RA­ZO­NES PA­RA SER PO­SI­TI­VO e

Correo - Ocio Dominical - - ESPECTACULOS -

l pri­mer mo­ti­vo es la sa­lud fí­si­ca y men­tal. El dr. ma­rio alon­so afir­ma lo si­guien­te:

se ha de­mos­tra­do en di­ver­sos es­tu­dios que un mi­nu­to en­tre­te­nien­do un pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo de­ja el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio en una si­tua­ción de­li­ca­da du­ran­te ho­ras.

el dis­trés esa sen­sa­ción de ago­bio per­ma­nen­te, pro­du­ce cam­bios muy sor­pren­den­tes en el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro y en la cons­te­la­ción hor­mo­nal...

Tie­ne la ca­pa­ci­dad de le­sio­nar neu­ro­nas de la me­mo­ria y del apren­di­za­je lo­ca­li­za­das en el hi­po­cam­po. Y afec­ta a nues­tra ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual por­que de­ja sin rie­go san­guí­neo aque­llas zo­nas del ce­re­bro más ne­ce­sa­rias pa­ra to­mar de­ci­sio­nes ade­cua­das.

las per­so­nas más irri­ta­bles tie­nen ma­yor pro­pen­sión a pa­de­cer pro­ble­mas car­dia­cos y otras do­len­cias. No de­je que una per­cep­ción ne­ga­ti­va de la vi­da le pro­duz­ca a me­dio y lar­go pla­zo pro­ble­mas en su sa­lud y su ca­li­dad de vi­da. Si desea me­jo­rar su sa­lud, vi­vir más años, acos­túm­bre­se a pen­sar en po­si­ti­vo. su Fa­mi­lia, su pa­re­ja, SUS hijos... las per­so­nas que más le quie­ren son las que se re­sig­nan a com­pren­der­le y a pa­de­cer su mal humor, re­ce­los, des­ca­li­fi­ca­cio­nes, crí­ti­cas... co­rre el ries­go de trans­mi­tir una edu­ca­ción ne­ga­ti­va a sus hijos, con to­do lo que eso con­lle­va­rá pa­ra su fu­tu­ra in­te­gra­ción so­cial y laboral. co­rre el ries­go de de­bi­li­tar los la­zos que le unen a su pa­re­ja y el en­tu­sias­mo e ilu­sión que siem­pre hay que po­ten­ciar. Si quie­re una fa­mi­lia fe­liz, tra­te de pen­sar en po­si­ti­vo, le ayu­da­rá mu­cho. su Tra­ba­jo co­mo afir­ma­ba el dr. alon­so un pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo afec­ta a nues­tra ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Es mu­cho más di­fí­cil pa­ra las per­so­nas con pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos pros­pe­rar en su tra­ba­jo. In­clu­so aque­llas con ma­yor ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y bri­llan­tez ven sus po­si­bi­li­da­des mer­ma­das por el re­ce­lo que ge­ne­ra su ne­ga­ti­vi­dad. Mien­tras que per­so­nas con me­no­res mé­ri­tos van es­ca­lan­do crean­do de for­ma -a ve­ces opor­tu­nis­ta-, las per­so­nas su­mi­das en plan­tea­mien­tos ne­ga­ti­vos acen­túan su ais­la­mien­to y su fal­ta de po­pu­la­ri­dad y apo­yos en su en­torno laboral. La em­pre­sa mo­der­na y com­pe­ti­ti­va va­lo­ra es­pe­cial­men­te el lí­der, ca­rac­te­ri­za­do por su ca­pa­ci­dad de afron­tar si­tua­cio­nes com­ple­jas y di­fí­ci­les con plan- tea­mien­tos po­si­ti­vos. Si desea pros­pe­rar, de­be pro­fun­di­zar en pen­sar po­si­ti­va­men­te. su en­torno so­cial una gran par­te de nues­tras vi­das se desa­rro­lla con nues­tros ami­gos, en nues­tras co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos, nues­tros círcu­los so­cia­les... Las per­so­nas con pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos van desa­rro­llan­do una ac­ti­tud an­ti­so­cial que ha­ce ca­da vez más di­fí­cil su in­te­gra­ción y acep­ta­ción. Sus crí­ti­cas van ais­lán­do­le has­ta de­jar re­du­ci­do su círcu­lo a un es­tre­cho nú­me­ro de per­so­nas, re­sig­na­das a acep­tar sus plan­tea­mien­tos ne­ga­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.