Amo­res To­xi­cos

Sen­tir el agra­da­ble eli­xir del amor es el sen­ti­mien­to más in­ten­so que po­de­mos ex­pe­ri­men­tar, pe­ro no siem­pre es el país de ma­ra­vi­llas que mu­chos ima­gi­nan

Correo - Ocio Dominical - - EJERCICIO -

Es­ta­mos en cons­tan­te bús­que­da de su­plir esas ca­ren­cias o va­cíos afec­ti­vos que nos en­se­ñen una reali­dad fal­sa del amor ideal o ver­da­de­ro, el amor se es­pe­cia­li­za en ver la per­so­na ama­da tan ma­ra­vi­llo­sa, que es fá­cil lle­gar al pun­to de idea­li­zar­la.

Es im­po­si­ble vi­vir sin ella por­que sen­ci­lla­men­te lle­na nues­tros va­cíos y ocul­ta nues­tros mie­dos lle­ván­do­nos a la de­pen­den­cia emo­cio­nal. La au­to­su­ges­tión y el amor son muy di­fe­ren­tes, pe­ro los se­pa­ra una fron­te­ra muy pe­que­ña y frá­gil en la que se pue­de caer fá­cil­men­te sin dar­se cuen­ta y em­pu­jar­nos a com­por­ta­mien­tos des­truc­ti­vos co­mo la do­mi­na­ción dis­fra­za­da de pro­tec­ción ola su­mi­sión re­fle­ja da en ob­se­sión y co­de­pen­den­cia por al­guien, so­lo es ne­ce­sa­rio que al­go nos lla­me de­ma­sia­do la aten­ción pa­ra co­men­zar a con­ven­cer­nos que sin du­da esa per­so­na es ma­ra­vi­llo­sa, con­vir­tien­do lo ne­ga­ti­vo en bueno y lo bueno en ex­tra­or­di­na­rio, se pier­de la cla­ri­dad pa­ra ver y eva­luar ca­da com­por­ta­mien­to de es­ta per­so­na ama­da has­ta el pun­to de jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble, so­lo por el he­cho de no per­mi­tir que na­die des­tru­ya nues­tro cas­ti­llo de sue­ños fal­sos e ima­gi­na­rios ba­sa­dos en amo­res tó­xi­cos.

AMO­RES TÓ­XI­COS

Los amo­res tó­xi­cos se re­fle­jan cuan­do per­de­mos el con­trol de nues­tras ac­cio­nes, to­das con una dis­cul­pa siem­pre dis­pues­ta a per­do­nar o jus­ti­fi­car los erro­res o com­por­ta­mien­tos des­truc­ti­vos de la per­so­na idea­li­za­da.

Al­gu­nas per­so­nas van de re­la­ción en re­la­ción, de pa­re­ja en pa­re­ja bus­can­do lo que les ha­ce fal­ta en su in­te­rior, mu­chos va­cíos sig­ni­fi­ca mu­chas de­bi­li­da­des emo­cio­na­les, por eso cae­mos en la fá­cil ten­den­cia de enamo­rar­nos con tan­ta fre­cuen­cia de per­so­nas que mu­chas ve­ces ni si­quie­ra nos to­ma­mos el tiem­po de co­no­cer bien, so­lo el he­cho de ser acep­ta­dos y re­ci­bir un tra­to ini­cial agra­da­ble y ca­ri­ño­so, ha­ce que es­ta per­so­na ya se con­vier­ta en ins­tru­men­to de de­seo y po­se­sión, ge­ne­ran­do una per­cep­ción de pro­pie­dad ne­ga­ti­va que so­lo nos mues­tra la te­rri­ble ca­ra de la ob­se­sión amo­ro­sa, tan co­mún y des­truc­ti­va den­tro de los amo­res tó­xi­cos.

Al es­tar lle­nos de fra­gi­li­da­des afec­ti­vas, ha­ce que no so­lo les bas­te con la sua­vi­dad y dul­zu­ra de una mu­jer, o con la for­ta­le­za y pro­tec­ción de un hom­bre, los amo­res tó­xi­cos siem­pre exi­gen más, por­que ne­ce­si­tan más, re­quie­ren so­bre­pro­tec­ción, que los guíen, los ayu­den y les di­gan có­mo de­ben pen­sar y ac­tuar pa­ra en­con­trar se­gu­ri­dad y ta­par su des­con­fian­za.

Si no se cuen­ta con esa fuer­za ex­ter­na, sus in­ten­tos de en­fren­tar si­tua­cio­nes o to­mar de­ci­sio­nes se ven men­tal­men­te afec­ta­das por la in­se­gu­ri­dad ha­cia ellos mis­mos.

