cia de vi­da y la pre­sión so­cial? Y es ahí cuan­do la paz con­fia­da y se­re­na de es­ta jo­ven ru­sa pue­de ayu­dar­nos; por­que, al fi­nal de la vi­da, esa son­ri­sa an­te la muer­te es la úni­ca res­pues­ta que val­drá co­mo lla­ve a la ple­na fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.