El ma­les­tar go­zo­so

“Si no es­tá en tus ma­nos cam­biar una si­tua­ción que te pro­du­ce do­lor, siem­pre po­drás es­co­ger la ac­ti­tud con la que afron­tes ese su­fri­mien­to.” Vik­tor Frankl

Circulo 360 - - Tu Vida/ Transforma - MARIJOSE CÉ­SAR

Me con­si­de­ro una per­so­na po­si­ti­va, pe­ro có­mo en cier­tas eta­pas, me sur­ge el desáni­mo, y en oca­sio­nes la que­ja o ne­ga­ti­vi­dad. Có­mo toda em­ba­ra­za­da, me han su­ce­di­do co­sas que me han he­cho des­en­fo­car­me y ol­vi­dar­me de la gran ben­di­ción que vi­vo, y es que la que­ja es có­mo un vi­rus, te due­le al­go y al ra­to te due­le to­do. Cla­ro que el em­ba­ra­zo es un es­ta­do mi­la­gro, y me sien­to muy ben­de­ci­da de que Dios me ha­ga par­tí­ci­pe de es­te gran mi­la­gro de la vi­da, pe­ro cla­ro que hay días un po­co más can­sa­dos, o in­clu­so co­noz­co a mamás que tie­nen mu­cho ma­les­tar fí­si­co e in­co­mo­di­dad que a ve­ces les im­pi­de ver el gran go­zo que vi­ven. Ha­ce po­co, mien­tras pla­ti­ca­ba con uno de los sa­cer­do­tes que más ad­mi­ro, el Pa­dre Ta­vo Eli­zon­do, me ha­cía re­cor­dar có­mo den­tro de la ben­di­ción y el don de Dios, exis­tía cier­to ma­les­tar pe­ro era un ma­les­tar go­zo­so. Me en­can­tó el tér­mino y qui­se com­par­tír­se­los.

Y es que en cuán­tas oca­sio­nes vivimos un ma­les­tar go­zo­so. Po­dría ser un em­ba­ra­zo; el can­san­cio ago­ta­dor de los ni­ños pe­que­ños; el des­gas­te de le­van­tar un ne­go­cio o em­pre­sa; so­por­tar o re­sol­ver cier­ta si­tua­ción o cri­sis; re­po­ner­se de al­gún tra­ta­mien­to en cier­ta en­fer­me­dad; al­gún ci­clo que se cie­rra; cier­ta ex­pe­rien­cia que nos apor­ta mu­cho pe­ro que tam­bién due­le... Pe­ro só­lo nos en­fo­ca­mos en el ma­les­tar, en eso que no te­ne­mos, eso que nos fal­ta, eso que ca­re­ce­mos. Nos de­ja­mos inun­dar por esa in­co­mo­di­dad, y de­ja­mos de disfrutar de ese go­zo ma­ra­vi­llo­so. Y es que en toda ex­pe­rien­cia y en toda si­tua­ción, Dios nos ben­di­ce y pa­ra to­do bus­ca dar­nos un bien ma­yor.

Ca­da ex­pe­rien­cia que nos ha­ce cre­cer, ya sea fí­si­ca, emo­cio­nal, es­pi­ri­tual o in­te­lec­tual, re­quie­re cier­tas re­nun­cias y ma­les­ta­res, pe­ro to­do el ca­mino y toda la lu­cha con­tie­ne go­zo por lo que se desea ob­te­ner. Ca­da ba­ta­lla in­clu­ye ma­les­ta­res y go­zos, ca­da ex­pe­rien­cia con­tie­ne re­nun­cias y he­ri­das. Pe­ro es im­por­tan­te de­jar de en­fo­car­nos en el ma­les­tar, y disfrutar del go­zo. Si no­so­tros nos en­fo­ca­mos en ver, pen­sar, y re di­rec­cio­nar cons­tan­te­men­te la mi­ra­da ha­cia lo bueno, po­dre­mos ver más y disfrutar más del go­zo que del ma­les­tar.

¿ Es­tás vi­vien­do al­go com­pli­ca­do? ¿ Es­tás vi­vien­do una ben- di­ción? Bus­ca el go­zo y ofre­ce el ma­les­tar por las per­so­nas que su­fren al­go ma­yor. Es­toy se­gu­ra que en lo que es­tás vi­vien­do, hay mu­cho de cre­ci­mien­to, de ben­di­ción y de co­sas bue­nas. De­ja de que­jar­te y de ha­blar más de lo mis­mo. Re­cuer­da que la men­te es de­ma­sia­do po­de­ro­sa y a me­di­da que te en­fo­ques en eso, atrae­rás más de lo mis­mo.

Eli­mi­na las pre­gun­tas, eli­mi­na el por­qué. Dis­fru­ta del go­zo que es­tás vi­vien­do, se­gu­ra­men­te es un don que se te ha da­do por el cual has pe­di­do mu­cho, has desea­do mu­cho, has es­pe­ra­do bas­tan­te. No per­mi­tas que por el he­cho de te­ner­lo en es­te mo­men­to, de­jes de va­lo­rar­lo, por­que pue­de ser que un día ya no lo ten­gas. Creo fir­me­men­te que es­to que tan­to te pro­du­ce in­co­mo­di­dad o que­ja, pue­de ser al­go que te trae­rá un bien, una ben­di­ción o al­go que aun­que aho­ri­ta no lo en­tien­das, vie­ne a traer­te un apren­di­za­je. En­tre­na tu men­te pa­ra ver el go­zo, y acep­ta el ma­les­tar pe­ro no de­jes que te inun­de e im­preg­ne de ne­ga­ti­vi­dad en to­do lo que vi­ves.

Re­cuer­da que si cam­bias la for­ma de ver las co­sas, las co­sas cam­bian de for­ma. Que ese ma­les­tar, sea la he­rra­mien­ta que te ha­ga va­lo­rar y sen­tir­te agra­de­ci­do por las co­sas bue­nas que hay en tu vi­da, las per­so­nas va­lio­sas que te quie­ren y te ro­dean, y las ben­di­cio­nes que Dios te ha da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.