7 BE­NE­FI­CIOS DE CO­MER NO­PA­LES

Ya sean asa­dos, en smoot­hies, en­sa­la­das o gui­sos, el no­pal es tu alia­do pa­ra la sa­lud

Circulo 360 - - Sabores - Por: Alby Gar­cía

CON­TRA­RRES­TA EL AZú­CAR EN LA SAN­GRE De­bi­do a su al­to con­te­ni­do en fi­bra es su­ma­men­te re­co­men­da­do pa­ra per­so­nas que su­fren

de dia­be­tes, pues re­du­ce los ni­ve­les de azú­car en la san­gre; tam­bién po­see una gran can­ti­dad de vi­ta­mi­nas Cy E que sir­ve pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de los hue­sos, uñas, ca­be­llo, dien­tes y es ideal en la eta­pa del desa­rro­llo de los más pe­que­ños. UN AN­TI­OXI­DAN­TE VER­DE El no­pal tam­bién cuen­ta con un con­te­ni­do de an­ti­oxi­dan­tes que com­ba­te a los ra­di­ca­les li­bre, cul­pa­bles del en­ve­je­ci­mien­to tem­prano de la piel. Es­tas sus­tan­cias re­ge­ne­ran las cé­lu­las de la piel pa­ra per­mi­tir la ci­ca­tri­za­ción rá­pi­da de cual­quier he­ri­da; di­cho an­ti­oxi­dan­te po­de­mos en­con­trar­lo en su pul­pa in­co­lo­ra e in­sí­pi­da. PRO­CE­SO DI­GES­TI­VO Su al­to con­te­ni­do de fi­bra y mi­ne­ra­les ac­túa co­mo des­in­fla­ma­to­rio, es por eso que es muy re­co­men­da­do en las die­tas (en es­pe­cial en ayu­nas) pues el cuer­po, al no te­ner alimentos que di­ge­rir, ab­sor­be los nu­trien­tes que el no­pal da y ayu­da a con­tra­rres­tar el co­les­te­rol.

En la his­to­ria de Mé­xi­co los an­ti­guos po­bla­do­res lla­ma­ban al no­pal “no­pa­lli”, es­te re­ga­lo de la na­tu­ra­le­za era ocu­pa­do, a par­te de su con­su­mo gas­tro­nó­mi­co, co­mo un re­me­dio na­tu­ral pa­ra cu­rar in­fec­cio­nes y ci­ca­tri­zar he­ri­das de gue­rra.

Tal es la im­por­tan­cia del no­pal en Mé­xi­co, que es­ta re­pre­sen­ta­do en el sím­bo­lo pa­trio. La in­clu­sión del no­pal en la ban­de­ra tie­ne que ver con las creen­cias as­tro­nó­mi­cas.

Sin em­bar­go, el no­pal a par­te de te­ner his­to­ria es un in­gre­dien­te bá­si­co en la die­ta de los me­xi­ca­nos. Gra­cias a su con­tras­tan­te sa­bor es ocu­pa­da en gui­sos, re­me­dios ca­se­ros e in­clu­si­ve pa­ra de­co­ra­ción.

LIPSTICK NA­TU­RAL

Es muy co­mún que los la­bios se nos re­se­quen y es muy di­fí­cil con­se­guir un buen un­güen­to pa­ra es­ta zo­na de­li­ca­da. Pues bien, el no­pal nos pue­de ayudar y es que la ba­ba del no­pal hu­mec­ta y eli­mi­na bac­te­rias. OSTEOPOROSIS Cien­tí­fi­cos de la UNAM , UAQ, y de la UVM en­con­tra­ron que la ha­ri­na de no­pal re­du­ce el ries­go en mu­je­res a desa­rro­llar osteoporosis. La in­ves­ti­ga­ción se­ña­la que en­tre más ma­du­ra y gran­de sea la pen­ca del no­pal, más cal­cio con­tie­ne.

ACER­CA DEL CáN­CER

La fi­bra y la vi­ta­mi­na B3 que con­tie­ne ayu­da a con­tra­rres­tar el co­les­te­rol que flu­ye en la san­gre; lo que ayu­da a di­luir la con­cen­tra­ción de po­ten­cia­les cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas y en cier­ta me­di­da a dis­mi­nuir­las. PEN­CA SA­NA, CO­RA­ZóN SANO La fi­bra jue­ga un pa­pel im­por­tan­te, pues en con­jun­to con loas an­ti­oxi­dan­tes y las vi­ta­mi­nas for­man una ca­pa gra­so­sa en las ar­te­rias, es de­cir, re­du­ce el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des del co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.