Die­ci­ocho días en co­ma, trein­ta ope­ra­cio­nes y una son­ri­sa

Circulo 360 - - Contenido -

Cuan­do se mi­ra el ros­tro de Ro­sa Gon­zá­lez Sol­da­do, uno que­da im­pac­ta­do por dos ra­zo­nes: por lo gua­pa que es y por su son­ri­sa. Pe­ro si uno se fi­ja con aten­ción, no­ta­rá un de­ta­lle que tam­bién salta a la vis­ta: una mu­le­ta que sos­tie­ne su ca­mi­nar. Y aquí, la ad­mi­ra­ción por la be­lle­za de Ro­sa se ahon­da más, pues gra­cias a esa mu­le­ta uno vis­lum­bra un po­co el tem­ple que ador­na su al­ma.

El tor­tuo­so ca­mino de es­ta jo­ven de Va­len­cia, Es­pa­ña, co­men­zó el 10 de oc­tu­bre de 2006, fe­cha que pue­de con­si­de­rar­se un nue­vo na­ci­mien­to pa­ra ella. Acom­pa­ña­da de su ami­ga In­ma, iban en co­che por la ca­rre­te­ra AP-7, co­no­ci­da co­mo la au­to­pis­ta del Me­di­te­rrá­neo. De re­pen­te, un vehícu­lo, con­du­ci­do por otra jo­ven, cho­có con­tra ellas. Un ca­mión que iba de­trás y que vio el gol­pe, de­ci­de de­te­ner­se. Pu­so las lu­ces in­ter­mi­ten­tes y se ba­jó pa­ra ayu­dar a las tres ac­ci­den­ta­das. Tan­to In­ma co­mo Ro­sa sa­lie­ron del co­che con la in­ten­ción de ayu­dar a la de en­fren­te.

Pe­ro es­te no­ble ac­to tu­vo, des­afor­tu­na­da­men­te, te­rri­bles con­se­cuen­cias. En ese mo­men­to, un BMW que iba a 140 ki­ló­me­tros por ho­ra, vio las lu­ces de emer­gen­cia pe­ro no pa­ró. El desen­la­ce fue desas­tro­so: In­ma mu­rió en el ac­to y Ro­sa fue arras­tra­da du­ran­te 37 me­tros, con un re­sul­ta­do clí­ni­co de mie­do: pul­mo­nes e hí­ga­do des­tro­za­dos, tres cos­ti­llas y vér­te­bras ro­tas, pel­vis abier­ta, pu­bis par­ti­do, la ti­bia y el pe­ro­né des­tro­za­dos y el ba­zo que le es­ta­lló, de­ján­do­le a po­co de mo­rir de­san­gra­da.

El cal­va­rio fue tre­men­do. Ahí mis­mo, en la ca­rre­te­ra, fue re­ani­ma­da cin­co ve­ces; en la Unidad de Re­ani­ma­ción ( REA) el Hos­pi­tal de La Fe, al que fue tras­la­da­da lue­go, otras cua­ren­ta y dos. Los mé­di­cos no le da­ban mu­cha es­pe­ran­za de vi­da, ape­nas un día si aca­so. De he­cho, per­ma­ne­ció 18 días en co­ma, con la vi­da pen­dien­do de un hi­lo.

Pe­ro el al­ma de Ro­sa flo­re­ció con un co­ra­je digno de los hé­roes. Po­co a po­co, em­pe­zó a dar mues­tras de lo lu­cha­do­ra que era. Sus pul­mo­nes co­men­za­ron a reac­cio­nar y el res­pi­ro de ali­vio re­co­rrió por to­do el hos­pi­tal. Por fin, el 27 de oc­tu­bre abrió los ojos por pri­me­ra vez…

Así re­la­ta ella mis­ma ese mo­men­to: “So­la, en una ha­bi­ta­ción ro­dea­da de apa­ra­tos, sa­bía que al­go ha­bía pa­sa­do, pe­ro pen­sa­ba que só­lo ha­bía es­ta­do un día in­cons­cien­te”. Y en­ton­ces vis­lum­bró, del otro la­do del cris­tal de la ha­bi­ta­ción, a su pa­dre y su her­mano. Ver­les el su­fri­mien­to pin­ta­do en sus ros­tros le pro­vo­có un sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad enor­me. Qui­so pe­dir­les per­dón, pe­ro ni los ca­bles ni la tra­queo­to­mía le per­mi­tían co­mu­ni­car­se con ellos.

“Fue li­te­ral­men­te co­mo vol­ver a na­cer, me en­se­ña­ron a ha­blar de nue­vo, a res­pi­rar sin ayu­da de las má­qui­nas, a an­dar”.

De esa ma­ne­ra, Ro­sa co­men­zó su ma­ra­tón por la vi­da: más de trein­ta ope­ra­cio­nes y lar­guí­si­mas ho­ras de reha­bi­li­ta­ción. ¿ El re­sul­ta­do? Que lo úni­co que ne­ce­si­ta aho­ra pa­ra ca­mi­nar es esa ben­di­ta mu­le­ta, re­fle­jo de su co­ra­je por vi­vir.

¿ La fe in­flu­yó en al­go du­ran­te es­te pro­ce­so? “La ver­dad es que me he for­ma­do en un co­le­gio de mon­ji­tas, y toda mi fa­mi­lia es ca­tó­li­ca. Dos de mis tías abue­las fue­ron mon­ji­tas tam­bién; una de ellas lle­gó in­clu­so a ser Di­rec­to­ra del Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Se­vi­lla, Sor Mi­cae­la. Tam­bién man­ten­go el con­tac­to con Ma­ría Jo­sé de Cas­tro, que en su día fue mi di­rec­to­ra y aho­ra es­tá en Ro­ma. Aun­que des­de mi res­pe­to, me in­quie­ta la re­li­gión pe­ro no soy una fir­me cre­yen­te. Mi ma­dre fa­lle­ció de cán­cer cuan­do yo te­nía 16 años y ahí se me des­mo­ro­na­ron un po­co mis creen­cias. Pe­ro eso sí, en el mo­men­to de mi es­tan­cia en REA, a mi ma­dre sí que la sen­tí a mi la­do: es­tu­vie­se don­de es­tu­vie­se, me cal­ma­ba pen­sar que es­ta­ba con­mi­go y no sen­tir­me tan so­la en el hos­pi­tal”.

Ro­sa es hoy una mujer fe­liz. Ca­sa­da des­de ha­ce cua­tro años con Jorge, el amor de su vi­da (“ha si­do y es uno de los mo­ti­vos pa­ra se­guir ade­lan­te”) y ma­dre de un her­mo­so ni­ño, lle­va ade­lan­te nu­me­ro­sas ac­cio­nes pa­ra ayu­dar a los que su­fren y con­cien­ti­zar a las per­so­nas cuan­do se po­nen al vo­lan­te, ade­más de co­la­bo­rar con ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Aso­cia­ción Be­né­fi­ca con­tra el Cán­cer y la Aso­cia­ción Stop Ac­ci­den­tes.

Pe­ro den­tro de to­das, su ini­cia­ti­va más im­por­tan­te es, sin du­da, su li­bro Vi­ve, en don­de na­rra en pri­me­ra per­so­na su ex­pe­rien­cia. Una his­to­ria que, a pe­sar del do­lor, de las ope­ra­cio­nes y de los ra­tos amar­gos, tie­ne co­mo te­lón de fon­do la son­ri­sa am­plia y pro­fun­da de Ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.