Ir al ci­ne, re­ci­bir un ba­la­zo y per­do­nar a su agre­sor

Circulo 360 - - Enlace -

Bon­nie Ka­te Pour­ciau y su ami­ga Eli­za­beth, am­bas de 18 años de edad, ha­bían te­ni­do unas va­ca­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res en Seattle ( Es­ta­dos Uni­dos) y se dis­po­nían ya a re­gre­sar a ca­sa. En su ca­mino de regreso, se de­tu­vie­ron en Au­ro­ra, Co­lo­ra­do. En la re­cep­ción del ho­tel, la se­ño­ri­ta en­car­ga­da les su­gi­rió ir a ver la nue­va pe­lí­cu­la de Bat­man ( Dark Knight Ri­ses). No es que Bon­nie fue­ra una fan in­con­di­cio­nal del gé­ne­ro, pe­ro pen­só que se­ría di­ver­ti­do. Nun­ca se ima­gi­nó que ese día su vi­da to­ma­ría un gi­ro ines­pe­ra­do y do­lo­ro­so.

Tan so­lo quin­ce mi­nu­tos del ini­cio, al­go ex­tra­ño su­ce­dió: una es­pe­cie de mi­sil se es­tre­lló en la pan­ta­lla. “Al prin­ci­pio pen­sé que era al­guien ha­cien­do el ton­to – re­cuer­da Bon­nie–; no sa­bía exac­ta­men­te qué era. Pe­ro lue­go un ti­po em­pe­zó a dis­pa­rar mu­chas más. La gen­te comenzó a gri­tar. Fue os­cu­ro y cruel”.

El ti­ra­dor, un jo­ven lla­ma­do Ja­mes Hol­mes, ha­bía en­tra­do a la sa­la de ci­ne con cha­le­co an­ti- ba­las y con tres pis­to­las. En su lo­cu­ra, ase­si­nó a tre­ce per­so­nas, in­clu­yen­do un ni­ño sin na­cer en el vien­tre de su ma­dre…

Bon­nie no se lo pen­só dos ve­ces: ti­ró a su ami­ga al sue­lo de­trás de las si­llas y comenzó a re­zar por am­bas. De pron­to, sin­tió lo que ella des­cri­bió co­mo “un gran golpe” en su pier­na. Sin sa­ber la gra­ve­dad de la he­ri­da, su ora­ción se con­vir­tió en un gri­to: “Pa­dre, por fa­vor, ven en nues­tra ayu­da. Pre­ser­va nues­tras vi­das”.

Cu­rio­sa­men­te, y aun a pe­sar de su he­ri­da, Bon­nie no sen­tía mie­do: “No sé có­mo des­cri­bir­lo, pe­ro Dios me lle­nó de paz. Lo sen­tí muy cer­cano. Y en me­dio del do­lor y de esa ma­rea de os­cu­ri­dad, caos y mal­dad, sen­tí a Dios muy cer­ca. No te­nía mie­do”.

Su ami­ga Eli­za­beth, sin sa­ber de la he­ri­da, la le­van­tó y le in­sis­tió en salir co­rrien­do. Bon­nie lo in­ten­tó, pe­ro su ro­di­lla – o lo que que­da­ba de ella– ce­dió. Ca­yó y se le­van­tó en dos oca­sio­nes sin éxi­to. Un des­co­no­ci­do se acer­có y le ofre­ció apo­yo pa­ra salir de la sa­la. Ahí, la acos­ta­ron en la ace­ra has­ta que lle­gó la po­li­cía, que la me­tió a un coche pa­ra con­du­cir­la a Ur­gen­cias: es­tu­vo más de tres ho­ras sin nin­gún me­di­ca­men­to pa­ra el do­lor.

“In­clu­so en me­dio de es­te do­lor que hi­zo tem­blar to­do mi cuer­po, sen­tí a Dios que me sos­te­nía y me con­so­la­ba”.

