Ma­ri­te­re Do­mín­guez

Es­tu­dia tu­ris­mo y es to­da una rei­na

Correo - Conexiones - - Esto y aquello - Tex­to: eli­seo ledezma

Fue a fi­na­les de ma­yo que re­ci­bió la in­vi­ta­ción di­rec­ta por par­te del al­cal­de Ed­gar Cas­tro Ce­rri­llo, de nues­tra ciu­dad de Gua­na­jua­to. Y pa­ra el 1 de ju­nio se dio ofi­cial­men­te la no­ti­cia de que Ma­ri­te­re Do­mín­guez se­ría la rei­na de las fies­tas de la Pre­sa de la Olla.

Pa­ra pla­ti­car­nos de su ex­pe­rien­cia, nos fui­mos al res­tau­ran­te de Los San­tos, en­fun­da­da en un out­fit blan­co com­bi­na­do con accesorios en tono ocre, ban­da y co­ro­na com­par­tió los por­me­no­res de su rei­na­do.

“Me aga­rró de sor­pre­sa, me emo­cio­né. Y más que be­lle­za re­pre­sen­ta un com­pro­mi­so de ge­ne­ro­si­dad, en­tre­ga y de­sa­rro­llo”, ex­pre­só en­tu­sias­ma­da.

Des­de ese mo­men­to Ma­ri­te­re I, de in­me­dia­to se pu­so a tra­ba­jar en su plan de tra­ba­jo que le gus­ta­ría lle­var a lo lar­go de to­do un año, has­ta que con­clu­ya su com­pro­mi­so con la so­cie­dad.

“Tam­bién es­ta­ba ner­vio­sa fue una fu­sión de sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes en­con­tra­das”, hi­zo hin­ca­pié.

Es la se­gun­da hi­ja del ma­tri­mo­nio Do­mín­guez Silva, su her­ma­na Re­gi­na es la pe­que­ña de la ca­sa y Pau­li­na de 24 años.

En­tre sus ta­reas en­co­men­da­das, “voy a tra­ba­jar en con­jun­to con una aso­cia­ción que se lla­ma ‘Son­ríe Con­mi­go’, que con­sis­te en ha­cer un día especial a ni­ños de gru­pos vul­ne­ra­bles”.

“El día que de­je de ser rei­na, no de­ja­ré de ayu­dar a las per­so­nas”

Ma­ri­te­re

Otra de sus ini­cia­ti­vas es rea­li­zar, ‘Rei­na por un Día’, que con­sis­te en vi­si­tar co­mu­ni­da­des, “ya que las ma­yo­ría de las ni­ñas sue­ña con te­ner una co­ro­na y ser rei­nas. Es­ta­ré­mos en es­cue­las, el even­to es pa­ra que vi­van la ex­pe­rien­cia, pe­ro más que la co­ro­na o el ves­ti­do, es con­cien­ti­zar a la ni­ñas de que una rei­na ayu­da a las per­so­nas, es­te es el men­sa­je que quie­ro dar y trans­mi­tir”.

Ma­ri­te­re se con­si­de­ra una ni­ña a quie­nes sus pa­pás Ma­ría Teresa Silva y Víc­tor Ma­nuel Do­mín­guez, siem­pre le en­se­ña­ron a dar lo me­jor co­mo ser hu­mano y ser una per­so­na en­tre­ga­da.

“Des­de chi­qui­ta siem­pre es­tu­ve en gru­pos so­cia­les, to­da la par­te al­truis­ta, Ma­ri­te­re, an­tes de ser rei­na ya lo traía, me gus­ta ayu­dar, es al­go que me mo­ti­va. Creo que pla­near es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des es mi pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to, ver qué pue­do ha­cer pa­ra otras per­so­nas, se es­cu­cha un po­co cli­ché, pe­ro las per­so­nas que me co­no­cen, sa­ben que soy muy en­tre­ga­da, eso me gus­ta y no lo pue­do evi­tar”.

