¿Có­mo es mi re­la­ción con mi suegra?

Apren­der a va­lo­rar, agra­de­cer, per­do­nar y que­rer

Circulo 360 - - Transforma Tu Vida - MARIJOSE CÉ­SAR ma­ri­jo­se­ce­sar@yahoo.com

“Con ca­da tra­to que le doy a mi suegra, le en­se­ño a mi hi­jo el va­lor que de­be­rá dar­me su es­po­sa a mi.” Au­tor des­co­no­ci­do

Ca­da per­so­na es úni­ca y por lo mis­mo ca­da re­la­ción que te­ne­mos. La re­la­ción con la suegra pue­de lle­gar a ser una de las re­la­cio­nes más com­pli­ca­das de la vi­da y si no se apren­de a ma­ne­jar de for­ma aser­ti­va, pue­de con­ver­tir­se en una gran “cruz”. Si a tiem­po se com­pren­de y se acep­tan las di­fe­ren­cias, pue­den pre­ve­nir­se con­flic­tos, re­sen­ti­mien­tos o as­pe­re­zas que pue­den lle­gar a do­ler mu­cho y ge­ne­rar se­pa­ra­cio­nes.

He es­cu­cha­do un sin fin de “Si su­pie­ras có­mo es”, “Si vie­ras có­mo me tra­ta cuan­do es­ta­mos so­las”, “Es que opi­na mu­cho…”. Y con­fie­so que las mu­je­res po­de­mos lle­gar a ver so­la­men­te lo que que­re­mos ver. Arrai­gar­nos en una pos­tu­ra y ce­rrar los ojos. Pe­ro mu­chos de los pro­ble­mas que se ge­ne­ran en re­la­ción con las sue­gras, es por co­sas que en oca­sio­nes hi­ci­mos más gran­des, por si­tua­cio­nes que “así lo per­ci­bí, así lo en­ten­dí, o así me hi­zo sen­tir.” No siem­pre es por­que ella hu­bie­ra que­ri­do da­ñar­te o ha­cer­te sen­tir mal, sino es me­ra­men­te per­cep­ción pro­pia. Luz Ro­drí­guez te­nía ra­zón al de­cir “El día que co­mo mu­je­res en­ten­da­mos que ca­da una es per­fec­ta con sus par­ti- cu­la­ri­da­des, se aca­ba­rá la lu­cha y la ri­va­li­dad fe­me­ni­na.” Y es que en oca­sio­nes, pue­de lle­gar a pa­re­cer una lu­cha de po­der, pe­ro es im­por­tan­te en­ten­der que se de­be de­jar de es­tar a la de­fen­si­va o so­la­men­te ver lo ne­ga­ti­vo.

Si en tu in­te­rior guar­das cier­tas he­ri­das o re­sen­ti­mien­tos, es im­por­tan­te que mi­res a tu suegra con amor y des­de la com­pa­sión. Re­fle­xio­na que des­co­no­ces las ca­ren­cias emo­cio­na­les o en ge­ne­ral que ella ha vi­vi­do y que en oca­sio­nes ori­gi­nan ese com­por­ta­mien­to o ac­ti­tud. Es im­por­tan­te re­cor­dar que ella es quién amó pro­fun­da­men­te des­de que na­ció a tu pa­re­ja y es quien le ha nu­tri­do y da­do pa­ra ser quien es hoy. Cla­ro que tal vez pue­de ser que la pro­pia vi­da la ha ido ha­cien­do más du­ra o pue­de ser que ella es­té vi­vien­do un pro­ce­so do­lo­ro­so en el que se vea con­fron­ta­da con sus due­los o con la muer­te. No sa­be­mos que pa­sa en su in­te­rior, pe­ro so­la­men­te es­tá en no­so­tros com­pren­der y no juz­gar.

Mu­chos enojos res­pec­to a la suegra en oca­sio­nes son enojos hacia nues­tra pa­re­ja. Es im­por­tan­te de­jar de que­rer que la pa­re­ja y su fa­mi­lia cam­bien, sino cam­biar la for­ma en la que los ve­mos y ve­mos las si­tua­cio­nes. Re­cuer­da que to­do hi­jo es re­fle­jo de sus pa­dres, en lo bueno y en lo ma­lo, y to­dos te­ne­mos co­sas bue­nas y co­sas ma­las.

