La va­si­ja agrie­ta­da

“En lu­gar de preo­cu­par­te dón­de te co­lo­ca­rás, co­lo­ca tu aten­ción en don­de te en­cuen­tras. Dale lo me­jor de ti a ca­da ins­tan­te.” Lean­dro Taub

Circulo 360 - - Tu Vida/ Transforma - MARIJOSE CÉSAR

En mis co­lum­nas pa­sa­das, he bus­ca­do en­fo­car­me en en ser más com­pa­si­vos con no­so­tros mis­mos, ba­jar un po­co nues­tro lis­tón de exi­gen­cia y du­re­za ha­cia no­so­tros y ha­cia los de­más, y mi in­ten­ción ha si­do que jun­tos, ha­ga­mos un tra­ba­jo co­lec­ti­vo en el que vi­va­mos a con­cien­cia de que el ni­vel de per­fec­ción en el que nos es­ta­mos midiendo só­lo nos ge­ne­ra an­sie­dad y no con­tri­bu­ye a nues­tra fe­li­ci­dad, que no hay un es­tán­dar co­rrec­to, por­que ca­da his­to­ria, ca­da ex­pe­rien­cia y ca­da vi­da, es un via­je úni­co, es­pe­cial, di­ver­so y ma­ra­vi­llo­so de des­cu­bri­mien­to.

“Un car­ga­dor de agua de la In­dia te­nía dos gran­des va­si­jas que col­ga­ban a los ex­tre­mos de un pa­lo y que lle­va­ba en­ci­ma de los hom­bros. Una de las va­si­jas es­ta­ba en muy buen es­ta­do, y con­ser­va­ba to­da el agua has­ta el fi­nal del lar­go ca­mino a pie que re­co­rría el car­ga­dor des­de el arroyo has­ta la ca­sa de su pa­trón, pe­ro la otra te­nía va­rias grie­tas por las cua­les se es­ca­pa­ba el agua, de mo­do que, cuan­do lle­ga­ba, só­lo te­nía la mi­tad de su car­ga.

Los ami­gos del agua­dor se ex­tra­ña­ban de que no qui­sie­ra re­pa­rar­la, pues esa im­per­fec­ción de la va­si­ja le ha­cía per­der di­ne­ro. Sin em­bar­go, el agua­dor ex­pli­ca­ba así su ex­tra­ña de­ci­sión:

-Es po­si­ble que no en­ten­dáis mi ma­ne­ra de pro­ce­der, pe­ro... ¿os ha­béis fi­ja­do en las flo­res tan be­llas que crecen a lo lar­go del ca­mino, jus­to don­de se de­rra­ma el agua que sa­le de las grie­tas de la va­si­ja? Sem­bré se­mi­llas a lo lar­go del ca­mino por don­de voy, y la va­si­ja ro­ta las ha re­ga­do de mo­do que he po­di­do re­co­ger las flo­res más her­mo­sas.”

“Ca­da uno de no­so­tros tie­ne sus pro­pias grie­tas. To­dos so­mos va­si­jas agrie­ta­das, pe­ro de­be­mos sa­ber que siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de apro­ve­char las grie­tas para ob­te­ner buenos re­sul­ta­dos. Uno no de­ja de reír por ha­cer­se vie­jo, se ha­ce uno vie­jo por de­jar de reír.”

Des­co­noz­co el au­tor de es­ta pe­que­ña re­fle­xión, pe­ro qui­se com­par­tír­se­las por­que me pa­re­cia de las oca­sio­nes no que­re­mos sol­tar­lo, ni de­jar­lo ir. ole­mos que­dar­nos con el: “n qui, han si­do el motor de la per­so­na en la qó su­ma­men­te aser­ti­va. So­le­mos ta­par o que­rer ta­par nues­tros de­fec­tos. No que­re­mos que na­die se­pa, co­noz­ca e iden­ti­fi­que nues­tras grie­tas. Que­re­mos que to­dos vean nues­tro “la­do bueno” y nos sen­ti­mos cul­pa­bles de ese la­do ma­lo y de las grie­tas que he­mos vi­vi­do, por mie­do a de­jar de ser ama­dos, acep­ta­dos e in­clui­dos.