Ha par­ti­ci­pa­do en clubs sien­do for­ma­do­ra de ni­ñas de 12 a 16 años, don­de las guía en va­lo­res, ac­tual­men­te es te­so­re­ra y co­fun­da­do­ra de una fun­da­ción que tra­ba­ja por la ni­ñez gua­na­jua­ten­se que lle­va por nombre ‘Son­ríe Con­mi­go’.

Des­de ha­ce 9 años en la épo­ca de Se­ma­na San­ta, rea­li­za mi­sio­nes, “lle­va­mos des­pen­sas, co­bi­jas y acom­pa­ña­mos a fa­mi­lias de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des. Ser rei­na es una opor­tu­ni­dad pa­ra tra­ba­jar y lle­gar a más”.

Su pri­mer ayu­da fi­lan­tró­pi­ca: “De chi­qui­ta en una pri­me­ra en­tre­ga de ju­gue­tes con mi fa­mi­lia el 6 de enero mi tío Bri­cio Do­mín­guez en­ca­be­za­ba el even­to, nos jun­ta­mos, re­co­lec­ta­mos ju­gue­tes y los lle­va­mos a San­ta Ro­sa, me mar­có mu­cho que a los ni­ños, en especial uno pre­fi­rió los za­pa­tos que el ju­gue­te más pa­dre, ahí es cuan­do te das cuen­ta de la ne­ce­si­dad que hay en la so­cie­dad”.

Rei­na y es­tu­dia tu­ris­mo

Aca­ba de con­cluir el sép­ti­mo se­mes­tre de la li­cen­cia­tu­ra en tu­ris­mo.

“Pri­me­ro que­ría es­tu­diar gas­tro­no­mía, pe­ro mi fa­mi­lia me di­jo que era una ca­rre­ra muy pa­dre, pe­ro que me po­día me­ter a cur­sos”.

De una fa­mi­lia de­di­ca­da al ra­mo de la gas­tro­no­mía re­ci­bió los me­jo­res con­se­jos, “un res­tau­ran­te no so­la­men­te es la co­ci­na, sino to­da la ad­mi­nis­tra­ción”, co­men­ta.

Des­pués op­tó por lo­gís­ti­ca de even­tos y se en­fren­tó a lo mis­mo, “si es­tá sú­per pa­dre tie­nes fa­mi­lia que se en­car­ga de even­tos, te me­tes con ellos y apren­des, en­ton­ces mi pa­pá me lle­vó con un pro­fe­sor pa­ra que me ha­bla­ra de la ca­rre­ra de tu­ris­mo y me di cuen­ta que es muy am­plia, en el que no so­la­men­te gas­tro­no­mía, lo­gís­ti­ca de even­tos, sino que me iba ayu­dar pa­ra te­ner una vi­sión más am­plia co­mo ad­mi­nis­tra­ción e his­to­ria por eso ele­gí tu­ris­mo y me gus­ta mu­cho”.

Co­mo es­tu­dian­te com­par­te cuál es el pa­pel más im­por­tan­te que jue­ga la edu­ca­ción en Mé­xi­co y opina al res­pec­to de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que pre­fie­ren no es­tu­diar.

“Hay que re­sal­tar que la edu­ca­ción no so­la­men­te es la es­cue­la, vie­ne des­de ca­sa y nues­tros ami­gos. Creo que es im­por­tan­te los es­tu­dios por­que son una de­fen­sa que nos van a ayu­dar pa­ra el res­to de nues­tra vi­da. Y tam­bién res­pe­to a las per­so­nas que de­ci­den no es­tu­diar pa­ra ir en bus­ca de sus sue­ños, se va­le, co­noz­co per­so­nas que no han es­tu­dia­do y han lle­ga­do muy le­jos”.

En tan­to apun­tó que mien­tras se ten­ga ese amor, pa­sión y creas en sí mis­mo se pue­de lle­gar a don­de ca­da per­so­na se lo pro­pon­ga.

Fotos: ro­ge­lio león

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.