LA FOR­TA­LE­ZA PA­RA DE­CIR ADIOS

La vi­da son ci­clos, eta­pas que ini­ciar y puer­tas que ce­rrar pa­ra avan­zar. Aho­ra bien, ¿có­mo po­de­mos en­con­trar esa fuer­za y esa en­te­re­za pa­ra ter­mi­nar cier­tas co­sas? Aun­que due­la, a ve­ces es me­jor sa­ber de­cir adiós a ese amor a tiem­po

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Hay po­cas co­sas más di­fí­ci­les que apren­der a de­jar ir a al­guien, o una si­tua­ción del pa­sa­do. co­mo si de un fan­tas­ma se tra­ta­se, nos pue­de per­se­guir y ace­char por años si no sa­be­mos co­mo fre­nar­lo des­de el prin­ci­pio. To­car la lla­ga cons­tan­te­men­te pue­de lle­gar a im­pe­dir­nos vi­vir en el pre­sen­te, a dis­fru­tar la vi­da, a as­pi­rar a al­go por la cons­tan­te re­gre­sión a eso que tan­to da­ño nos hi­zo. To­do en la vi­da son ca­pí­tu­los, son cie­rres. Pri­me­ro ter­mi­na­mos la es­cue­la, lue­go la uni­ver­si­dad, y al­gún día ten­dre­mos que ju­bi­lar­nos. Pa­sar de pá­gi­na pue­de ser du­ro, pe­ro apren­dien­do a acep­tar la vi­da co­mo vie­ne, y to­man­do ca­da nue­va opor­tu­ni­dad co­mo una po­si­bi­li­dad de rein­ven­tar­se pue­de ha­cer de los cam­bios al­go me­nos agre­si­vo, al­go más su­til: una po­si­bi­li­dad de apren­der, de rein­ven­tar­nos, de vol­ver a ser fe­liz.

si una si­tua­ción ya no te ha­ce fe­liz, o no te per­mi­te se­guir cre­cien­do, y más bien te es­tá arras­tran­do y hun­dien­do, es ho­ra de to­mar me­di­das al res­pec­to. ¿có­mo de­jar ir a al­guien? ¿có­mo de­cir adiós de una vez por to­das?

1. Haz un aná­li­sis de La si­tua­ción

Pien­sa pa­ra ti mis­mo, ¿soy fe­liz con es­ta si­tua­ción? ¿cuá­les son los be­ne­fi­cios de per­ma­ne­cer en ella? ¿qué gano si por fin doy el pa­so? Pien­sa en co­mo te es­tás sin­tien­do, en tus sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes. si te das cuen­ta que es ho­ra de de­jar ir, y que es­tás pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer­lo, en­ton­ces es el mo­men­to de po­ner­le fin.

2. es­cri­be una car­ta

es­cri­bir pue­de re­sul­tar te­ra­péu­ti­co, y pue­des de­cir sin in­te­rrup­cio­nes y sin pe­leas to­do lo que pien­sas. Ma­te­ria­li­zar tus ideas es ca­na­li­zar­las, así co­mo dar­les más po­der y dar­te cuen­ta de por qué es­tás po­nién­do­le fin. Cuan­do la ter­mi­nes tie­nes dos op­cio­nes: man­dár­se­la a la per­so­na, que­dár­te­la o rom­per­la. sea cual sea el des­tino del pa­pel, ya ha­brás or­ga­ni­za­do tus pen­sa­mien­tos, ya co­no­ce­rás con cer­te­za co­mo te sien­tes pues te de­di­ca­rás a ello, ha­brás en­fo­ca­do par­te de tu tiem­po en ana­li­zar la si­tua­ción.

3. Llo­ra Lo Que Ten­gas Que Llo­rar, no re­sis­tas al do­lor

com­par­te lo que ten­gas que com­par­tir con tus se­res que­ri­dos, o con­cén­tra­te en ti mis­mo y per­mí­te­te sen­tir y llo­rar has­ta que sa­ques el do­lor de tu sis­te­ma y es­tés pre­pa­ra­do pa­ra se­guir ade­lan­te. Blo­quear el do­lor só­lo lo for­ta­le­ce­rá, y a la lar­ga pue­de re­sul­tar mu­cho más da­ñino.

4. crée­te Que La per­so­na Ya no Va a es­tar

Ya sea por­que tu ha­yas ter­mi­na­do la re­la­ción, o por­que te ha­yan

cor­ta­do a ti, se­guir pen­san­do en so­lu­cio­nes y en po­si­bles es­ce­na­rios de re­con­ci­lia­ción só­lo te es­tan­ca­rá, y los gol­pes, cuan­do te des cuen­ta que la per­so­na no re­gre­sa, se­rán ca­da vez más du­ros.

5. en­fó­ca­te en Lo Que TÚ ne­ce­si­tas

Por mu­cho que tus amis­ta­des o fa­mi­lia quie­ran obli­gar­te a sa­lir y a rea­li­zar cier­tas ac­ti­vi­da­des, la ver­dad es que si no es­tás pre­pa­ra­do vas a pa­sar un mal ra­to y te van a ha­cer sen­tir víc­ti­ma en la si­tua­ción, co­mo si te tu­vie­ran lás­ti­ma, y eso no te va ayu­dar a sa­nar pron­to. To­do es vá­li­do, sa­lir o que­dar­te en ca­sa a ver pe­lí­cu­las. es tu mo­men­to de re­cu­pe­ra­ción. cuí­da­te y quié­re­te.

6. pien­sa en To­do Lo Que Vas a Ga­nar

Ya sea li­ber­tad, o la po­si­bi­li­dad de vol­ver en­con­trar el amor; al­guien que me­rez­ca la pe­na, que sea más com­pa­ti­ble a ti. O pien­sa en to­do el tiem­po li­bre que vas a te­ner pa­ra ha­cer aque­llo que tan­to ex­tra­ña­bas; to­mar al­gún cur­so, sa­lir más con tus ami­gas, for­ta­le­cer aque­llas amis­ta­des que ha­bías de­ja­do de la­do. Ter­mi­nar una re­la­ción no es el fin del mun­do, a ve­ces es la po­si­bi­li­dad de vol­ver a po­ner tu vi­da en pers­pec­ti­va y de rea­li­zar­te co­mo per­so­na de nue­vo.

Hay tiem­po pa­ra to­do; pe­ro no des­per­di­cies más tiem­po de la cuen­ta en una re­la­ción que no te es­tá ha­cien­do cre­cer co­mo per­so­na, que no te lle­na o que te ha­ce in­fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.