Do­nal Walsh, un en­fer­mo ter­mi­nal de 16 años con­tra el sui­ci­dio

Circulo 360 - - Con Tinta De Esperanza -

Cuan­do tie­nes die­ci­séis años, to­do es sue­ño: la ca­rre­ra, un fu­tu­ro no­viaz­go, me­tas que con­quis­tar, el fu­tu­ro. Pe­ro pa­ra Do­nal Walsh el sue­ño se trans­for­mó en pe­sa­di­lla cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer ter­mi­nal que, de gol­pe y po­rra­zo, des­plo­mó to­da as­pi­ra­ción de por­ve­nir: “no te­nía pa­la­bras pa­ra es­ta sen­ten­cia de muer­te”, di­jo él. Y, no obs­tan­te, al­go su­ce­dió que trans­for­mó es­te dra­ma en una his­to­ria de es­pe­ran­za; al­go que co­men­zó con una car­ta pu­bli­ca­da por ac­ci­den­te en un pe­rió­di­co de Ir­lan­da, su país na­tal.

Na­ci­do en Blen­ner­vi­lle, Tra­lee (Ir­lan­da), su ba­ta­lla con­tra el cán­cer co­men­zó ha­ce cua­tro años, con un tu­mor en la pier­na, con tan só­lo do­ce pri­ma­ve­ras a sus es­pal­das. Pa­só por qui­ró­fano y por qui­mio­te­ra­pia, lleno de enojo y pre­gun­tas; mu­cho qué pen­sar y mu­cho tiem­po a dis­po­si­ción.

Cuan­do to­do pa­re­cía so­lu­cio­na­do, vol­vie­ron las no­ti­cias de mal agüe­ro: otro tu­mor, pe­ro aho­ra en un pul­món. Re­sig­na­do, re­gre­só al ca­mino que ha­bía ju­ra­do nun­ca vol­ver a re­co­rrer. Pe­ro era eso o mo­rir. Op­tó por lu­char de nue­vo.

Pe­ro lo ex­tra­or­di­na­rio de Do­nal no es só­lo su fuer­za de vo­lun­tad, sino el uso que ha he­cho de su en­fer­me­dad. Vien­do, por ejem­plo, las con­di­cio­nes del Our Lady’s Hos­pi­tal en don­de es­ta­ba in­ter­na­do, re­cau­dó más de 50,000 eu­ros pa­ra el hos­pi­tal, or­ga­ni­zan­do ca­rre­ras de mon­ta­ña, tor­neos de rugby, ce­nas y subas­tas. Se lan­zó a la TV pa­ra que los po­lí­ti­cos y la ONU des­ti­na­sen más fon­dos a la lu­cha con­tra el cán­cer. La en­fer­me­dad, en vez de de­bi­li­tar­le, pa­re­ce que des­per­tó a un león dur­mien­te:

“Llo­rar no me lle­va­rá a nin­gún lu­gar –di­ce re­suel­to–. Llo­ré el pri­mer día y me pro­me­tí que se­ría su­fi­cien­te con eso. La vi­da me ha da­do en ban­de­ja de pla­ta de­ma­sia­das ex­cu­sas pa­ra que me tra­ten bien el res­to de mi vi­da, pe­ro de­ci­dí que no voy a usar­las”.

¿Y qué es lo que sos­tie­ne a es­te jo­ven? La res­pues­ta es rá­pi­da: su fe. Por­que aun­que ha bus­ca­do y ha pre­gun­ta­do a to­da la gen­te, no ha po­di­do en­con­trar so­lu­cio­nes que le den tran­qui­li­dad aquí: “No es­toy enoja­do o con un sen­ti­mien­to de in­jus­ti­cia so­bre to­do es­to que me es­tá pa­san­do. Creo que só­lo en­con­tra­re­mos res­pues­tas en la vi­da que vie­ne tras la muer­te. No te­mo la en­fer­me­dad o la muer­te. Lo que me preo­cu­pa es pen­sar qué le pa­sa­rá a mi fa­mi­lia des­pués”.

