¿Có­mo in­cul­car va­lo­res en nues­tros hi­jos es­ta Na­vi­dad?

Circulo 360 - - Tu Vida/ Transforma -

mun­do traía. Re­cuer­do la fra­se de mi ma­má cuan­do me di­jo: “Tú no ne­ce­si­tas esos te­nis, eres her­mo­sa así tal cual eres, con los te­nis que trai­gas pues­tos, la mar­ca que sea. Unos te­nis no te ha­cen más y me­jor.” Hoy va­lo­ro que me ha­ya he­cho en­ten­der, que no ne­ce­si­ta­ba de unos te­nis pa­ra ser “más fe­liz” o sen­tir­me in­creí­ble. Apren­dí que no ne­ce­si­ta­ba de esos te­nis real­men­te. Mi ma­má no sa­bía que con eso me es­ta­ba dan­do una lec­ción de vi­da “No ne­ce­si­tas de eso pa­ra ser fe­liz.” Es na­tu­ral desear las co­sas, que­rer­las, pe­ro hay que iden­ti­fi­car por­qué las desea­mos. Y es­ta lec­ción creo que de­be­mos apli­cár­nos­la de ma­ne­ra cons­tan­te. No ne­ce­si­ta­mos de ese au­to, de esa bol­sa, de ese ob­je­to o ex­pe­rien­cia ma­te­rial, pa­ra ser me­jo­res. El desear las co­sas es bueno, por­que in­yec­ta una ener­gía po­si­ti­va de que­rer avan­zar, lo­grar co­sas, pe­ro cuan­do no po­de­mos ser fe­li­ces ni dis­fru­tar de lo que te­ne­mos por­que no te­ne­mos eso, ahí es­tá el pro­ble­ma. Hay que apren­der a vi­vir con el “ya ha­brá mo­men­to” o pre­gun­tar­me ¿Real­men­te lo quie­ro y lo ne­ce­si­to?. El me­jor re­ga­lo que me dio mi ma­má con esa lec­ción, fue li­be­rar­me de te­ner que vi­vir en el es­tán­dar de to­do y ser se­gu­ra de mi mis­ma tal cual soy. Si de­seo traer al­go es por­que me gusta, no por­que los de­más lo ha­cen.

La so­cie­dad ac­tual nos in­vi­ta al con­su­mis­mo ab­so­lu­to. To­do se arre­gla com­pran­do, al ca­bo que lo pa­gas des­pués, to­do se pue­de pa­gar a pla­zos pe­ro lo im­por­tan­te es te­ner­lo. Ya no nos per­mi­ti­mos “an­he­lar­lo”, por­que exis­te un sin fin de for­mas pa­ra con­se­guir­lo. Pe­ro es im­por­tan­te que re­cor­da­mos que ese “lo quie­ro y no lo ten­go” tam­bién es bueno, y tam­bién es bueno que nues­tros hi­jos lo vi­van. Hoy que­re­mos re­sol­ver y lle­nar ca­da va­cío, no que­re­mos su­frir ni que nues­tros hi­jos su­fran nin­gu­na ca­ren­cia. Pa­pás: los hi­jos con ca­ren­cias son me­jo­res per­so­nas. Las ca­ren­cias en­se­ñan a va­lo­rar, a an­he­lar, re­co­no­cer lo im­por­tan­te, a lu­char, lo­grar ob­je­ti­vos, a dis­fru­tar y agra­de­cer de lo que si se tie­ne. Si apren­de­mos a vi­vir con ca­ren­cias y en­se­ña­mos a nues­tros hi­jos que siem­pre ha­brá ca­ren­cias pe­ro que lo im­por­tan­te es en­fo­car­se en lo que tie­ne uno por den­tro, en que uno va­le por lo que es y no por lo que tie­ne o trae pues­to, les es­ta­re­mos dan­do unas de las ma­yo­res lecciones pa­ra su vi­da.

Henry Van Dy­ke afir­ma que “La fe­li­ci­dad es in­te­rior, no ex­te­rior; por lo tan­to, no de­pen­de de lo que te­ne­mos, sino de lo que so­mos.” Vol­tee­mos y mi­re­mos a nues­tro in­te­rior, re­co- noz­ca­mos los ta­len­tos, las co­sas bue­nas que te­ne­mos y que Dios nos ha da­do, y apren­da­mos a ser fe­liz en es­te mo­men­to pre­sen­te. Si com­pren­dié­ra­mos que la paz in­te­rior, el agra­de­ci­mien­to, el sol­tar to­do ti­po de ren­cor y re­sen­ti­mien­to, es lo que da la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad in­te­rior, de­ja­ría­mos de en­fo­car­nos en lo que ca­re­ce­mos. La cla­ve pa­ra no ne­ce­si­tar la apro­ba­ción de na­die es creer en ti mis­mo y amar­te así tal cual eres, pa­se lo que pa­se. Te­ner la ca­pa­ci­dad de per­do­nar­te y li­be­rar­te, y sol­tar esa ne­ce­si­dad de per­te­ne­cer y ser per­fec­to.

Eins­tein de­cía, si quie­res vi­vir una vi­da fe­liz, áta­la a una me­ta, no a una per­so­na o un ob­je­to. Ha­ga­mos con­cien­cia de que só­lo en la ba­ta­lla y en el ca­mi­nar del día con día, en­con­tra­mos la fe­li­ci­dad. Que el apren­der a vi­vir con es­tra­gos y ca­ren­cias, nos ayu­da a vol­tear a ver lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te. Só­lo en esa me­di­da, se­re­mos fe­li­ces y go­za­re­mos de las ma­ra­vi­llas que Dios nos da. De­je­mos de fi­jar­nos en lo que tie­ne el otro que yo no ten­go y va­lo­re­mos lo que si te­ne­mos. Per­mi­ta­mos que nues­tros hi­jos deseen ese ju­gue­te y vi­van esa ca­ren­cia, les en­se­ña­rá a dis­fru­tar y va­lo­rar­lo cuan­do lo ten­gan y a dar­se cuen­ta que no pa­sa na­da si no lo tie­nen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.