ESCÚCHATE Y HAZLE CA­SO A LA CO­RA­ZO­NA­DA

En oca­sio­nes las du­das y te­mo­res ha­cen que to­me­mos ma­las de­ci­sio­nes, por ello es me­jor pri­me­ro ana­li­zar bien la si­tua­ción y es­cu­char­nos a no­so­tros mis­mos sin que na­die in­ter­fie­ra.

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

¿no sa­bes qué de­ci­sión to­mar? ¿Te en­cuen­tras per­di­do con va­rias op­cio­nes qué es­co­ger? en­ton­ces es im­por­tan­te que ha­gas al­go que no has te­ni­do en cuen­ta: escúchate.

es­ta­mos cons­tan­te­men­te ro­dea­dos de rui­do. Los co­ches, la te­le­vi­sión, la mú­si­ca, la gen­te en la ciu­dad… To­do es­to ha­ce que, de al­gu­na ma­ne­ra, hu­ya­mos del si­len­cio.

es al­go que no po­de­mos evi­tar. sin em­bar­go, to­do es­to nos ha afec­ta­do has­ta el pun­to de no brin­dar­nos un es­pa­cio de tiem­po pa­ra es­cu­char­nos, pa­ra es­tar con no­so­tros mis­mos en si­len­cio.

Pue­de que al prin­ci­pio nos re­sul­te di­fí­cil y nos pon­ga­mos in­clu­so ner­vio­sos in­ten­tan­do prac­ti­car mind­ful­ness o la me­di­ta­ción pa­ra po­der lle­gar a es­to.

no obs­tan­te, la cons­tan­cia y su­pe­rar es­ta pri­me­ra ba­rre­ra val­drán la pe­na.

DE­JA DE HUIR DE TI Y ESCÚCHATE

escúchate no so­lo pa­ra to­mar la de­ci­sión co­rrec­ta en el mo­men­to ade­cua­do, sino tam­bién pa­ra re­sol­ver to­dos aque­llos pro­ble­mas que pue­des es­tar ex­pe­ri­men­tan­do.

Pen­sar de­ma­sia­do las co­sas, po­ner so­bre la me­sa sus pros y sus con­tras es al­go a lo que le he­mos da­do mu­cho más pe­so que al me­ro he­cho de se­guir nues­tro ins­tin­to.

sin em­bar­go, pa­ra po­der de­jar­nos lle­var por nues­tra in­tui­ción, esa que nun­ca fa­lla y que siem­pre nos lle­va a to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes, es ne­ce­sa­rio es­cu­char­nos a no­so­tros mis­mos.

¿Por qué hui­mos de es­to? La res­pues­ta se en­cuen­tra en que na­die nos ha en­se­ña­do a ha­cer­lo, ya que siem­pre nos he­mos cen­tra­do más en el ex­te­rior que en nues­tro in­te­rior.

Ade­más, a es­to hay que su­mar­le la im­pa­cien­cia y el mie­do. el te­mor a que las ho­ras pa­sen sin sen­ti­do mien­tras nos de­di­ca­mos un tiem­po a no­so­tros, al­go que con­si­de­ra­mos un des­per­di­cio.

Pe­ro, so­bre to­do, el mie­do a po­der en­con­trar par­tes que no nos gus­tan y te­ner que ob­ser­var­las.

LOS BE­NE­FI­CIOS QUE TIE­NE ES­CU­CHAR­SE A UNO MIS­MO

escúchate, pe­ro no só­lo pa­ra to­mar bue­nas de­ci­sio­nes, sino tam­bién pa­ra be­ne­fi­ciar­te de to­do lo que es­to pue­de apor­tar­te.

Los dos be­ne­fi­cios de los que a con­ti­nua­ción

te ha­bla­re­mos tie­nen mu­cha im­por­tan­cia pa­ra to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes y du­dar lo me­nos po­si­ble al ha­cer­lo.

1. TE CO­NO­CES MU­CHO ME­JOR

si quie­res to­mar bue­nas o me­jo­res de­ci­sio­nes sin du­dar, es im­por­tan­te que se­pas qué es lo que quie­res, qué te mo­ti­va y ha­cia dón­de te quie­res di­ri­gir.

Pe­ro, ¿có­mo ha­cer es­to si no te co­no­ces? es to­tal­men­te im­po­si­ble. Por eso, de­di­car­te tiem­po a ti, a es­cu­char­te, te ayu­da­rá a sa­ber mu­chas co­sas so­bre ti mis­mo.

es im­por­tan­te que se­pas que mu­chas no te gus­ta­rán. Qui­zás des­cu­bras que guar­das ren­cor, que eres muy crí­ti­co con los de­más… Pe­ro, ¿sa­bes qué? sa­ber es­to es im­por­tan­te, por­que so­lo así pue­des cam­biar­lo.

no nie­gues esas par­tes de ti que no te gus­tan. Tam­po­co te asus­tes y mi­res pa­ra otro la­do. escúchate y te da­rás cuen­ta de lo mu­cho que te vas a en­ri­que­cer.

2. APREN­DES A PRIORIZARTE

es­to es muy ne­ce­sa­rio, por­que ten­de­mos siem­pre a dar­le im­por­tan­cia a los de­más. Por ello, mu­chas ve­ces, bus­ca­mos su apro­ba­ción.

To­do es­to pue­de ser un pro­ble­ma cuan­do es­ta­mos en pleno pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes. Y es que, si es­pe­ra­mos a que los de­más den su vis­to bueno, ¡pue­de que no es­te­mos es­co­gien­do la me­jor!

Las per­so­nas tie­nen opi­nio­nes di­fe­ren­tes y, en sus vi­das, ha­brían op­ta­do por ca­mi­nos muy ale­ja­dos del nues­tro.

sin em­bar­go, es­ta es nues­tra vi­da, so­mos no­so­tros los ca­pi­ta­nes. si nos de­ja­mos lle­var por opi­nio­nes aje­nas no lle­ga­re­mos a buen puer­to.

Así que si apren­de­mos a es­cu­char­nos, apren­de­re­mos tam­bién a prio­ri­zar­nos en to­dos los sen­ti­dos.

escúchate por­que es­to te va a per­mi­tir co­no­cer­te me­jor y así to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes.

Por­que mu­chas ve­ces sen­tir­te per­di­do en el mo­men­to de ele­gir es una aler­ta so­bre que tie­nes que mi­rar un po­co en tu in­te­rior, bu­cear en ti.

cuan­do seas ca­paz de es­cu­char­te te da­rás cuen­ta de que qui­zás bus­ca­bas la apro­ba­ción de los de­más o de que ha­bía una gran in­se­gu­ri­dad en ti que te im­pe­día de­ci­dir con se­gu­ri­dad.

Hay mu­chas co­sas que pue­den es­tar in­flu­yen­do en tus to­mas de de­ci­sio­nes.

escúchate, co­nó­ce­te, des­cú­bre­te y ¡va­mos allá!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.