El mal há­bi­to de su­po­ner

Es que la ma­yo­ría de la su­po­si­cio­nes que ha­ce­mos son ne­ga­ti­vas y en ge­ne­ral so­le­mos dar­le mayor im­por­tan­cia a las no­ti­cias ma­las

Circulo 360 - - Transforma Tu Vida -

Ni tu peor enemi­go pue­de ha­cer­te tan­to da­ño co­mo tus pro­pios pen­sa­mien­tos” Budd­ha

Ha­ce po­co es­cu­ché es­ta con­ver­sa­ción… “De­jé de ha­blar­le a fu­la­na, pues ya es­ta­ba can­sa­da de ser siem­pre la que la bus­ca­ba, se preo­cu­pa­ba o es­ta­ba al pen­dien­te de ella. Su­pu­se que es­ta­ba sen­ti­da, enoja­da por quién sa­be que y yo no le ha­bía he­cho na­da. Pues ella se la pier­de, eso pen­sé… has­ta que me­ses des­pués me di cuen­ta que le es­ta­ba en­vian­do men­sa­jes a otro ce­lu­lar.” Un ejem­plo de mi­les que nos su­ce­den en el día a día, ya que su­po­ner crea pro­ble­mas que so­lo exis­ten en nues­tros pen­sa­mien­tos.

Su­po­ner sig­ni­fi­ca dar por he­cho al­go sin bus­car prue­bas que apo­yen nues­tro ra­zo­na­mien­to. Y el pro­ble­ma es que nues­tra ca­be­za co­mien­za a ca­vi­lar ideas, in­ven­tar­las, rein­ven­tar­las y sue­le ter­mi­nar cre­yen­do ese he­cho que ya deformó. Re­cor­de­mos que nues­tra men­te tam­bién se do­mes­ti­ca y no hay peor tor­men­ta que la que se ar­ma uno so­lo en la ca­be­za. Es tan fá­cil ali­men­tar una men­ti­ra o un re­sen­ti­mien­to dan­do ca­bi­da a los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos.

Se­gún Clau­dio Na­va­rro, des­de nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na siem­pre pen­sa­mos lo peor. Y es que la ma­yo­ría de la su­po­si­cio­nes que ha­ce­mos son ne­ga­ti­vas y en ge­ne­ral so­le­mos dar­le mayor im­por­tan­cia a las no­ti­cias ma­las. Pe­ro, ¿por qué pa­sa es­to? Una teo­ría di­ce que es­to se de­be al ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, por­que a tra­vés del de­sa­rro­llo del ser hu­mano se pres­ta­ba más aten­ción cuan­do al­guien de­cía: “Esa ser­pien­te es ve­ne­no­sa”, que cuan­do al­guien de­cía “¡Qué her­mo­so atar­de­cer!”

Pre­gun­tar es una fa­cul­tad que nos ha si­do da­da pa­ra la bús­que­da y pa­ra en­con­trar res­pues­ta an­te lo des­co­no­ci­do. Si no pre­gun­ta­mos, per­de­mos la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner res­pues­tas. Mu­chas he­ri­das, rup­tu­ras, rom­pi­mien­tos… son cau­sa­dos por su­po­si­cio­nes erró­neas. Có­mo de­cía Ge­rar­do Sch­med­ling, su­po­ner es el la­drón de tu paz, es el vi­cio men­tal que te ro­ba la paz in­te­rior y limita la po­si­bi­li­dad de ac­tuar acer­ta­da­men­te, ya que al su­po­ner pre­fe­ri­mos ar­mar una pe­lí­cu­la men­tal, en lu­gar de en­tre­nar la men­te en pen­sar siem­pre lo me­jor.

Así có­mo apren­de­mos a pen­sar mal o apli­ca­mos el “pien­sa mal y acer­ta­rás”. Rom­pa­mos con esa creen­cia y de­je­mos de su­po­ner. Si com­pren­dié­ra­mos el te­so­ro que per­de­mos, los mi­nu­tos des­per­di­cia­dos, las ex­pe­rien­cias des­apro­ve­cha­das, las per­so­nas va­lio­sas que per­de­mos, de­ja­ría­mos de su­po­ner más, ha­ría­mos a un la­do el or­gu­llo y pre­gun­ta­ría­mos. Si te in­tere­sa esa per­so­na: ha­bla, bus­ca, pre­gun­ta, ave­ri­gua, ex­pe­ri­men­ta, ve­ri­fi­ca, acla­ra. Su­po­ner te ha­ce in­ven­tar his­to­rias in­creí­bles que so­lo en­ve­ne­nan tu al­ma.

Te­ne­mos una vida pa­ra ex­plo­rar y com­pren­der. En­tre más eli­mi­ne­mos el jui­cio y pen­se­mos po­si­ti­vo de otros y las cir­cuns­tan­cias, más ca­bi­da le da­mos al bien, a la com­pren­sión y al en­ten­di­mien­to.

Ma­ri­jo­se Cé­sar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.