Es im­por­tan­te có­mo nue­ras re­cor­dar, que a no­so­tras nos co­rres­pon­de hon­rar a nues­tros pa­dres y en­se­ñar a nues­tra pa­re­ja a hon­rar­los tam­bién. Apren­der a dar­les su lu­gar, res­pe­tar­los, que­rer­los y pro­cu­rar­les vi­si­tán­do­los. Es tris­te ver tan­tos sue­gros, que se han con­ver­ti­do en abue­los, y es­pe­ran con an­sia esa lla­ma­da y esa vi­si­ta de su nue­ra, de su yerno, de sus hi­jos y sus nie­tos.

¿Có­mo hon­rar a nues­tra suegra?

• Acép­ta­la có­mo es, sin jui­cios. No te to­mas las co­sas tan per­so­na­les y di­rec­tas, suel­ta los re­sen­ti­mien­tos por­que eso só­lo te da­ña a ti.

• Agra­de­ce la vi­da que le dio a tu pa­re­ja y las co­sas que ad­mi­ras que ella for­mó, ya que mu­cho de lo que el o ella es, es por ella.

• Res­pe­ta y va­lo­ra sus raí­ces, de­ja de fi­jar­te en lo ne­ga­ti­vo, por­que de ahí vie­ne tu pa­re­ja y de la mis­ma ma­ne­ra tus hi­jos.

• Di­le GRA­CIAS en vi­da por los bie­nes o do­nes que te da, por el amor a tus nie­tos. Haz­le sa­ber hoy que le agra­de­ces, no es­pe­res a que sea muy tar­de.

• Ha­bla bien de ella con tu pa­re­ja y re­fuer­za sus vir­tu­des. No ha­bles mal de ella con tu pa­re­ja, y cuan­do al­go te mo­les­te, exa­mi­na va­rias ve­ces y en va­rios mo­men­tos la si­tua­ción. Re­fle­xio­na sin ha­cer más gran- des las co­sas y si real­men­te lo hi­zo con ma­la in­ten­ción.

• Si te es muy di­fí­cil tu re­la­ción, bus­ca des­de ti in­tere­sar­te, pro­cu­rar­la y dar­te a ella, re­cuer­da que siem­pre es y se­rá la ma­dre de tu pa­re­ja.

• Llá­ma­le una vez por se­ma­na pa­ra ver có­mo es­tá.

• Vi­sí­ta­la y llé­va­le a tus hi­jos. Si ella no es muy ni­ñe­ra o no sa­be cui­dar­los, acép­ta­la y tó­ma­le lo bueno que te da. En­fó­ca­te en el ca­ri­ño y en lo po­si­ti­vo.

• Haz­la sen­tir que­ri­da e im­por­tan­te. Re­gá­la­le en oca­sio­nes flo­res, llé­va­le pan, al­gu­na plan­ta. Ten de­ta­lles con ella.

Re­cuer­da que lo que tu ha­gas con tus sue­gros y tus pa­dres, eso ha­rán con­ti­go tus hi­jos y su pa­re­ja. Los ac­tos que te­ne­mos a dia­rio son las en­se­ñan­zas que les de­ja­mos a nues­tros hi­jos. Gra­cias Tía Ma­ri­ce­la por ser

una suegra tan ale­gre, por en­se­ñar­me a go­zar la vi­da, ser tan re­la­ja­da y tan bue­na ami­ga pa­ra mi. Te quie­ro mu­cho, te agra­dez­co por por la suegra y abue­la que eres. Gra­cias Ma­má

por la suegra, ma­má y abue­la que eres pa­ra mi no­so­tros, tan ge­ne­ro­sa, en­tre­ga­da, vien­do siem­pre có­mo ayu­dar­nos, agra­dar­nos, ser­vir­nos, acom­pa­ñar­nos y ser tan in­con­di­cio­nal. Dios nos per­mi­ta se­guir­las dis­fru­tan­do, go­zan­do y apren­dien­do de us­te­des mil años más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.