Tal vez es­te pen­sa­mien­to fue lo que pro­pi­ció que al­guien pu­bli­ca­ra una car­ta del ado­les­cen­te en un pe­rió­di­co lo­cal en la que con­ta­ba su lu­cha con­tra el cán­cer y, de pa­so, al­go que mo­vió los ci­mien­tos de la con­cien­cia de mu­chos: su lu­cha por erra­di­car de Ir­lan­da la “epi­dé­mi­ca pla­ga del sui­ci­dio” an­tes de mo­rir.

Por­que aun­que su mun­do se es­tá de­rrum­ban­do, Do­nal pien­sa en los de­más. Y re­co­no­ce que no pue­de sino sen­tir enojo con los jó­ve­nes que de­ci­den qui­tar­se la vi­da, “de­jan­do un desastre a sus es­pal­das” pa­ra la fa­mi­lia. Sí, es cons­cien­te de si­tua­cio­nes fi­nan­cie­ras di­fí­ci­les o de de­ses­pe­ra­ción, pe­ro ¿y lo que él es­tá pa­san­do es fá­cil?

“Aquí es­toy: lu­chan­do por mi vi­da por ter­ce­ra vez en cua­tro años y, en es­ta oca­sión, sin es­pe­ran­za de cu­ra­ción. No ten­go op­ción e in­ten­to pre­pa­rar a mi fa­mi­lia y ami­gos lo me­jor po­si­ble pa­ra lo que ven­drá, tra­tan­do de de­jar el me­nor desastre po­si­ble”.

Por eso co­men­ta, al pen­sar en los que se sui­ci­dan, “nun­ca ha­brá ra­zo­nes tan ma­las co­mo pa­ra to­mar la de­ci­sión del sui­ci­dio: si me­di­tan en ello y bus­can ayu­da se pue­de en­con­trar una solución”.

Eso mis­mo di­jo en una en­tre­vis­ta en el The Sa­tur­day Night Show, que tu­vo mu­cho im­pac­to. Y cuan­do el en­tre­vis­ta­dor men­cio­nó que tal vez Dios lo es­té usan­do pa­ra lo­grar una bue­na cau­sa, Do­nal res­pon­dió: “si pue­do ser un sím­bo­lo pa­ra que los jó­ve­nes apre­cien más la vi­da, en­ton­ces fe­liz me lan­zo ade­lan­te y lo ha­go con gus­to”.

Y ya es­tá sien­do to­do un ejem­plo, co­mo lo de­mues­tra el pre­mio que la Kerry’s Eye Ra­dio le con­ce­dió co­mo hé­roe lo­cal. La no­mi­na­ción a di­cho ga­lar­dón la hi­zo su pro­fe­sor de ins­ti­tu­to, Ruai­ri O’Rahilly, que en una en­tre­vis­ta des­mien­te el di­cho po­pu­lar ir­lan­dés que di­ce «nun­ca co­noz­cas tus hé­roes». Así lo ex­pli­ca el pro­fe­sor: “me sien­to hon­ra­do de de­cir que co­noz­co a Do­nal y sé que ha­blo a nom­bre de to­dos en el co­le­gio. Él es de­sin­te­re­sa­do y en­car­na to­dos los atri­bu­tos que tra­ta­mos de in­cul­car en nues­tros chi­cos”.

Hé­roe o no, Do­nal sa­be que su fi­nal lle­ga­rá más pron­to de lo nor­mal. Y por eso si­gue lu­chan­do, te­naz­men­te, por esa me­ta que se pro­pu­so: arran­car el sui­ci­dio de la faz de la tie­rra.

“Te lo di­ce un mu­cha­cho de die­ci­séis años que no tie­ne voz en su sen­ten­cia de muer­te, que no tie­ne nin­gu­na op­ción an­te el do­lor que cau­sa­rá y que arries­ga­ría cual­quier opor­tu­ni­dad pa­ra pa­sar aun­que sea unos me­ses en es­ta tie­rra: por fa­vor, apre­cia lo que tie­nes, da­te cuen­ta de que siem­pre ha­brán op­cio­nes y de que la ayu­da es­tá siem­pre a tu la­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.