EL PO­DER DE LAS FRU­TAS Y LAS VER­DU­RAS

Un ele­va­do con­su­mo en la in­fan­cia de azú­ca­res y ali­men­tos pro­ce­sa­dos y ba­jo en fru­tas y ver­du­ras es un fac­tor de ries­go de en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

Correo - Ocio Dominical - - VIDA SANA -

Es­te pa­trón ali­men­ta­rio du­ran­te la in­fan­cia se re­la­cio­na con el es­ta­do in­fla­ma­to­rio, que man­te­ni­do en el tiem­po se vin­cu­la a fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar cu­ya apa­ri­ción es ca­da vez a eda­des más tem­pra­nas. La in­fla­ma­ción es un es­ta­do me­ta­bó­li­co ca­rac­te­ri­za­do por una res­pues­ta an­te un agen­te ex­terno, que li­be­ra sus­tan­cias que ayu­dan a la re­pa­ra­ción de los te­ji­dos. La in­fla­ma­ción pue­de es­tar con­di­cio­na­da por la pre­sen­cia de obe­si­dad o tam­bién al­gu­nos es­ti­los de vi­da, co­mo la ali­men­ta­ción.

Des­de ha­ce al­gu­nos años se ha ob­ser­va­do que la in­fla­ma­ción man­te­ni­da en el tiem­po, tam­bién lla­ma­da in­fla­ma­ción cró­ni­ca de ba­jo gra­do, se re­la­cio­na con fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar, cu­ya apa­ri­ción es ca­da vez a eda­des más tem­pra­nas.

El gru­po de in­ves­ti­ga­ción GENUD, de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, de Es­pa­ña, ha pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en la re­vis­ta ‘Eu­ro­pean Jour­nal of Nu­tri­tion’ un es­tu­dio en el que se mues­tra la aso­cia­ción en­tre los pa­tro­nes ali­men­ta­rios y el es­ta­do in­fla­ma­to­rio en ni­ños eu­ro­peos.

La in­ves­ti­ga­do­ra Esther Gon­zá­lez y el res­to de co­la­bo­ra­do­res se ba­sa­ron en da­tos del es­tu­dio IDEFICS (Iden­ti­fi­ca­tion and pre­ven­tion of die­tary- and li­festy­le-in­du­ced health ef­fects in chil­dren and in­fants study).

Se tra­ta de un es­tu­dio mul­ti­cén­tri­co rea­li­za­do en nue­ve paí­ses Eu­ro­peos: Bélgica, Chi­pre, Es­to­nia, Ale­ma­nia, Hun­gría, Ita­lia, Es­pa­ña y Sue­cia, en los que se rea­li­za­ron me­di­cio­nes en los co­le­gios a los ni­ños de 2 a 9 años.

Hu­bo dos mo­men­tos de me­di­ción: en el cur­so 2007-2008 (me­di­da ini­cial) y, dos años des­pués, en el cur­so 2009-2010 (me­di­da de se­gui­mien­to). Los re­sul­ta­dos pu­bli­ca­dos se ba­san en más de 4.000 ni­ños par­ti­ci­pan­tes en el

ci­ta­do es­tu­dio.

IM­POR­TAN­CIA DE UNA DIE­TA SA­LU­DA­BLE

Los re­sul­ta­dos de es­te es­tu­dio po­nen de ma­ni­fies­to la im­por­tan­cia de una die­ta sa­lu­da­ble des­de las eta­pas más pre­co­ces de la vi­da. La dis­mi­nu­ción de ali­men­tos azu­ca­ra­dos y pro­ce­sa­dos jun­to con el au­men­to de los ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal en la in­fan­cia es ne­ce­sa­ria, con el fin de evi­tar el es­ta­do in­fla­ma­to­rio y, con ello, dis­mi­nuir el ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en el fu­tu­ro.

El pre­sen­te es­tu­dio for­ma par­te de la te­sis de Esther Gon­zá­lez, que la de­fen­dió el 12 de ju­nio en la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za y lle­va por tí­tu­lo “Nu­tri­ción, in­fla­ma­ción y ries­go me­ta­bó­li­co en ni­ños y ado­les­cen­tes Eu­ro­peos”.

El gru­po de in­ves­ti­ga­ción GENUD per­te­ne­ce al Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Sa­ni­ta­ria de Ara­gón (IIS), al Ins­ti­tu­to Agroa­li­men­ta­rio de Ara­gón (IA2) y al Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca en Red de la Fi­sio­pa­to­lo­gía de la Obe­si­dad y Nu­tri­ción (CIBEROBN).

TRES PA­TRO­NES

En es­ta mues­tra, se iden­ti­fi­ca­ron tres pa­tro­nes ali­men­ta­rios: el pa­trón “pro­teí­na ani­mal e hi­dra­tos de car­bono re­fi­na­dos”, el pa­trón “ali­men­tos azu­ca­ra­dos y pro­ce­sa­dos” y el pa­trón “sa­lu­da­ble”. Es­tos pa­tro­nes se iden­ti­fi­ca­ron se­gún un cues­tio­na­rio de fre­cuen­cia de con­su­mo de ali­men­tos que in­cluía 41 ítems ali­men­ta­rios.

Aque­llos ni­ños que se in­cluían en el pa­trón “ali­men­tos azu­ca­ra­dos y pro­ce­sa­dos” te­nían una fre­cuen­cia de con­su­mo ele­va­da de pro­duc­tos azu­ca­ra­dos co­mo zu­mos de fru­tas, re­fres­cos azu­ca­ra­dos y dietéticos, ce­rea­les azu­ca­ra­dos, cre­mas de cho­co­la­te, két­chup, cho­co­la­tes, ca­ra­me­los, galletas/ pas­tas y he­la­do.

Asi­mis­mo, pre­sen­ta­ban una ma­yor fre­cuen­cia de con­su­mo de pa­ta­tas fritas, em­bu­ti­dos, car­ne, ma­yo­ne­sa, ham­bur­gue­sas, sal­chi­chas, ke­babs y una ba­ja fre­cuen­cia de ve­ge­ta­les co­ci­dos, fru­ta fres­ca, agua, ce­rea­les integrales, yo­gurt, pes­ca­do, que­so o pas­ta, en com­pa­ra­ción con los otros dos pa­tro­nes.

El gru­po de in­ves­ti­ga­ción GENUD, coor­di­na­do por el pro­fe­sor Luis Mo­reno, ha com­pro­ba­do que los ni­ños que se man­te­nían en el pa­trón “ali­men­tos azu­ca­ra­dos y pro­ce­sa­dos”, pre­sen­ta­ban un 39 por cien­to más de pro­ba­bi­li­da­des de te­ner un es­ta­do in­fla­ma­to­rio ele­va­do, en com­pa­ra­ción con aque­llos ni­ños que se in­cluían en el pa­trón sa­lu­da­ble, in­de­pen­dien­te­men­te del gé­ne­ro, edad, edu­ca­ción pa­ren­tal, ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral, zo­na geo­grá­fi­ca y me­di­ca­ción pre­via a la ex­trac­ción san­guí­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.