agua Mi­ne­ral: ¿Bue­na o Ma­la?

Sin du­da, no só­lo ayu­da al or­ga­nis­mo, sino que tam­bién me­jo­ra al­gu­nas fun­cio­nes del mis­mo

Correo - Ocio Dominical - - CURIOSIDADES -

El agua es vi­da, sin ella po­de­mos des­hi­dra­tar­nos y mo­rir. Pe­ro, den­tro del uni­ver­so del agua, hay de di­fe­ren­tes ti­pos, to­das ellas re­co­men­da­bles pa­ra el con­su­mo hu­mano siem­pre que ha­yan su­pe­ra­do una se­rie de cer­ti­fi­ca­cio­nes. Y en­tre és­tas se en­cuen­tra el agua mi­ne­ral.

“El agua es muy im­por­tan­te pa­ra man­te­ner la sa­lud. Es­tá de­mos­tra­do que cuan­do el agua sus­ti­tu­ye a otras be­bi­das, co­mo los re­fres­cos azu­ca­ra­dos, en la ali­men­ta­ción ha­bi­tual me­jo­ran los pa­rá­me­tros de ries­go, co­mo el co­les­te­rol, o la glu­co­sa, por ejem­plo”.

Así lo di­jo en una en­tre­vis­ta con In­fo­sa­lud la es­pe­cia­lis­ta del Ins­ti­tu­to de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de Ali­men­tos y Nu­tri­ción (ICTAN) del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), Pi­lar Va­que­ro, quien apun­ta a su vez la im­por­tan­cia del agua en la in­fan­cia, en el de­por­te, o en la lu­cha con­tra la obe­si­dad. “Ojo, el ex­ce­so de agua, to­mar li­tros y li­tros, pue­de ser tam­bién per­ju­di­cial (si ex­ce­de la ca­pa­ci­dad del ri­ñón de eli­mi­nar­la)”, avi­sa.

Por lo que se re­fie­re al agua mi­ne­ral, se­gún re­cuer­da Va­que­ro, su ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal es que da­do su ori­gen sub­te­rrá­neo és­ta no va­ría. Co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca el agua mi­ne­ral es agua con mi­ne­ra­les. “Se com­po­ne de 2 mo­lé­cu­las de hi­dró­geno y una de oxí­geno (H2O), así co­mo de mi­ne­ra­les, que son las sa­les del pro­pio te­rreno (io­nes de car­ga po­si­ti­va y ne­ga­ti­va, que es­tán di­suel­tos). Es­tos va­ria­rán en fun­ción del te­rreno”, sub­ra­yó.

En­ton­ces, ¿qué es me­jor, con­su­mir el agua po­ta­ble del gri­fo o el agua mi­ne­ral? ¿Cuál es me­jor pa­ra nues­tra sa­lud? ¿De qué se com­po­nen am­bas? Aquí las 7 prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas del agua mi­ne­ral que la ex­per­ta des­ta­ca:

1.- “To­das las aguas mi­ne­ra­les son po­ta­bles, y por tan­to re­co­men­da­bles pa­ra el con­su­mo hu­mano”, sub­ra­ya. Eso sí, en fun­ción de la edad o de la si­tua­ción per­so­nal, unas se­rán más re­co­men­da­bles que otras pe­ro, “en to­dos los ca­sos to­das las aguas mi­ne­ra­les son re­co­men­da­bles pa­ra el con­su­mo hu­mano”. En es­te sen­ti­do, Va­que­ro po­ne de ejem­plo que, pa­ra la ali­men­ta­ción in­fan­til, se re­co­mien­dan las aguas con po­ca con­cen­tra­ción de mi­ne­ra­les o de “mi­ne­ra­li­za­ción dé­bil o muy dé­bil”.

2.- En el agua mi­ne­ral con gas, el gas es otro com­po­nen­te ade­más de los mi­ne­ra­les di­suel­tos en el agua. En al­gu­nos ca­sos, és­ta pro­ce­de de la pro­pia fuen­te, y ya tie­ne in­clui­do el gas, el an­hí­dri­do car­bó­ni­co (CO2), mien­tras que en otros ca­sos se aña­de du­ran­te el en­va­sa­do, “siem­pre en fun­ción de la le­gis­la­ción”. Otro caso es que ya sal­ga de la fuen­te con el CO2 y los mi­ne­ra­les, pe­ro se pue­de re­for­zar tam­bién en el en­va­sa­do.

