Que el jue­ves no du­re pa­ra siem­pre

¿Cuán­tos abra­zos, be­sos, en­cuen­tros, des­pe­di­das, plá­ti­cas, via­jes, cafés, mi­ra­das, no­ches, ma­ña­nas e ins­tan­tes de vida en ge­ne­ral has de­ja­do pa­sar por ‘te­ner que es­tar en otro la­do’?

Circulo 360 - - Abre Los Ojos Y Lee - María Tre­vi­ño

En uno de mis poe­mas pre­fe­ri­dos de Ne­ru­da ti­tu­la­do ‘El lar­go día jue­ves’, se re­la­ta me­ta­fó­ri­ca­men­te có­mo un hombre, ya sin per­ca­tar­se del tiem­po y com­ple­ta­men­te ab­sor­bi­do por la ru­ti­na, vi­ve siem­pre el mis­mo día; siem­pre el mis­mo jue­ves. Has­ta que, fi­nal­men­te, la muer­te lo to­ma en­tre sus bra­zos, es­pe­ran­do an­sio­so por el an­he­la­do pa­raí­so. Sin em­bar­go, fue­ron las ac­cio­nes del pre­sen­te las que mar­ca­ron el fu­tu­ro de su eterno des­can­so, pues en aquel lu­gar don­de no ha­bía quien lo es­pe­ra­ra ni ca­mi­nos ha­cia don­de sa­lir, tam­bién era y se­ría jue­ves… Por siem­pre jue­ves.

¿Qué es­ta­mos ha­cien­do? ¿A quién que­re­mos en­ga­ñar? To­dos los días apa­gan­do la mis­ma alar­ma pa­ra di­ri­gir­nos al mis­mo lu­gar don­de, in­va­ria­ble­men­te, to­do pa­re­cie­ra ser siem­pre jue­ves; y, aun así, vi­vi­mos con­for­mes con ello, acep­tan­do in­cons­cien­te­men­te una de­rro­ta an­te una reali­dad es­ta­ble­ci­da por al­gu­na men­te maes­tra y ma­ni­pu­la­do­ra, pues he­nos a to­dos aquí si­guién­do­la. Es­pe­ro que ya se en­cuen­tre có­mo­do, que­ri­do lec­tor, pues su aten­ción ya se de­jó, vo­lun­ta­ria­men­te, ro­bar por un buen ra­to.

Yo te pre­gun­to, des­de don­de quie­ra que me lees: ¿Sa­bes qué te va a su­ce­der a ti co­mo per­so­na, co­mo organismo con úni­ca­men­te cin­co ne­ce­si­da­des bá­si­cas pa­ra po­der vi­vir, si hoy lle­gas tar­de o no lle­gas del to­do al lu­gar que tan­to te aque­ja te­ner que ir? Ab­so­lu­ta­men­te na­da. No vas a de­jar de respirar, el mun­do no va a de­jar de gi­rar y, por lo me­nos en es­te pre­ci­so se­gun­do, tu vida no va a de­pen­der de lo que ‘de­ba ser’, sino de lo que quie­ras que sea. Tú no eres tus ca­li­fi­ca­cio­nes de la es­cue­la, no eres el tra­ba­jo en el que de­jas pa­sar las ho­ras de tus días; no eres lo que los de­más di­cen que eres ni aque­llo que tú y yo sa­be­mos so­lo apa­ren­tas ser pa­ra ‘que­dar bien’. In­mer­sos en tan­tos con­tro­les so­cia­les, no abri­mos los ojos a aque­llo que es de ver­da­de­ra im­por­tan­cia; al­go lla­ma­do prio­ri­da­des.

¿ Cuán­tos abra­zos, be­sos, en­cuen­tros, des­pe­di­das, plá­ti­cas, via­jes, cafés, mi­ra­das, no­ches, ma­ña­nas e ins­tan­tes de vida en ge­ne­ral has de­ja­do pa­sar por ‘ te­ner que es­tar en otro la­do’ con per­so­nas que no son prio­ri­dad, sino más bien un in­vo­lun­ta­rio com­pro­mi­so? Son esos des­te­llos fue­ra de la ru­ti­na, pre­ci­sa­men­te, lo que ha­ce de la exis­ten­cia al­go in­tere­san­te y fas­ci­nan­te; al­go que ins­pi­ra a que­rer­la vi­vir. Ten­de­mos a de­jar ‘ pa­ra des­pués’ even­tos o per­so­nas con las cua­les real­men­te que­re­mos es­tar, pen­san­do que el tiem­po es alia­do y que tal vez no po­de­mos ha­cer pa­rar el mun­do, pe­ro si ha­cer que gi­re más des­pa­cio. Sin em­bar­go, co­mo de cos­tum­bre, es­ta­mos equi­vo­ca­dos, por­que des­pués no hay des­pués. Es iró­ni­co có­mo nos he­mos de­ja­do lle­nar de ideas don­de se ase­gu­ra que lo pri­mor­dial es aca­tar y se­guir el rit­mo fi­ja­do por lo so­cial­men­te im­pues­to, ais­lán­do­nos de quie­nes más que­re­mos por ha­cer fe­li­ces a to­dos, me­nos a uno mis­mo. Si de to­dos mo­dos va­mos a mo­rir even­tual­men­te y no nos lle­va­re­mos na­da a lo que nos de­pa­ra ¿qué te de­tie­ne a ejer­cer tus cin­co se­gun­dos don­de pue­des cam­biar de opi­nión?

Prio­ri­da­des, se­ño­res. Las prio­ri­da­des las de­fi­ne uno con ba­se en lo que lo ha­ga me­jor ser hu­mano y no con ba­se en la pe­li­gro­sa cos­tum­bre. Só­lo así es co­mo se vi­ve más li­ge­ro, sin mie­do a par­pa­dear y per­der­se de al­go, pues ca­da mi­nu­to es vi­vi­do co­mo el úl­ti­mo; sin mie­do a ver a al­guien por úl­ti­ma vez, pues se crean los es­pa­cios y los tiem­pos; sin mie­do a que el amor lle­gue tar­de, pues se de­ja de ‘amar po­qui­to’ pa­ra ‘amar bo­ni­to’. En po­cas pa­la­bras, sin mie­do a mo­rir in­sa­tis­fe­cho, des­per­tan­do a un pa­raí­so don­de na­die nos es­pe­re y no exis­tan ca­mi­nos ha­cia dón­de sa­lir; don­de el jue­ves nun­ca ter­mi­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.