5 tips pa­ra es­cu­char ac­ti­va­men­te

Circulo 360 - - Transforma Tu Vida/ -

dos. Lo que va­li­da real­men­te la con­ver­sa­ción es esa re­ci­pro­ci­dad en­tre ha­blar y es­cu­char, pe­ro es el es­cu­char el que di­ri­ge to­do el pro­ce­so de la co­mu­ni­ca­ción.

Da­mos por he­cho que lo que es­cu­cha­mos es lo que se ha di­cho y su­po­ne­mos que de­ci­mos lo que las per­so­nas es­cu­chan. Humberto Ma­tu­ra­na afir­ma que exis­te una bre­cha crí­ti­ca en­tre lo que se di­ce y se es­cu­cha, es­ta bre­cha es com­pues­ta por los juicios e his­to­rias per­so­na­les que te­ne­mos y ha­ce­mos de la otra per­so­na. El fe­nó­meno no de­pen­de de lo que se en­tre­ga sino de lo que pa­sa con el que re­ci­be esa in­for­ma­ción. Ca­da per­so­na tie­ne una in­ten­ción dis­tin­ta al ha­blar y es­cu­char.

Es­cu­char, ha­blar e in­clu­so oír son fe­nó­me­nos di­fe­ren­tes; cuán­do es­cu­cha­mos ge­ne­ra­mos y crea­mos un mun­do in­ter­pre­ta­ti­vo. Po­de­mos es­cu­char lo que se di­ce, lo que se ex­pre­sa a tra­vés de pos­tu­ras y el mo­vi­mien­to e in­clu­so a tra­vés de los si­len­cios. ¿ Po­drías ob­ser­var­te có­mo eres en una con­ver­sa­ción? Gas­tón Ba­che­lard de­cía que cuan­do ac­tua­mos (y tam­bién cuan­do hablamos y es­cu­cha­mos, es­to es, cuan­do es­ta­mos en con- ver­sa­ción) es­ta­mos cons­ti­tu­yen­do el ‘ yo’ que so­mos. Lo ha­ce­mos tan­to pa­ra no­so­tros mis­mos co­mo pa­ra los de­más. Per­mí­te­te ob­ser­var tu ca­pa­ci­dad de es­cu­cha y cuá­les son tus ac­ti­tu­des en to­da con­ver­sa­ción. ¿Te man­tie­nes abier­to al otro? ¿Tu men­te es­tá en otro la­do? ¿Qui­sie­ras que ter­mi­na­ra ya de ha­blar? ¿Te es fá­cil es­cu­char al otro?

Re­cuer­da que a me­di­da que me­jo­res tu ca­pa­ci­dad de es­cu­cha, me­jo­ra­rán tam­bién tus re­la­cio­nes y la for­ma en la que te per­ci­ben los que te ro­dean.

A ve­ces que­re­mos ga­nar­le la pa­la­bra o ex­pre­sar­le nues­tro pun­to de vis­ta. Es­pe­ra y per­mí­te­te es­cu­char con aten­ción.

La idea com­ple­ta de lo que el otro quie­re trans­mi­tir­te por lo ge­ne­ral se con­clu­ye has­ta el fi­nal. Es­cu­cha mi­ran­do a los ojos y sin bus­car in­te­rrum­pir.

Las per­so­nas cuan­do hablamos en oca­sio­nes bus­ca­mos otro pun­to de vis­ta de nues­tros es­cu­chas. Las pre­gun­tas no son ma­las, sim­ple­men­te hay que es­pe­rar el tiem­po y nun­ca pre­gun­tar en­jui­cian­do al otro. Im­ple­men­ta el ¿qué opi­nas tú de eso? ¿Có­mo lo per­ci­bes? ¿Te due­le? ¿ Lo ha­rías di­fe­ren­te? ¿Qué apren­des de es­to? Con­cén­tra­te pa­ra de ver­dad es­tar con la per­so­na.

In­te­ré­sa­te por los pun­tos del otro. Ca­da per­so­na tie­ne una his­to­ria y pun­tos de vis­ta dis­tin­tos. Lo que tú con­si­de­ras co­mo la ra­zón más vá­li­da pue­de no ser­lo pa­ra él.

En ca­da con­ver­sa­ción, al sa­ber es­cu­char po­de­mos acom­pa­ñar al otro en ese pro­ce­so, ha­cer­le sen­tir es­cu­cha­do, com­pren­di­do, acom­pa­ña­do. Bus­ca re­la­jar­te, de­di­car­le ese tiem­po y es­tar pre­sen­te. Apo­ya a esa per­so­na que es­cu­chas a en­con­trar un apren­di­za­je, a ver las co­sas po­si­ti­vas de la si­tua­ción.

Al es­cu­char so­mos ac­ti­vos pro­duc­to­res de his­to­rias. Es­cu­cha­mos in­quie­tu­des, ac­cio­nes e in­ten­cio­nes. Me­jo­rar tu ca­pa­ci­dad de es­cu­cha te per­mi­te in­ter­pre­tar y leer de for­ma más cons­cien­te a la gen­te que es­tá a tu al­re­de­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.