A par­tir de ahí, el cal­va­rio de Bon­nie ha si­do lar­go: nu- me­ro­sas ci­ru­gías pa­ra re­cons­truir su ro­di­lla. A su la­do, sus pa­dres la han acom­pa­ña­do en to­do mo­men­to, re­zan­do pa­ra que sa­lie­ra bien no só­lo fí­si­ca, sino tam­bién aní­mi­ca­men­te. Y es­tas ora­cio­nes, jun­to con su com­pa­ñía lle­na de amor, han obra­do ma­ra­vi­llas:

“Ha si­do muy di­fí­cil –di­ce Bon­nie– pe­ro Dios ha si­do muy bon­da­do­so con­mi­go al dar­me mi fa­mi­lia y ami­gos que me quie­ren, que re­zan por mí, que es­tán a mi la­do, que me con­sue­lan. Es­toy sú­per agra­de­ci­da”.

Re­cos­ta­da en la ca­ma del hos­pi­tal, esta jo­ven con una ca­ra ador­na­da de pe­cas y ojos pro­fun­dos re­fle­xio­na so­bre lo que le su­ce­dió en esa sa­la de ci­ne y qué ha apren­di­do. “Com­pren­dí un gra­do de su­fri­mien­to que nun­ca ha­bía en­ten­di­do an­tes » . Un su­fri­mien­to que le ha abier­to el co­ra­zón ha­cia el do­lor de los de­más; es­pe­cial­men­te por Ja­mes Hol­mes:

“Me rom­pe el co­ra­zón pen­sar en có­mo la os­cu­ri­dad y las he­ri­das pu­die­ron po­seer a es­te po­bre hom­bre. Se ve tan va­cío, tan tris­te, tan lleno de os­cu­ri­dad. Real­men­te me rom­pe el co­ra­zón y sien­to mu­cha com­pa­sión por él. Y me gus­ta­ría de­cir­le –y me gus­ta­ría que él pu­die­se com­pren­der y gus­tar y sen­tir– que exis­te el per­dón. […] Al­gu­nas ve­ces me enojo y pien­so “¿ por qué hi­zo es­to?”. Pe­ro en­ton­ces pien­so en dón­de es­tá él aho­ra y se me vuel­ve a par­tir el co­ra­zón y desea­ría ir a abra­zar­lo e in­clu­so de­cir­le que hay per­dón. Me en­can­ta­ría que en­ten­die­ra su pe­ca­do y el mal que ha hecho… y no pa­ra que es­té fi­ján­do­se en él, sino pa­ra que sea ca­paz de vol­ver y en­ten­der ese per­dón que vie­ne de Dios”.

Per­dón, redención. Pa­la­bras que vie­nen de una ca­ma de hos­pi­tal, pe­ro que sa­len a bor­bo­to­nes de un co­ra­zón de gi­gan­te. Aun­que cuan­do al­guien se lo men­cio­na a Bon­nie, ella se qui­ta to­do mé­ri­to: “Yo no soy ma­ra­vi­llo­sa ni fuer­te, pe­ro ten­go un Dios ma­ra­vi­llo­so y fuer­te en cu­ya Gra­cia me apo­yo. Per­dono a Ja­mes. Lo per­dono, sí. Y eso de­mues­tra la gra­cia de Dios. Por­que sé que en mis pro­pias fuer­zas, Bon­nie Ka­te es­ta­ría odián­do­lo. Sí, lo per­dono. De ver­dad. Es­toy en me­dio de un do­lor atroz, y es di­fí­cil… pe­ro lo per­dono”.

Y es en esas pa­la­bras de per­dón cuan­do a Ja­mes Hol­mes, un hom­bre al que el mun­do ha sen­ten­cia­do co­mo un mons­truo psi­có­pa­ta des­al­ma­do, se le pue­den abrir las puer­tas de redención que tan­to an­sía Bon­nie pa­ra su agre­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.