Cui­da­do hom­bres… detecten la depresion

En mu­chas de las oca­sio­nes, pue­de ser dis­fra­za­da pa­ra evitar que se no­te, pe­ro tam­bién se ne­ce­si­ta de ayu­da pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Se­gún ex­per­tos de Ma­yo cli­nic, és­tas tam­bién pue­den ser se­ña­les de de­pre­sión mas­cu­li­na.

La de­pre­sión pue­de afec­tar a los hom­bres de ma­ne­ra di­fe­ren­te que a las mu­je­res. cuan­do los hom­bres tie­nen de­pre­sión, pue­de es­tar en­mas­ca­ra­da por un com­por­ta­mien­to de adap­ta­ción na­da sano. Por va­rias ra­zo­nes, y con fre­cuen­cia, la de­pre­sión mas­cu­li­na no se diag­nos­ti­ca y pue­de te­ner con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras cuan­do no se tra­ta; sin em­bar­go, usual­men­te me­jo­ra con el tra­ta­mien­to.

cómo de­tec­tar la de­pre­sión mas­cu­li­na

Las se­ña­les y los sín­to­mas de la de­pre­sión pue­den ser di­fe­ren­tes en los hom­bres y las mu­je­res. Los pri­me­ros tien­den a usar des­tre­zas dis­tin­tas pa­ra el afron­ta­mien­to — tan­to sa­nas co­mo no muy sa­nas — de aque­llas que usan las mu­je­res. no es cla­ro por qué los hom­bres y las mu­je­res pue­den ex­pe­ri­men­tar la de­pre­sión de for­ma dis­tin­ta. Pro­ba­ble­men­te se in­clu­yen va­rios fac­to­res, co­mo la quí­mi­ca ce­re­bral, las hor­mo­nas y las ex­pe­rien­cias de vi­da.

co­mo las mu­je­res, los hom­bres con de­pre­sión pue­den:

sen­tir­se tris­tes o con sen­sa­ción de es­tar va­cíos sen­tir­se ex­tre­ma­da­men­te can­sa­dos

Te­ner di­fi­cul­tad pa­ra dor­mir no go­zar de las ac­ti­vi­da­des que dis­fru­ta­ban en el pa­sa­do

otros com­por­ta­mien­tos en los hom­bres, que pue­den ser se­ña­les de de­pre­sión — pe­ro que no se re­co­no­cen co­mo ta­les — in­clu­yen:

com­por­ta­mien­to es­ca­pis­ta, co­mo pa­sar mu­cho tiem­po en el tra­ba­jo o en los de­por­tes. con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol o de dro­gas com­por­ta­mien­to con­tro­la­dor, vio­len­to o abu­si­vo irri­ta­bi­li­dad o ira inapro­pia­da com­por­ta­mien­to ries­go­so, co­mo con­du­cir en for­ma im­pru­den­te

co­mo es­tos com­por­ta­mien­tos po­drían se­ña­lar o coin­ci­dir con otros pro­ble­mas de sa­lud men­tal, la ayu­da pro­fe­sio­nal es la cla­ve pa­ra un diag­nós­ti­co pre­ci­so y tra­ta­mien­to apro­pia­do

sin diag­nós­ti­co

con fre­cuen­cia, la de­pre­sión en los hom­bres no se diag­nos­ti­ca por va­rias ra­zo­nes, en­tre ellas:

no re­co­no­cer la de­pre­sión co­mo tal. Pue­des pen­sar que sen­tir­te tris­te o emo­cio­nal es siem­pre el sín­to­ma prin­ci­pal de de­pre­sión, pe­ro pa­ra mu­chos hom­bres no lo es. Por ejem­plo, los do­lo­res de ca­be­za, los pro­ble­mas di­ges­ti­vos, la fa­ti­ga, la irri­ta­bi­li­dad o el do­lor cró­ni­co pue­den al­gu­nas ve­ces in­di­car de­pre­sión. tam­bién pue­den in­di­car­la sen­tir­te ais­la­do o bus­car dis­trac­cio­nes pa­ra evitar li­diar con los sen­ti­mien­tos o las re­la­cio­nes.

res­tar im­por­tan­cia a las se­ña­les y los sín­to­mas

Pue­des no re­co­no­cer cuán­to te afec­tan tus sín­to­mas o no que­rer ad­mi­tir­te a ti mis­mo, o a al­guien más, que es­tás de­pri­mi­do. Pe­ro ig­no­rar, re­pri­mir o en­mas­ca­rar la de­pre­sión con com­por­ta­mien­tos que no son sa­nos no ha­rá que és­ta des­apa­rez­ca.

ne­gar­te a ha­blar de los sín­to­mas de de­pre­sión

al ser hom­bre, pue­des no es­tar có­mo­do ha­blan­do so­bre tus sen­ti­mien­tos con fa­mi­lia­res o ami­gos, por no men­cio­nar con un pro­fe­sio­nal mé­di­co. co­mo mu­chos hom­bres, pue­des ha­ber apren­di­do a en­fa­ti­zar el au­to­con­trol. Pue­des pen­sar que no es vi­ril ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes aso­cia­dos con la de­pre­sión y en su lu­gar, tra­tas de re­pri­mir­los.

re­sis­tir­te al tra­ta­mien­to de sa­lud men­tal

aun­que sos­pe­ches que tie­nes una de­pre­sión, pue­des evitar el diag­nós­ti­co o re­cha­zar el tra­ta­mien­to. Pue­de que te nie­gues a ob­te­ner ayu­da por­que te preo­cu­pa que el es­tig­ma de de­pre­sión pu­die­ra da­ñar tu ca­rre­ra o ha­cer que tus fa­mi­lia­res o ami­gos te pier­dan el res­pe­to.

de­pre­sión mas­cu­li­na y sui­ci­dio

aun­que las mu­je­res in­ten­tan sui­ci­dar­se con más fre­cuen­cia que

los hom­bres, és­tos tie­nen una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de lo­grar el sui­ci­dio. eso es por­que ellos: uti­li­zan mé­to­dos po­ten­cial­men­te más le­ta­les, co­mo las pis­to­las ac­túan más rá­pi­da­men­te cuan­do tie­nen pen­sa­mien­tos sui­ci­das dan me­nos se­ña­les de alar­ma, co­mo ha­blar acer­ca del sui­ci­dio

si tie­nes pen­sa­mien­tos sui­ci­das

si pien­sas que pue­des las­ti­mar­te o vas a in­ten­tar sui­ci­dar­te, con­si­gue ayu­da aho­ra mis­mo:

Lla­ma de in­me­dia­to al 911 o al nú­me­ro lo­cal de ur­gen­cias

Bus­ca ayu­da en ins­ti­tu­cio­nes que dan apo­yo psi­co­ló­gi­co

si tie­nes pen­sa­mien­tos sui­ci­das, pe­ro no es­tás pla­nean­do en ha­cer­te da­ño in­me­dia­ta­men­te, pi­de ayu­da.

Ha­bla con un ami­go cer­cano o con un ser que­ri­do — aun­que pue­da ser di­fí­cil pa­ra ti ha­blar so­bre tus sen­ti­mien­tos

con­tac­ta a un mi­nis­tro, lí­der es­pi­ri­tual o a al­guien en tu co­mu­ni­dad re­li­gio­sa

con­si­de­ra unir­te a un gru­po de hom­bres en que se ha­ble so­bre sa­lud y don­de se tra­te el te­ma de la de­pre­sión

Pi­de una con­sul­ta con tu mé­di­co u otro pro­fe­sio­nal de sa­lud o sa­lud men­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.