So­mos más que un ‘gri­to de gue­rra’

¿Qué le ce­le­bra­mos a nues­tra ban­de­ra? Sig­ni­fi­ca­dos in­fi­ni­tos se ocul­tan tras tres fran­jas de co­lo­res.

Circulo 360 - - Abre Los Ojos y Lee -

un­que so­mos real­men­te per­so­nas ‘del mun­do’ y no ex­clu­si­va­men­te de aquel lu­gar don­de fui­mos con­ce­bi­dos, hoy a no­so­tros, los me­xi­ca­nos, nos to­ca ren­dir­le pa­tria a nues­tro má­xi­mo sím­bo­lo; ese pe­da­zo de iden­ti­dad on­dean­te que eri­za la piel a quien lo ve en lo al­to de al­gún cie­lo o en don­de dos o más se jun­tan a ce­le­brar­lo. Y ¿qué le ce­le­bra­mos a nues­tra ban­de­ra? ¿Qué le da tan­ta im­por­tan­cia a es­te día en es­pe­cial? Pón­ga­se có­mo­do, que­ri­do lec­tor, que pre­ten­do ro­bar­me su aten­ción por un buen ra­to.

Ver­de de es­pe­ran­za e in­de­pen­den­cia; blan­co de uni­dad y pu­re­za; ro­jo por la san­gre de­rra­ma­da; la pro­fe­cía de un águi­la de­vo­ran­do una ser­pien­te. Sig­ni­fi­ca­dos in­fi­ni­tos se ocul­tan tras tres fran­jas de co­lo­res y un par de ani­ma­les. Sin em­bar­go, aun­que so­mos pro­duc­to de nues­tro pa­sa­do y los acon­te­ci­mien­tos que ocu­rrie­ron den­tro del mis­mo, el día de hoy no ce­le­bra­mos una gue­rra que, iró­ni­ca­men­te, nos brin­dó paz, pues so­mos mu­cho más que eso. So­mos más que una se­rie de es­tra­te­gias vio­len­tas que, en aquel en­ton­ces, eran la for­ma más efec­ti­va de ope­rar. So­mos más que ‘ un so­no­ro ru­gir del ca­ñón’. Así es, se­ño­res; mien­tras más pen­se­mos que varias ba­ta­llas de­fi­nie­ron y si­guen de­fi­nien­do el sen­ti­do de ser me­xi­ca- nos, nun­ca po­dre­mos sa­lir de tan­ta co­rrup­ción, in­se­gu­ri­dad y ma­las de­ci­sio­nes, que son el cla­ro re­fle­jo de que­rer re­vi­vir un pa­sa­do que de­be­mos lle­var en la men­te, más nun­ca en las ac­cio­nes. No de nue­vo…

En es­te día que ha­ce 77 años fue con­me­mo­ra­do ofi­cial­men­te, más que unir­nos pa­ra agra­de­cer y ad­mi­rar es­ta tie­rra que nos aco­gió, lo im­por­tan­te es la sen­sa­ción de per­te­nen­cia que se pal­pa al sa­ber que te­ne­mos to­dos al­go en co­mún; que, hoy y siem­pre, to­dos so­mos Mé­xi­co. So­mos ca­da hom­bre y mu­jer tra­ba­ja­do­res, es­tu­dian­tes de­di­ca­dos, en­tor­nos na­tu­ra­les, ar­qui­tec­tu­ra ma­gis­tral, atar­de­ce­res so­bre las mon­ta­ñas, es­pí­ri­tu trans­for­ma­dor, poe­sía, ma­gia, gas­tro­no­mía úni­ca, po­ten­cial vi­sio­na­rio, no­ble­za hu­ma­na, tra­di­cio­nes y fes­ti­vi­da­des, raí­ces in­dí­ge­nas, re­en­cuen­tros y ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad. So­mos to­do aque­llo que que­ra­mos ser, y es­ta­mos re­fle­ja­dos en ca­da uno de los de­ta­lles y si­tua­cio­nes que exis­ten y ocu­rren día tras día en nues­tro te­rri­to­rio.

Por lo tan­to: Sí, Mé­xi­co so­mos no­so­tros y no­so­tros so­mos quie­nes lo re­pre­sen­ta­mos con ac­cio­nes y pen­sa­mien­tos, yo me pre­gun­to: ¿Qué que­re­mos que el mun­do en­te­ro pien­se de no­so­tros? ¿Có­mo que­re­mos ser vis­tos? ¿Có­mo ex su­mi­sos cu­yo mé­ri­to fue le­van­tar un ar­ma? ¿Có­mo có­di­gos ro­jos y frau­des po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y so­cia­les? ¿Có­mo in­di­vi­duos cu­yo es­te­reo­ti­po mun­dial es ir mon­ta­dos so­bre un bu­rro, por­tan­do un gi­gan­tes­co som­bre­ro y un bi­go­te tu­pi­do? ¡Ya bas­ta de eso! Los gri­tos de gue­rra ter­mi­na­ron ha­ce un buen tiem­po pa­ra co­men­zar a vi­brar con gri­tos de ta­len­to, crea­ti­vi­dad, de­re­chos hu­ma­nos y sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­dano. Qui­zás es­te es­cri­to sea leí­do só­lo por unos cuan­tos, in­clu­so por uno so­lo; pe­ro, pa­ra po­der cam­biar y me­jo­rar las cir­cuns­tan­cias en las que vi­vi­mos, con ha­cer pen­sar y re­fle­xio­nar a una de tan­tas cons­cien­cias y men­ta­li­da­des es más que su­fi­cien­te.

Ben­di­ta ban­de­ra me­xi­ca­na que nos am­pa­ras y re­ci­bes en cual­quier lu­gar y en cual­quier mo­men­to; pe­ro más ben­di­tos aque­llos que se ven en ella y que se sa­ben or­gu­llo y vi­da de lo que en ver­dad sim­bo­li­za, pues el va­lor que re­si­de en ese in­men­so tro­zo de te­la, fi­na­men­te pen­sa­do y crea­do, se for­ja con ca­da se­gun­do que va pa­san­do, con ca­da mano que va­mos ayu­dan­do y con ca­da mo­men­to en que en­gran­de­ce­mos a nues­tra pa­tria al sa­ber que so­mos la má­xi­ma ex­pre­sión de un “¡ Vi­va Mé­xi­co!” que lle­va­mos fir­me­men­te ta­tua­do en el co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.