El so­ni­do y sus efec­tos en tu cuer­po

Circulo 360 - - Genio Y Figura -

¡Aca­bo de co­no­cer al­go fas­ci­nan­te!: la ci­má­ti­ca. ¿Sa­bes de ella? En lo per­so­nal nun­ca ha­bía es­cu­cha­do na­da so­bre es­te cam­po cien­tí­fi­co, sin em­bar­go, me pa­re­ce asom­bro­so lo que im­pli­ca.

En tér­mi­nos sen­ci­llos, la ci­má­ti­ca es una nue­va cien­cia que de­mues­tra que las on­das invisibles del so­ni­do se pue­den ha­cer vi­si­bles a tra­vés de los ma­te­ria­les que for­man. Es­tas on­das di­bu­jan pa­tro­nes pre­cio­sos idén­ti­cos a los que ve­mos en la na­tu­ra­le­za, por ejem­plo, con cier­ta vi­bra­ción de so­ni­do se con­fi­gu­ra el es­que­ma de las man­chas de un leo­par­do, mien­tras con otra in­ten­si­dad se crea el di­bu­jo geo­mé­tri­co del ca­pa­ra­zón de una tor­tu­ga, y lo mis­mo su­ce­de con mi­les de pa­tro­nes.

Re­sul­ta que en el Si­glo 18 el fí­si­co ale­mán Ernst Ch­lad­ni, co­no­ci­do co­mo el “pa­dre de la acús­ti­ca”, de­mos­tró con sim­ples y sen­ci­llos ex­pe­ri­men­tos vi­sua­les que el so­ni­do afec­ta la ma­te­ria. Un día to­mó el ar­co de un vio­lín y lo ta­lló so­bre el can­to de una pla­ca de me­tal cu­bier­ta con are­na fi­na, de la mis­ma for­ma en que to­ca­ría las cuer­das de su ins­tru­men­to. Pa­ra su sor­pre­sa, la are­na de in­me­dia­to se aco­mo­dó de una ma­ne­ra geo­mé­tri­ca. Des­pués re­pi­tió el ex­pe­ri­men­to va­rias ve­ces con vi­bra­cio­nes pro­du­ci­das por di­fe­ren­tes fre­cuen­cias y la are­na se di­bu­jó en di­ver­sas es­truc­tu­ras, to­das ellas si­mé­tri­cas y muy es­té­ti­cas.

A las for­mas se les co­no­ce co­mo las “fi­gu­ras geométricas de Ch­lad­ni”.

El so­ni­do y las pa­la­bras

Al­go que me pa­re­ció in­creí­ble es ver que el so­ni­do mís­ti­co que pro­du­ce el man­tra Om (Au­men sáns­cri­to) -que en el hin­duis­mo se con­si­de­ra sa­gra­do y pri­mor­dial por ha­ber da­do origen al uni­ver­so al ma­te­ria­li­zar­lo con la vi­bra­ción de la are­na- se con­vier­te en un man­da­la. Un man­da­la es un dia­gra­ma sim­bó­li­co re­don­do que ve­mos en el bu­dis­mo o en el hin­duis­mo re­pre­sen­ta­do en pa­pel o en te­la. Lo que me asom­bra es ver que des­de ha­ce 2 mil 500 años di­chas cul­tu­ras ya sa­bían so­bre los pa­tro­nes que crea­ban las vi­bra­cio­nes del so­ni­do Om.

Des­pués, en los años 60, el cien­tí­fi­co y mú­si­co sui­zo Hans Jenny con­ti­nuó con los ex­pe­ri­men­tos de las vi­bra­cio­nes del so­ni­do en di­fe­ren­tes tex­tu­ras, fre­cuen­cias, su­per­fi­cies y ma­te­ria­les, y dio origen a la pa­la­bra ci­má­ti­ca (del grie­go ky­ma, “on­da”). Si pue­des ver en in­ter­net las fi­gu­ras ma­ra­vi­llo­sas que el so­ni­do for­ma que­da­rás sor­pren­di­do.

Nues­tras cé­lu­las res­pon­den al so­ni­do

Mas mi in­te­rés prin­ci­pal ra­di­ca en có­mo las vi­bra­cio­nes del so­ni­do afec­tan ca­da una de las mo­lé­cu­las que con­for­man nues­tro cuer­po. ¿Qué so­ni­do? cual­quie­ra: la mú­si­ca, el trino de los pá­ja­ros, el mo­tor de un avión, las pa­la­bras que ex­pre­sa­mos o que es­cu­cha­mos, et­cé­te­ra.

¿ Si el so­ni­do pue­de al­te­rar las for­mas en el ex­te­rior, po­drá al­te­rar nues­tro pai­sa­je in­te­rior? Esa es la pre­gun­ta que ha da­do origen a va­rios ex­pe­ri­men­tos con el so­ni­do co­mo un me­dio de sa­na­ción.

Por lo pron­to, po­dría­mos po­ner en prác­ti­ca y de in­me­dia­to las pa­la­bras que uti­li­za­mos al ha­blar. Si bien la pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca nos ha ad­ver­ti­do que las pa­la­bras tie­nen un pe­so, una ener­gía, que son ór­de­nes pa­ra nues­tro ce­re­bro, me pa­re­ce que es­te co­no­ci­mien­to aca­ba de abo­nar pun­tos a esa teo­ría.

Las pa­la­bras tie­nen po­der, un po­der del cual no siem­pre so­mos cons­cien­tes. Ca­da ez que ha­ce­mos una de­cla­ra­ción, el so­ni­do se ma­te­ria­li­za y las pa­la­bras co­bran vi­da. Los pa­tro­nes in­ter­nos que for­man de­pen­den del ti­po de vi­bra­ción que se emi­te a par­tir del len­gua­je. Por ejem­plo, al com­ple­tar la fra­se “Yo soy..” pri­vi­le­gia­da, tor­pe, sa­na, dis­traí­do, fuer­te o lo que sea, sem­bra­mos la se­mi­lla de al­go que ter­mi­na­rá por al­can­zar­nos.

¿No es la ci­má­ti­ca fas­ci­nan­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.