AMO­RES PE­LI­GRO­SOS

Exis­ten va­rios ti­pos de amo­res tó­xi­cos los cua­les re­cu­rren a di­fe­ren­tes es­tra­te­gias pa­ra ex­pre­sar su ten­den­cia a si­tua­cio­nes in­co­mo­das, en­fer­mas y des­truc­ti­vas, aquí al­gu­nas pa­ra que pue­dan iden­ti­fi­car es­te ti­po de amo­res Tó­xi­cos:

El Hos­ti­gan­te

Quie­re ser el co­mien­zo y el fi­nal de to­do lo que ten­ga que ver con su pa­re­ja, bus­ca ser el cen­tro de aten­ción y exi­ge que pa­se con él o ella la ma­yor par­te del tiem­po, ale­ján­do­los de ami­gos y has­ta la pro­pia fa­mi­lia pa­ra ce­rrar ca­da vez más el circu­lo de per­so­nas que in­ter­ac­túan den­tro de su en­torno.

El Vi­gi­lan­te

Es aquel que no per­mi­te que su mu­jer o su hom­bre se re­la­cio­ne con otras per­so­nas las cua­les en­cie­rra en su bur­bu­ja de po­se­sión pa­ra fre­nar cual­quier in­ten­to que ame­na­ce su es­ta­bi­li­dad y la pro­pie­dad que ejer­ce so­bre ellos, su con­duc­ta pre­fe­ri­da los ce­los.

El Nar­ci­sis­ta

Es aquel que se com­por­ta co­mo los ni­ños pe­que­ños y su egoís­mo por las co­sas que quie­ren, así no las ne­ce­si­ten, su ego ac­túa mos­tran­do una preo­cu­pa­ción ex­ce­si­va por sí mis­mo. Irra­dian fal­ta de in­te­rés por los de­más, fuer­te sen­ti­do de su­pe­rio­ri­dad e in­to­le­ran­cia an­te las crí­ti­cas por­que só­lo es­pe­ra ha­la­gos de los de­más, tam­bién es du­ro, crí­ti­co y cruel con su pa­re­ja pa­ra ha­cer de ella una per­so­na su­mi­sa y obe­dien­te.

El per­fec­cio­nis­ta

Son per­so­nas que aman los ex­tre­mos y no di­fe­ren­cian los lí­mi­tes, son pro­cli­ves a juz­gar la es­pon­ta­nei­dad y la li­ber­tad de rom­per mol­des que ex­pre­san au­to­no­mía de per­so­na­li­dad en su pa­re­ja, til­dan es­te ti­po de con­duc­tas co­mo fal­ta de au­to­con­trol. Es­te ti­po de amo­res Tó­xi­cos no pa­re­ce pe­li­gro­so pe­ro al que­rer te­ner con­trol de to­do, no se ama la ver­dad so­lo el or­den y la pul­cri­tud y no aceptan ese so­bre­sal­to de emo­cio­nes que es tan co­mún en el amor ver­da­de­ro.

El vio­len­to

Es el ti­po de per­so­na que pa­ra im­po­ner su ley en la pa­re­ja re­cu­rre a la vio­len­cia co­mo ex­pre­sión de do­mi­nio, cuan­do ha­bla­mos de vio­len­cia nos re­fe­ri­mos al mal­tra­to fí­si­co que es el más de­nun­cia­do y vi­si­ble pa­ra la so­cie­dad, pe­ro tam­bién aque­lla vio­len­cia si­len­cio­sa e im­pu­ne que no de­ja mar­cas ex­ter­nas pe­ro que a ni­vel in­te­rior las­ti­ma tan­to co­mo los gol­pes y de­be ser igual de cri­ti­ca­do y cas­ti­ga­do.

Ha­bla­mos del mal­tra­to psi­co­ló­gi­co.

El in­cohe­ren­te

Son amo­res tó­xi­cos que se mue­ven al vai­vén del des­con­trol emo­cio­nal, aman a al­guien y al se­gun­do lo odian y ni ellos mis­mos se ex­pli­can por­que pa­san de la fe­li­ci­dad a la tris­te­za en un ins­tan­te, só­lo ofre­cen un amor tem­po­ral y frac­cio­na­do, po­co se­gu­ro y bas­tan­te en­fer­mo.

El in­di­fe­ren­te

Aquel que uti­li­za el re­cha­zo y el des­pre­cio co­mo su prin­ci­pal ar­ma pa­ra no de­mos­trar sen­ti­mien­to al­guno fren­te a su pa­re­ja, son per­so­nas di­fí­ci­les de leer y no se sa­be mu­chas ve­ces que se es­con­de tras su mi­ra­da. Es­te ti­po de amo­res tó­xi­cos es im­pre­de­ci­ble y muy pe­li­gro­so, ge­ne­ral­men­te bus­ca per­so­nas ne­ce­si­ta­das de afec­to pa­ra con­ver­tir­las en sus víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.