¿Es­tá bien men­tir­le a tu pa­re­ja?

Correo - Ocio Dominical - - EJERCICIO -

La ma­yo­ría es­tá de acuer­do con que la cla­ve pa­ra una re­la­ción fe­liz y sa­lu­da­ble es la co­mu­ni­ca­ción y la ho­nes­ti­dad.

Aun así, ¿no es ne­ce­sa­rio men­tir­le a tu pa­re­ja por el be­ne­fi­cio de la re­la­ción? Y no es­toy su­gi­rien­do que de­bas ha­cer­lo to­do el tiem­po, pe­ro hay que acla­rar que hay si­tua­cio­nes don­de es apro­pia­do men­tir o qui­tar un par de de­ta­lles fue­ra.

Tus fi­nan­zas

Men­tir o no en es­te ti­po de si­tua­cio­nes de­pen­de en­te­ra­men­te de tu re­la­ción. Por ejem­plo, men­tir so­bre una deu­da de un mi­llón de pe­sos es muy di­fe­ren­te a no que­rer de­cir­le a tu galán que te com­pras­te un par de zapatos en re­ba­ja. Pre­gún­ta­te es­to: ¿cuál se­rá el impacto en tu re­la­ción y en la vi­da de tu pa­re­ja? Si la res­pues­ta es ‘mu­cho’, es im­por­tan­te de­cir la ver­dad.

dón­de has es­ta­do

Si te le­van­tas y le di­ces a tu pa­re­ja que vas al tra­ba­jo, cuan­do te co­rrie­ron ha­ce me­ses, es­ta­mos ha­blan­do de una men­ti­ra que tie­ne un gran po­ten­cial de da­ñar la con­fian­za en pa­re­ja. Pe­ro si tu galán te pre­gun­ta por­qué lle­gas­te tar­de a ca­sa y le di­ces que es­tu­vis­te en ca­sa de tu me­jor ami­ga, no es­tá mal que evi­tes los de­ta­lles so­bre lo que hi­cie­ron, siem­pre y cuan­do no afec­te su re­la­ción.

sus re­la­cio­nes pa­sa­das

Si tu no­vio te pre­gun­ta so­bre tus re­la­cio­nes pa­sa­das, dón­de y có­mo tu­vie­ron se­xo, es­ta­ría bien men­cio­nar que tal vez con uno de ellos lo hi­cis­te sin con­dón. Pe­ro si quie­res guar­dar­te los de­ta­lles so­bre dón­de, có­mo y qué tan bueno era en la ca­ma, me­jor. Pre­gún­ta­te a ti mis­ma, qué tan re­le­van­te es esa in­for­ma­ción en tu si­tua­ción ac­tual? ¿Es­tos de­ta­lles cau­sa­rían más in­ti­mi­dad o dis­tan­cia en su re­la­ción?

Tu atrac­ción ha­cia al­guien más

En cuan­to a tu ho­nes­ti­dad so­bre tu atrac­ción ha­cia otros, es im­por­tan­te pre­gun­tar­te: ¿qué ga­na­rás o per­de­rás al com­par­tir tal in­for­ma­ción? Si pien­sas que tu com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo es lin­do, ¿en se­rio de­be­rías de­cír­se­lo? Creo que no. Pe­ro si es­tás te­nien­do sen­ti­mien­tos in­ten­sos por tu je­fe y es­tos sen­ti­mien­tos tie­nen un impacto se­rio en tu co­ne­xión con tu pa­re­ja, tal vez se­ría bueno dis­cu­tir­lo.

in­fi­de­li­dad

En ge­ne­ral, no de­be­rías ha­cer­le a tu pa­re­ja o a tu re­la­ción nin­gún fa­vor al te­ner o al man­te­ner una re­la­ción en se­cre­to. Aun­que sea al­go de una vez o un ‘no sig­ni­fi­có na­da’… es im­por­tan­te con­si­de­rar to­dos los fac­to­res. Una in­fi­de­li­dad es com­pli­ca­da por­que hay MU­CHO en jue­go. Si te acos­tas­te con al­guien más, no só­lo trai­cio­nas­te su con­fian­za, sino que po­nes en ries­go la sa­lud de pa­re­ja con al­gu­na ETS. Ca­be men­cio­nar que ser ho­nes­ta al res­pec­to no te obli­ga a dar de­ta­lles que tu es­po­so no que­rrá es­cu­char.

Al fi­nal del día los se­cre­tos pue­den te­ner un impacto muy im­por­tan­te en una re­la­ción. Aun­que tu pa­re­ja no se­pa con­cien­te­men­te que le has men­ti­do, tú lo sa­bes, y es­to po­dría per­ju­di­car a am­bos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.