Cuidado Con las emo­cio­nes de tus hi­jos

En oca­sio­nes un re­ga­ño, una ale­gría o un gol­pe pue­den mar­car a tus hi­jos de por vi­da, pues su ca­rác­ter se for­ma en los pri­me­ros años y con ello sus in­se­gu­ri­da­des pue­den au­men­tar.

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Aque­llos quie­nes cui­dan, guían, co­bi­jan, aprue­ban o re­prue­ban nues­tras ac­cio­nes, son nues­tros pa­dres, y no hay for­ma de de­ba­tir, por­que cuan­do se ha­ce al­go que es de su agra­do, de in­me­dia­to hay una re­com­pen­sa que ge­ne­ra, por lo re­gu­lar un bie­nes­tar fí­si­co y emo­cio­nal en el ni­ño; por el con­tra­rio, cuan­do se ha­ce al­go que va en con­tra de los idea­les de pa­pá y ma­má, hay una ac­ción ca­si in­me­dia­ta, que ge­ne­ra al­gún ti­po de ma­les­tar fí­si­co o emo­cio­nal en el me­nor, dan­do la in­di­ca­ción de que eso es in­co­rrec­to.

NO ES QUE EXIS­TA MA­LI­CIA EN LOS PA­DRES

Las pri­me­ras eta­pas de vi­da del me­nor, au­na­do al víncu­lo afec­ti­vo que tie­ne pa­ra con sus pa­dres, mar­ca­rá en gran par­te el rum­bo de su vi­da y has­ta cierto pun­to, la vi­sión que tie­ne so­bre la mis­ma.

Y es que, en oca­sio­nes, de adul­tos po­de­mos com­pren­der los pro­ble­mas o trau­mas que se tu­vie­ron en la in­fan­cia y dar­le el so­por­te ra­cio­nal que di­ce: “no pa­sa na­da”, “ya su­ce­dió” o “ya lo su­pe­ré”. Y hoy quie­ro de­cir­te al­go, los trau­mas po­drán ser en­te­rra­dos, pe­ro ja­más ol­vi­da­dos. en al­gún mo­men­to, esos trau­mas sal­drán de las peo­res for­mas, ya sea con al­te­ra­cio­nes fí­si­cas o emo­cio­na­les, re­per­cu­tien­do en nues­tra sa­lud o en nues­tras re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les.

LOS TRAU­MAS LLE­GA­RON A OCU­PAR UN ES­PA­CIO EN EL CE­RE­BRO

Y mien­tras és­tos no sean tra­ba­ja­dos, en nues­tra edad adul­ta, las si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas o con­flic­ti­vas, ha­rán que és­tas he­ri­das emo­cio­na­les sur­jan de ma­ne­ra cons­cien­te o in­cons­cien­te, co­mo res­pues­ta a las ame­na­zas que es­tán re­ci­bien­do.

LAS HE­RI­DAS EMO­CIO­NA­LES PUE­DEN SER NUES­TRAS COM­PA­ÑE­RAS TO­DA LA VI­DA

Y po­de­mos es­cu­dar­nos con fra­ses co­mo: “así soy yo”, “siem­pre eh si­do así” o “así es­toy acos­tum­bra­do”, pa­ra cu­brir las ca­ren­cias o ex­ce­sos que die­ron ori­gen a com­por­ta­mien­tos ne­ga­ti­vos en nues­tra edad adul­ta. Y que, el no ha­cer cons­cien­te lo que es­ta­mos vi­vien­do en la ac­tua­li­dad, nos con­de­na­rá a se­guir re­pi­tien­do una y otra vez el mis­mo pa­trón, la mis­ma con­duc­ta, te­ner la mis­ma ac­ti­tud.

Has­ta que sea­mos cons­cien­tes de nues­tra reali­dad, com­pren­da­mos el por qué de nues­tras res­pues­tas y tra­ba­je­mos en ellas, po­dre­mos li­be­rar­nos de esas ca­de­nas que nos ha­cen pri­sio­ne­ros de nues­tro pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.