Ant­hony Rob­bins, es un coach y ex­per­to en el te­ma de au­to­co­no­ci­mien­to, re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial y se de­di­ca a dar ta­lle­res, li­bros y pro­yec­tos de cre­ci­mien­to per­so­nal. Des­de que me aden­tré en es­tos te­mas, me ha im­pac­ta­do su for­ma de co­nec­tar con las per­so­nas y la ma­ne­ra en la que él per­mi­te que a tra­vés de él se vean a ellas mis­mas. Anual­men­te rea­li­za un ta­ller vi­ven­cial para 2mil per­so­nas en Ca­li­for­nia que se lla­ma “Ci­ta con el des­tino”, el cuál re­cien­te­men­te ha si­do do­cu­men­ta­do gra­cias a Net­flix con el tí­tu­lo de “No soy tu gurú” (https:// www.tony­rob­bins.com/do­cu­men­tary/), y en ver­dad les re­co­mien­do que se re­ga­len el tiem­po de ver­lo. En es­te do­cu­men­tal, el va com­par­tien­do lo que se vi­ve en es­te ta­ller y mues­tra al­gu­nos de los ca­sos de trans­for­ma­ción. En la ma­yo­ría de es­tos ca­sos, las per­so­nas lle­gan ahí bus­can­do una res­pues­ta para en­con­trar­se y sa­nar­se a sí mis­mos. Al vi­vir el ta­ller, se dan cuen­ta que to­das las ex­pe­rien­cias de do­lor y de su­fri­mien­to de su vi­da, usual­men­te in­jus­tas e in­me­re­ci­das, han si­do el motor de la per­so­na en la que se han con­ver­ti­do. Rob­bins em­pu­ja a ca­da una de esas per­so­nas, a ver la ex­pe­rien­cia do­lo­ro­sa, có­mo esa má­qui­na in­te­rior que les ha da­do el co­ra­je, el em­pu­je, la fuer­za, para con­ver­tir­te en quién hoy son y en lo que han lo­gra­do. Y es que en oca­sio­nes, so­le­mos que­dar­nos en la he­ri­da, la grie­ta, el su­fri­mien­to… y no que­re­mos sol­tar­lo, ni de­jar­lo ir.

To­do ser hu­mano te­ne­mos grie­tas, grie­tas de la in­fan­cia, grie­tas de nues­tra adul­tez. Unos han vi­vi­do unas grie­tas su­ma­men­te do­lo­ro­sas que no tie­nen jus­ti­fi­ca­ción ni ló­gi­ca a ra­zón de la men­te. Pe­ro a ma­yor el do­lor, ma­yor la fuer­za y el em­pu­je. Esas grie­tas, que nos han cau­sa­do do­lor, son quié­nes hoy nos ha­cen se­res com­pa­si­vos con quié­nes su­fren, quie­nes nos per­mi­ten re­gar agua y ac­tos de bon­dad con per­so­nas que nos pi­den ayu­da. To­da ex­pe­rien­cia de do­lor, pue­de ser usa­da para ha­cer re­den­tor el su­fri­mien­to de los de­más y para dar­te esa fuer­za del “sí pue­do y lo ha­ré di­fe­ren­te”. Las per­so­nas que más han vi­vi­do el su­fri­mien­to en car­ne pro­pia, tie­nen un motor in­te­rior, por el sim­ple he­cho de es­tar pa­ra­das hoy ha­bien­do so­por­ta­do por cier­to tiem­po ese su­fri­mien­to.

Hoy te in­vi­to a exa­mi­nar esas grie­tas, a iden­ti­fi­car en qué te ha con­ver­ti­do esa grie­ta. Muy pro­ba­ble­men­te con ras­gos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos, pe­ro hay que re­co­no­cer que esa grie­ta, es tam­bién quién hoy va re­gan­do se­mi­llas po­si­ti­vas en otros. Si va re­gan­do pu­ras co­sas ne­ga­ti­vas, exa­mí­na­te de qué for­ma te fal­ta acep­tar, per­do­nar, tra­ba­jar, li­be­rar y sa­nar. No lu­ches con­tra esa grie­ta, abrá­za­la, acép­ta­la, mí­ra­la… es par­te de ti y de tu via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.