¿Sa­bes por­qué se ce­le­bra el Día del Ni­ño?

Es la re­afir­ma­ción de los de­re­chos uni­ver­sa­les de los ni­ños

Circulo 360 - - Con Tinta De Esperanza -

El día del ni­ño es una ce­le­bra­ción que tie­ne más de cua­ren­ta años. Fue en 1954 cuan­do la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) re­co­men­dó que se ins­ti­tu­ye­ra en to­dos los paí­ses el Día Uni­ver­sal del Ni­ño, una fe­cha ex­clu­si­va­men­te con­sa­gra­da a re­afir­mar los de­re­chos de los ni­ños y a des­ti­nar di­ver­sas ac­ti­vi­da­des pa­ra lo­grar el bie­nes­tar de los ni­ños del mun­do.

Es un día especial de­di­ca­da a la fra­ter­ni­dad y a la comprensión en­tre los ni­ños del mun­do. Fue el 20 de no­viem­bre de 1959 cuan­do se apro­bó la De­cla­ra­ción de los De­re­chos de los ni­ños.

Ca­da país lo ce­le­bra en fe­cha y for­ma di­fe­ren­te, de acuer­do a co­mo ca­da gobierno lo cree per­ti­nen­te; pe­ro su sig­ni­fi­ca­do si­gue sien­do el mis­mo en to­dos. Por ejem­plo en Bo­li­via se fes­te­ja el 12 de abril, en Co­lom­bia es el úl­ti­mo sábado de abril, en Pa­ra­guay es el 31 de ma­yo, en Ve­ne­zue­la es el ter­cer do­min­go de ju­nio, en Uru­guay es el 9 de agos­to, y en Ar­gen­ti­na es el se­gun­do do­min­go de agos­to; es­to es solo por men­cio­nar al­gu­nos lu­ga­res.

En Mé­xi­co se ce­le­bra a nues­tros ni­ños el 30 de abril. La gran ma­yo­ría re­ci­be re­ga­los y son fes­te­ja­dos so­bre to­do en las es­cue­las de los ni­ve­les de prees­co­lar y pri­ma­ria. Es­tas instituciones en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des tra­tan de di­fun­dir en­tre los ni­ños sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes; pe­ro tam­bién es de­ber de los Pa­dres re­for­zar­los.

Más que un re­ga­lo, lo im­por­tan­te es en­se­ñar a tu pe­que­ño a va­lo­rar lo que tie­ne, que no to­dos los ni­ños del mun­do go­zan de to­dos sus de­re­chos, y que de­be apro­ve­char al má­xi­mo las opor­tu­ni­da­des que se le brin­dan pa­ra ser en un fu­tu­ro una per­so­na útil pa­ra sí mis­mo y pa­ra la so­cie­dad; sin ol­vi­dar por su­pues­to que de­be dis­fru­tar de SER NI­ÑO.

Re­cuer­da que el amor y comprensión que le brin­des a tu pe­que­ño, se­rá el mis­mo que él a su vez pro­por­cio­ne a los que lo ro­dean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.