3.- El agua mi­ne­ral en sí no tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad, siem­pre y cuan­do es­té per­fec­ta­men­te en­va­sa­da y ce­rra­da. Si el al­ma­ce­na­mien­to es por lar­gos pe­rio­dos con­vie­ne man­te­ner­la en la os­cu­ri­dad y en frío.

4.- Den­tro de las aguas en­va­sa­das ca­be di­fe­ren­ciar tres ti­pos: Agua mi­ne­ral na­tu­ral; agua de ma­nan­tial, am­bas son de ori­gen sub­te­rrá­neo y se di­fe­ren­cian por los lí­mi­tes del con­te­ni­do de de­ter­mi­na­dos com­po­nen­tes quí­mi­cos o me­ta­les, por ejem­plo; y el agua po­ta­ble, que es un agua tra­ta­da pa­ra que se pue­da con­su­mir, la co­no­ci­da co­mo agua del gri­fo, que a su vez pue­de ven­der­se em­bo­te­lla­da. És­ta úl­ti­ma pue­de pro­ce­der del mar, por ejem­plo, y ha­ber si­do desala­da y po­ta­bi­li­za­da pre­via­men­te, o bien de un pan­tano. “Es per­fec­ta­men­te ap­ta pa­ra el con­su­mo hu­mano y la com­po­si­ción no es fi­ja”, pre­ci­sa Va­que­ro.

5.- El re­si­duo se­co es un in­di­ca­dor de la can­ti­dad de mi­ne­ra­les de un agua. Sue­le in­di­car­se en las eti­que­tas. Se de­ter­mi­na eli­mi­nan­do el lí­qui­do, ca­len­tan­do el agua a 180 gra­dos y con­si­guien­do su eva­po­ra­ción. A más re­si­duo se­co, ma­yor mi­ne­ra­li­za­ción del agua. En España, la ma­yor par­te de las aguas mi­ne­ra­les na­tu­ra­les son de mi­ne­ra­li­za­ción dé­bil. En con­cre­to, las aguas mi­ne­ra­les se cla­si­fi­can en:

-Agua de mi­ne­ra­li­za­ción muy dé­bil: has­ta los 50 mg/l de re­si­duo se­co.

-Agua de mi­ne­ra­li­za­ción dé­bil: has­ta los 500mg/l de re­si­duo se­co.

-Agua de mi­ne­ra­li­za­ción me­dia: de 500 a 1.500 mg/l de re­si­duo se­co.

-Agua de mi­ne­ra­li­za­ción fuer­te: agua con más de 1.500 mg/l de re­si­duo se­co.

“Es im­por­tan­te co­no­cer el re­si­duo se­co por­que pue­de ha­ber un mo­men­to de nues­tra vi­da don­de se ne­ce­si­te agua con po­cos mi­ne­ra­les, por ejem­plo, cuan­do el ri­ñón es­tá in­ma­du­ro, co­mo es en el caso de los be­bés, o de los an­cia­nos”, acla­ra la ex­per­ta.

6.- Có­mo leer las eti­que­tas a la ho­ra de com­prar: “Es im­por­tan­te leer de qué ti­po de agua se tra­ta (mi­ne­ral na­tu­ral, de ma­nan­tial o po­ta­bi­li­za­da), qué mi­ne­ra­les son los que la ca­rac­te­ri­zan y si tie­ne al­gu­na in­di­ca­ción, por ejem­plo, pa­ra la ela­bo­ra­ción de ali­men­tos in­fan­ti­les, o es agua mi­ne­ro-me­di­ci­nal, en­tre otras.

7.- El agua del gri­fo y el agua mi­ne­ral son am­bas po­ta­bles, pe­ro el agua del gri­fo no tie­ne una com­po­si­ción cons­tan­te, por lo que no pue­de te­ner in­di­ca­cio­nes en re­la­ción a su uso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.