Prio­ri­da­des en una re­la­ción… des­cú­bre­las

No siem­pre el se­xo es de vi­tal im­por­tan­cia con tu pa­re­ja, ya que tam­bién hay que ver lo que a ellas o ellos les in­tere­sa

Correo - Ocio Dominical - - ESPECTACULOS -

To­da re­la­ción de pa­re­ja es di­fe­ren­te de­pen­dien­do mu­chas cir­cuns­tan­cias co­mo la edad, ne­ce­si­da­des, in­tere­ses, en­tre otros as­pec­tos, sin em­bar­go, en­tre los pi­la­res más im­por­tan­tes es­tán el se­xo y el amor.

El se­xo se ocu­pa de la par­te pla­cen­te­ra y el pro­fun­di­zar el co­no­ci­mien­to de la pa­re­ja a ni­vel fí­si­co, mien­tras que el amor, es el sen­ti­mien­to o pun­to de en­la­ce en­tre am­bas per­so­nas que in­clu­ye el ca­ri­ño mu­tuo.

Mu­chas per­so­nas se han pre­gun­ta­do qué es más im­por­tan­te en una re­la­ción, mien­tras al­gu­nos se preo­cu­pan por ren­dir bien en el se­xo, otros pro­cu­ran sa­tis­fa­cer a ni­vel emo­cio­nal a la pa­re­ja con de­ta­lles o mues­tras de afec­to.

Un es­tu­dio en no­viem­bre de 2015 de la So­cial Psy­cho­lo­gi­cal and Per­so­na­lity Scien­ce rea­li­za­do a 30,000 per­so­nas en un tiem­po de 40 años, re­ve­ló que la fre­cuen­cia ideal de se­xo pa­ra una pa­re­ja es de una vez a la se­ma­na, mien­tras que una fre­cuen­cia ma­yor, no re­sul­ta tan sig­ni­fi­ca­ti­va en la re­la­ción ni ga­ran­ti­za que sea du­ra­de­ra.

La Doc­to­ra Ro­cío Qui­roz Ja­co­bo de la pla­ta­for­ma Doc­to­ra­lia, se­ña­la que to­do de­pen­de­rá de los va­lo­res, pre­jui­cios y el co­no­ci­mien­to de la se­xua­li­dad de ca­da quien, es de­cir, que la im­por­tan­cia del se­xo y el amor de­be­rá ser de­fi­ni­do en prio­ri­da­des por la pa­re­ja.

La es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que es me­jor man­te­ner un equi­li­brio en­tre am­bos as­pec­tos, lo que le brin­da­rá es­ta­bi­li­dad en la re­la­ción, ade­más de que es im­por­tan­te de­jar de ver la se­xua­li­dad­co­mo so­lo pla­cer y or­gas­mos, pues es al­go más allá de lo cor­pó­reo y es más cen­tra­do en la unión co­mo pa­re­ja y el com­par­tir al­go es­pe­cial con una per­so­na.

res­pe­to

Es el fac­tor más im­por­tan­te a con­si­de­rar, no so­lo a ni­vel pa­re­ja, sino per­so­nal. El res­pe­to por uno mis­mo nos da­rá la con­fian­za pa­ra em­pe­zar a com­par­tir nues­tra vi­da con al­guien más.

co­mu­ni­ca­ción

El cul­ti­var e ini­ciar una re­la­ción de pa­re­ja, re­quie­re ne­ce­sa­ria­men­te de co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va. En los pe­que­ños de­ta­lles, a ni­vel ver­bal y la dis­po­si­ción pa­ra con la otra per­so­na de­be ser vi­si­ble. Una co­mu­ni­ca­ción cor­ta­da em­pie­za por mer­mar una re­la­ción y a ni­vel se­xual si no es­tá na­da cla­ro po­dría po­ner in­có­mo­das las co­sas.

ce­ro Ban­cos de Nie­bla

Es de­cir, no dar na­da por he­cho. El su­po­ner o pen­sar “ya me de­be­ría de co­no­cer”, “ya sa­be có­mo pien­so” da lu­gar a ma­len­ten­di­dos tan­to en el amor co­mo en lo se­xual, por lo que es me­jor acla­rar to­do y ge­ne­rar la opor­tu­ni­dad pa­ra pre­gun­tar, si lo que es­toy di­cien­do, así lo es­tá re­ci­bien­do la otra per­so­na, y su co­mu­ni­ca­ción se­rá ca­da vez más aser­ti­va.

iniciativa

Es uno de los as­pec­tos más va­lo­ra­dos por la pa­re­ja, tan­to

en hom­bres co­mo en mu­je­res, siem­pre te­ner la iniciativa pa­ra dar mues­tras de afec­to, sor­pre­sas, etc. vuel­ve más di­ná­mi­ca e in­tere­san­te la re­la­ción.

con­fian­za

Si me­jo­ra­mos la con­fian­za en no­so­tros mis­mos con­ta­gia­re­mos a la pa­re­ja de nues­tra se­gu­ri­dad, lo que evi­ta­rá que am­bas pa­re­jas se sien­tan mal o ha­ya pre­jui­cios de por me­dio, sino lo con­tra­rio, ha­brá una aper­tu­ra a ex­pe­ri­men­tar nue­vas co­sas y a aven­tu­rar­se a des­cu­brir­se uno al otro.

Em­pa­tía

La em­pa­tía for­ta­le­ce­rá even­tual­men­te la con­fian­za en pa­re­ja. Ini­cia por sen­tir­nos fe­li­ces por la otra per­so­na y por em­pe­zar a en­ten­der­la, ade­más de que nos ayu­da­rá en acuer­dos y for­ta­le­ce­rá la ca­li­dad hu­ma­na.

in­vo­lú­cra­te

Sí, crea pro­yec­tos en co­mún con tu pa­re­ja. Re­fres­quen su día a día con iniciativa de am­bos. Ca­da uno de­be apor­tar evi­tan­do de­jar­le to­da car­ga so­lo a uno de los miem­bros de la pa­re­ja, pues lo úni­co que ge­ne­ra­rá es frus­tra­ción, abu­rri­mien­to y desamor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.