NO MáS PIEL SE­CA ES­TE IN­VIERNO

Si la piel se­ca arrui­na tu ma­qui­lla­je en es­ta tem­po­ra­da, de­fi­ni­ti­va­men­te de­be­rías leer es­to

Circulo 360 - - Abre Los Ojos Y Lee - Zyanya Bo­la­ños

PA­SO # 3 EXFOLIACIóN ¿ES UNA BUE­NA IDEA?

Cla­ro, la exfoliación siem­pre es ne­ce­sa­ria, pues nos ayu­da a eli­mi­nar las cé­lu­las muer­tas y su­cie­da­des acu­mu­la­das, por eso es im­por­tan­te que si­gas rea­li­zan­do es­te pro­ce­so de be­lle­za; sin em­bar­go, lo úni­co que te po­de­mos re­co­men­dar es que los pro­duc­tos que uti­li­ces sean pa­ra pie­les de­li­ca­das, es­to evi­ta­rá des­ca­ma­cio­nes o heridas.

PA­SO # 4 BE­BE SU­FI­CIEN­TE AGUA Y Té VER­DE

Be­ber las can­ti­da­des co­rrec­tas de agua es siem­pre im­por­tan­te, sin im­por­tar la tem­po­ra­da en la que nos en­con­tre­mos; no obs­tan­te, du­ran­te el in­vierno es ne­ce­sa­rio una in­ges­ta más gran­de de lí­qui­dos, ya que nues­tro cuer­po re­quie­re de un vo­lu­men ma­yor de agua pa­ra po­der man­te­ner­se en mar­cha. Por otro la­do, el in­ge­rir in­fu­sio­nes co­mo el té ver­de ayudará a dar­le una me­jor apa­rien­cia a tu piel, gra­cias a sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes.

T oda aman­te de la be­lle­za y de la mo­da sa­be per­fec­ta­men­te que el in­vierno quiere de­cir una co­sa, ¡piel se­ca y des­ca­ma­cio­nes! Pues es muy nor­mal en­fren­tar­nos a es­tos pro­ble­mas gra­cias al cli­ma. Y es que a pe­sar de que ha­ce muy po­cos días dio ini­cio el oto­ño, el frío no se hi­zo es­pe­rar pa­ra ha­cer de las su­yas. Por eso no­so­tras que­re­mos dar­te es­ta guía de supervivencia pa­ra que tu piel es­té im­pe­ca­ble en to­do mo­men­to

PA­SO # 1 HI­DRA­TA­CIóN

El frío y el vien­to pro­vo­can se­que­dad a la piel, pues no so­lo el sol ab­sor­be el agua de nues­tra piel, ya que pa­ra man­te­ner­se en mar­cha nues­tro cuer­po ab­sor­be gran­des can­ti­da­des agua y de oxí­geno du­ran­te el in­vierno. Por eso es im­por­tan­te que man­ten­gas tu ros­tro, bra­zos, cue­llo, co­dos y ro­di­llas bien hi­dra­ta­das.

PA­SO # 2 HU­MEC­TA­CIóN

En no­tas an­te­rio­res ya he­mos men­cio­na­do la gran di­fe­ren­cia en­tre la hi­dra­ta­ción y la hu­mec­ta­ción. La pri­me­ra ra­di­ca en re­gre­sar­le las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias de agua a tu piel y la se­gun­da tra­ta­rá de apor­tar­te los acei­tes ne­ce­sa­rios. Te re­co­men­da­mos que com­pres al­gu­na cre­ma o lo­ción hi­dra­tan­te y no hu­mec­tan­te y la apli­ques dos ve­ces al día, una en la ma­ña­na y la otra por la noche, es­to evi­ta­rá que su­fras des­ca­ma­cio­nes y cuan­do apli­ques tu ba­se de ma­qui­lla­je no se vea par­cha­da.

Por eso es im­por­tan­te que se reali­cen dos pro­ce­sos dis­tin­tos; ya que si prac­ti­cas am­bos por se­pa­ra­do y no to­do con un so­lo pro­duc­to, lo­gra­rás el ba­lan­ce per­fec­to que ne­ce­si­ta tu piel. Y con es­to tu ros­tro lu­ci­rá co­mo si fue­ra de por­ce­la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.