El círcu­lo de Odio

“El odio no dis­mi­nu­ye con el odio. El odio dis­mi­nu­ye con el amor.” Bu­da

Circulo 360 - - Transforma Tu Vida -

“Crea­ti­vos” ( @soy­crea­ti­vos), es una pá­gi­na de Fa­ce­book con más de 2 mi­llo­nes de se­gui­do­res, que bus­car ser ge­ne­ra­dor de gran­des ideas crea­ti­vas. Ha­ce unos días, subie­ron a la pla­ta­for­ma un vi­deo que me pa­re­ció su­ma­men­te aser­ti­vo y ló­gi­co res­pec­to a có­mo to­da emo­ción ne­ga­ti­va o enojo, al com­par­tir­se, va ge­ne­ran­do y co­rro­yen­do ese odio a su al­re­de­dor. Les com­par­to el pe­que­ño tex­to con el cuál de la mano de cier­tas imá­ge­nes, se fun­da el vi­deo:

“El due­ño de una em­pre­sa le gri­tó a su ad­mi­nis­tra­dor, por­que en ese mo­men­to es­ta­ba muy ner­vio­so. El ad­mi­nis­tra­dor lle­gó a su ca­sa y le gri­tó a su es­po­sa, acu­sán­do­la de gas­tar de­ma­sia­do, al ver­la con un ves­ti­do nue­vo. La es­po­sa le gri­tó a la em­plea­da por­que ha­bía ro­to un pla­to. La em­plea­da le dio un pun­ta­pié al pe­rro por­que la hi­zo tro­pe­zar. El pe­rro sa­lió co­rrien­do y mor­dió a una se­ño­ra que pa­sa­ba por la ca­lle, por­que le mo­les­ta­ba su pre­sen­cia. Esa se­ño­ra fue al hos­pi­tal pa­ra que le cu­ra­ran las he­ri­das y le gri­tó al mé­di­co por­que al cu­rar­la le hi­zo da­ño. El mé­di­co lle­gó a su ca­sa y le gri­tó a su ma­dre, por­que la co­mi­da no es­ta­ba en su pun­to. La ma­dre le aca­ri­ció los ca­be­llos y le di­jo: Hi­jo, mañana te ha­ré tu co­mi­da fa­vo­ri­ta, tú tra­ba­jas mu­cho, es­tás can­sa­do y ne­ce­si­tas de una bue­na no­che de sue­ño. Voy a cam­biar las sá­ba­nas de tu ca­ma por otras bien lim­pias y per­fu­ma­das, pa­ra que des­can­ses pro­fun­da­men­te y mañana te sen­ti­rás mejor. Lue­go lo ben­di­jo y sa­lió de la ha­bi­ta­ción, de­ján­do­lo des­can­sar. En ese mo­men­to, se in­te­rrum­pió el círcu­lo del odio, por­que cho­có con la pa­cien­cia, el per­dón y el amor. – Si es­tás in­mer­so en un CÍRCU­LO DE ODIO, acuér­da­te que con pa­cien­cia, una dis­po­si­ción al per­dón y so­bre to­do con amor, pue­des rom­per­lo.-“

Pro­ba­ble­men­te no te veas en los ejem­plos an­te­rio­res, pe­ro si re­cuer­des al­gu­na oca­sión en la que fuis­te gro­se­ro o ex­plo­tas­te con al­guien que no te­nía la cul­pa. Qué fá­cil es de­jar­nos lle­var por un enojo o un co­ra­je que nos ha­ce per­der el con­trol de no­so­tros mis­mos. Tal vez pue­de ser el cú­mu­lo de ac­ti­vi­da­des, la pre­sión la­bo­ral, el ago­ta­mien­to del ho­gar o de la vi­da dia­ria, la can­ti­dad de pen­dien­tes por re­sol­ver, el can­san­cio fí­si­co o un día que dor­mi­mos mal. Ese can­san­cio fí­si­co, emo­cio­nal y men­tal que se nos va acu­mu­lan­do y que en cier­to mo­men­to pro­du­ce que se ac­ti­ve esa alar­ma y ex­plo­te­mos, no só­lo per­dien­do la paz in­te­rior, sino afec­tan­do al que se cru­ce en nues­tro ca­mino.

