Jo­sé Ig­na­cio Chá­vez se alis­ta pa­ra el in­ter­tecs 2018

“hay que ga­nar­le Al sol pa­ra que el cuer­po Aguan­te”, di­ce en en­tre­vis­ta es­te jo­ven de­por­tis­ta, que des­de jo­ven lu­cha por con­se­guir sus pro­pó­si­tos gra­cias A su cons­tan­cia y dis­ci­pli­na co­mo co­rre­dor

Correo - Conexiones - - Así se juega - Tex­to: ser­gio mal­do­na­do

No ca­be du­da que cuan­do se quie­re se pue­de, por lo me­nos las ga­nas de des­ta­car en el de­por­te nunca se pier­den aun­que pa­ra ello pa­sen mu­chos años.

La his­to­ria que en­vuel­ve a Jo­sé Ig­na­cio Chá­vez Ri­ve­ra, es­tu­dian­te del quin­to se­mes­tre de la in­ge­nie­ría en Agro­no­mía, quien se re­la­cio­na con esa fra­se triun­fa­do­ra, que in­ci­ta a las per­so­nas a se­guir lu­chan­do por un ob­je­ti­vo, lo cual ron­da en su ca­be­za des­de que te­nía 9 años.

En aque­lla oca­sión Ig­na­cio tre­pa­ba por los trac­to­ca­mio­nes de su abue­lo en com­pa­ñía de su pri­ma, subía, ba­ja­ba y co­rría co­mo cual­quier ni­ño sano de su edad, sin em­bar­go en un des­cui­do res­ba­ló y su pie que­dó ato­ra­do en­tre los fie­rros cuan­do los ten­do­nes de la ro­di­lla se re­ven­ta­ron, ese fue el pri­mer obs­tácu­lo de la vi­da que lo­gró li­brar des­pués de dos años de re­cu­pe­ra­ción mien­tras su de­seos de ju­gar fut­bol se in­cre­men­ta­ban con el tiem­po.

“Du­ré mu­cho tiem­po en re­cu­pe­ra­ción, co­mo dos años, con apa­ra­tos y mu­chas co­sas que me pu­sie­ron en la pier­na, pe­ro mi pa­pá siem­pre me cui­da­ba y me prohi­bie­ron ju­gar fut­bol, siem­pre me que­dé con la in­quie­tud que to­dos te­ne­mos des­de ni­ños, de ju­gar fut­bol pro­fe­sio­nal”.

Su vi­da trans­cu­rrió co­mo un jo­ven nor­mal de su edad, apo­yan­do en el ne­go­cio fa­mi­liar de su abue­lo y en las ta­reas de su ca­sa, sin em­bar­go le fue prohi­bi­do re­gre­sar al ba­lon­pié, sin el con­sen­ti­mien­to de su pa­dre bus­ca­ba con­cre­tar su sue­ño, po­ner to­da se ener­gía y con­ti­nuó prac­ti­can­do has­ta que nue­va­men­te lle­gó la se­gun­da prue­ba y en una ma­la ju­ga­da se re­ven­tó los me­nis­cos y fue ope­ra­do de nue­va cuen­ta.

La re­cu­pe­ra­ción fue más rá­pi­da y se man­tu­vo in­mó­vil al me­nos 4 me­ses, lo que le sir­vió ade­más, pa­ra en­ten­der que el fut­bol no era pa­ra él y tras el pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción co­men­zó a ca­mi­nar, a tro­tar y des­pués a co­rrer.

Su evo­lu­ción fue rá­pi­da y des­de ha­ce 6 me­ses se de­di­ca al atle­tis­mo, lo cual le abo­na pa­ra con­ti­nuar sus ob­je­ti­vos pe­ro de ma­ne­ra dis­tin­ta ya que pre­ten­de con­cur­sar y re­pre­sen­tar a su al­ma ma­ter.

To­dos los días se le­van­ta a las 5:30 ho­ras, se pre­pa­ra y a las 6 co­mien­za su ru­ti­na con 15 mi­nu­tos de ca­len­ta­mien­to, es­ti­ra­mien­tos, se­ries pa­ra in­cre­men­tar la re­sis­ten­cia y un po­co del plan que ha­ya ba­ja­do de In­ter­net pa­ra do­cu­men­tar­se..

“Hay que ga­nar­le al sol pa­ra que el cuer­po aguan­te, hay ve­ces que ter­mino po­co an­tes de las 10 ó des­pués pa­ra que el cuer­po se adap­te a la tem­pe­ra­tu­ra na­tu­ral, he vis­to que las com­pe­ten­cias a ve­ces las pro­gra­man a me­dio día, 10 de la ma­ña­na, hay que es­tar acli­ma­ta­do”.

Ig­na­cio Chá­vez prac­ti­ca to­dos los días aun­que sin la ayu­da de un pro­fe­sio­nal, que pu­die­ra en­cau­sar su ac­ti­vi­dad pa­ra lle­gar a ser un pro­fe­sio­nal.

“Yo em­pe­cé a co­rrer por mi cuen­ta, pe­ro una vez en­tre­nan­do se acer­có la li­cen­cia­da Inés Du­rán, quien me vio cua­li­da­des y me pi­dió in­for­ma­ción de có­mo me es­ta­ba pre­pa­ran­do, pe­ro le con­tes­té lo mis­mo y que era con mis pro­pios me­dios”.

Ase­gu­ró su pró­xi­ma me­ta es la de par­ti­ci­par en los In­ter­tecs del 2018, mien­tras acu­mu­la tiem­po pa­ra con­ti­nuar su preparación. “Lo voy a lo­grar, si no me apo­yan, voy a bus­car la ma­ne­ra de lle­gar aun­que sea por re­pre­sen­tar a otra es­cue­la, sin du­da, lo voy a lo­grar”, ase­gu­ró.

Fotos: da­niel pe­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.