Cam­biar la cul­tu­ra del ‘Te frie­go’ por la cul­tu­ra del ‘Te im­pul­so’

“Ojo por ojo y to­do el mun­do aca­ba­rá cie­go.” Gand­hi

Circulo 360 - - Abre Los Ojos Y Lee - Ma­ri­jo­se Cé­sar

Có­mo co­mu­ni­dad te­ne­mos la mi­sión de evo­lu­cio­nar, de cre­cer, de ayu­dar, de avan­zar. A ni­vel so­cio­ló­gi­co, en oca­sio­nes pa­re­ce que re­tro­ce­de­mos. Sí, que re­tro­ce­de­mos en com­pa­sión, en em­pa­tía, en cor­dia­li­dad. Y es que los úl­ti­mos sucesos del país ve­cino, han ge­ne­ra­do en mu­chos de no­so­tros un co­ra­je, un odio y re­sen­ti­mien­to que se no­ta y se ex­pan­de por to­dos la­dos. Y es que cuan­do uno se sien­te ofen­di­do, tam­bién sa­len a flo­te to­das los recuerdos y me­mo­rias en las que uno se ha sen­ti­do dis­cri­mi­na­do, me­nos que otro, in­su­fi­cien­te o no me­re­ce­dor.

Me pa­re­ce in­tere­san­te y muy po­si­ti­vo que có­mo Me­xi­ca­nos nos una­mos y sea­mos so­li­da­rios en­tre no­so­tros. Que bo­ni­to ver que vol­tee­mos a mi­rar el mer­ca­do lo­cal y bus­que­mos apo­yar a nues­tros co­mer­cian­tes lo­ca­les ¡Ma­ra­vi­llo­so! Hay que bus­car im­pul­sar lo lo­cal, ser par­te y ce­le­brar que nues­tras per­so­nas y nues­tra ciu­dad crez­can. Pe­ro me tie­ne de la mis­ma ma­ne­ra asom­bra­da, la ac­ti­tud que to­ma­mos en oca­sio­nes so­bre el “Va­mos a fre­gar­nos al otro.” Va­mos a fre­gar a las em­pre­sas del país ve­cino, va­mos a pa­gar con la mis­ma mo­ne­da. ¿Por­qué res­pon­der así?

Ja­más ven­ce­re­mos al mal pro­mo­vien­do el odio, el “te frie­go” el no te doy, el “Ojo por ojo, dien­te por dien­te”. Lo que me­nos ne­ce­si­ta­mos có­mo cul­tu­ra es más del re­sen­ti­mien­to, más del odio. Lo que ne­ce­si­ta­mos es sem­brar el bien, es no “gan­char­nos” con ese mal pa­ra que ese sa­que el mal de no­so­tros. Y es que ahora es cuan­do más te­ne­mos que “ser más bue­nos”. Ahora es cuan­do más te­ne­mos que ha­blar del bien, bus­car ha­cer el bien. Que cier­ta es la fra­se de Gand­hi que dice “Na­die pue­de ha­cer el bien en un es­pa­cio de su vi­da, mien­tras ha­ce da­ño en otro. La vi­da es un to­do in­di­vi­si­ble.”

Se­ría bueno que nos re­vi­se­mos en esas ac­ti­tu­des, ¿en oca­sio­nes fre­ga­mos o so­mos gan­da­llas con los de­más? Es im­por­tan­te que nos re­vi­se­mos co­mo adul­tos y si co­mo pa­dres ha­ce­mos di­fe­ren­cias con los de­más y en cier­ta for­ma le estamos en­se­ñan­do eso a nues­tros hi­jos. Re­fle­xio­nar y re­co­no­cer si so­mos los pri­me­ros en pen­sar agan­da­llar, en fre­gar, en apro­ve­char­nos o sa­car pro­ve­cho del otro.

Uno co­se­cha lo que siem­bra, y eso que siem­bra es lo que ge­ne­ra des­de aden­tro. To­do tie­ne una con­se­cuen­cia, po­si­ti­va o ne­ga­ti­va. Lo que sa­le de nues­tra bo­ca se nos re­gre­sa. Si no­so­tros ge­ne­ra­mos odio estamos ge­ne­ran­do mal de aden­tro ha­cia afue­ra, y eso es lo que co­mien­za a co­rroer nues­tras vi­das. Lo que sa­le de nues­tro co­ra­zón es lo que so­mos.

Bu­da te­nía ra­zón al de­cir que el odio no dis­mi­nu­ye con el odio, el odio dis­mi­nu­ye con el amor. El cam­bio ver­da­de­ro co­mien­za de aden­tro ha­cia fue­ra, así que con­cen­tré­mo­nos más en sem­brar ac­ti­tu­des de amor, de com­pa­sión, de apo­yo mu­tuo, de in­tere­sar­nos por có­mo es­tá ca­da per­so­na que nos ro­dea, de im­pul­sar y pro­mo­ver a nues­tros se­me­jan­tes, de com­prar­le a la ami­ga y ser fe­liz de que le va­ya bien. Y de­je­mos de tam­bién desear que al otro le va­ya mal. Sem­bre­mos en po­si­ti­vo, en ale­gría, en em­pa­tía, en apo­yo mu­tuo y de­je­mos de cri­ti­car, de que­rer fre­gar, de desear el mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.