Ma­bel Katz di­ce que cuan­do en­fer­mas no hay un cuer­po por cu­rar, hay una cul­pa por sa­nar, un re­cuer­do que per­do­nar, una his­to­ria que agra­de­cer, una men­te por lim­piar. Y cla­ro que mu­chas en­fer­me­da­des es­tán den­tro de un plan de Dios pa­ra no­so­tros, tie­nen un pro­pó­si­to ma­yor, y en oca­sio­nes sir­ven pa­ra que mu­cha gen­te cam­bie, pu­ri­fi­car­nos, lim­piar­nos e in­clu­so pu­ri­fi­car a otros. Pe­ro a di­fe­ren­cia de la en­fer­me­dad fí­si­ca, cuán­tas co­sas te­ne­mos que ir lim­pian­do to­dos los días, cuán­tos enojos sin ra­zón y co­ra­jes sin sen­ti­do. Mi in­ten­ción con es­to, es que re­fle­xio­ne­mos que mu­chas ve­ces mu­cho del enojo y de la frus­tra­ción que te­ne­mos, la re­pri­mi­mos, la car­ga­mos y se la ex­pre­sa­mos a otros, crean­do de es­ta ma­ne­ra un círcu­lo de odio. Es im­por­tan­te apren­der a iden­ti­fi­car cuan­do es­ta­mos lle­nos de ese odio, y bus­car pa­rar­lo. Por­que SÍ su­ce­de, y so­mos gro­se­ros con el ca­rro que va a un la­do de no­so­tros, con la per­so­na del ban­co, o has­ta nos ha­ce ex­plo­tar el que se es­ta­cio­nó de for­ma equi­vo­ca­da, y no sa­be­mos la ca­de­na ne­ga­ti­va que ge­ne­ra­mos. Y no es que los de­más es­tén mal, es que no­so­tros nos en­con­tra­mos en esa sin­to­nía y to­do pe­que­ño mal lo ha­ce­mos más gran­de.

Es real que la ira nu­bla la men­te, el odio sue­le nu­blar la for­ma en la que ve­mos las co­sas, y es la se­re­ni­dad la que co­mien­za a dar­nos cla­ri­dad men­tal. Pe­ro el amor, es el que real­men­te da pie a la com­pa­sión y a la com­pren­sión. To­dos te­ne­mos esos “lap­sus”, pe­ro por eso es im­por­tan­te bus­car to­dos los días rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que ba­jen nues­tro ni­vel de es­trés y se en­fo­quen en el per­dón, el agra­de­ci­mien­to y el amor.

¿Quie­res evi­tar ser ge­ne­ra­dor y crear esos círcu­los? Rom­pe con el odio y se ge­ne­ra­dor de lo po­si­ti­vo.

Al le­van­tar­te di GRA­CIAS y pien­sa en to­das las ben­di­cio­nes que tie­nes.

En­fó­ca­te en rea­li­zar 3 ges­tos ama­bles, aun­que con­ti­go al­guien sea gro­se­ro.

En­vía ben­di­cio­nes. A esa per­so­na que te mo­les­tó o eso que te des­per­tó al­go ne­ga­ti­vo, re­pi­te: te en­vío ben­di­cio­nes.

Co­mien­za a rom­per con to­do lo ne­ga­ti­vo, pen­san­do po­si­ti­vo, dan­do GRA­CIAS y no de­ján­do­te do­mi­nar por co­sas ex­ter­nas que ha­gan que pier­das tu paz in­te­rior. Re­cuer­da que no va­le la pe­na per­der la paz por co­sas que no pue­des con­tro­lar ni por co­sas in­sig­ni­fi­can­tes. Rom­pe ca­da círcu­lo de odio ge­ne­ran­do amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.