CON­DI­CIO­NES MÉ­DI­CAS QUE PRO­VO­CAN AN­SIE­DAD

Es­ta pue­de ori­gi­nar que el sue­ño lo pue­das per­der to­tal­men­te y aún así no re­sol­ver tus pro­ble­mas

Correo - Ocio Dominical - - CURIOSIDADES -

To­dos su­fri­mos de an­sie­dad de vez en cuan­do, y usual­men­te es fá­cil de iden­ti­fi­car la ra­zón (tra­ba­jo, di­ne­ro, amor). Pe­ro a ve­ces la an­sie­dad es una se­ñal de ad­ver­ten­cia de una con­di­ción mé­di­ca es­con­di­da.

Una an­sie­dad re­pen­ti­na e inex­pli­ca­ble po­dría ser se­ñal de al­go di­fe­ren­te en tu cuer­po. Aun­que es po­si­ble que su­fras un tras­torno de an­sie­dad (lo cual tam­bién es se­rio), tus sín­to­mas po­drían ser la más­ca­ra de otro des­or­den.

No ne­ce­sa­ria­men­te es el sín­to­ma prin­ci­pal del pa­cien­te, pe­ro la an­sie­dad pue­de ser una se­ñal im­por­tan­te.

Ti­roi­des hi­per­ac­ti­va

El hi­per­ti­roi­dis­mo in­cre­men­ta el rit­mo me­ta­bó­li­co, lo cual pro­vo­ca sín­to­mas co­mo: rit­mo car­día­co ace­le­ra­do, pér­di­da de pe­so y an­sie­dad. El pro­ble­ma es ge­ne­ral­men­te fá­cil de diag­nos­ti­car a tra­vés de una prue­ba de san­gre.

El hi­per­ti­roi­dis­mo es mu­cho más co­mún en mu­je­res, es­pe­cial­men­te ma­yo­res de 35 años. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te tra­tar­lo, pues una ti­roi­des hi­per­ac­ti­va pue­de cau­sar com­pli­ca­cio­nes co­mo en­fer­me­da­des car­día­cas y hue­sos dé­bi­les.

en­fer­me­da­des car­día­cas

Es ra­ro que la an­sie­dad sea el úni­co sín­to­ma de una en­fer­me­dad car­día­ca, pe­ro cuan­do se com­bi­na con fal­ta de ai­re, es­trés o fa­ti­ga, la eva­lua­ción pue­de ser más sen­ci­lla. De he­cho, jun­to con la an­sie­dad, la ma­yo­ría de las mu­je­res re­por­tan fa­ti­ga, fal­ta de sue­ño, pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar e in­di­ges­tión.

anemia

La anémi­ca ocu­rre cuan­do no tie­nes su­fi­cien­tes coá­gu­los ro­jos o cuan­do no fun­cio­nan apro­pia­da­men­te. Co­mo es­tos coá­gu­los ro­jos car­gan oxí­geno, una fal­ta de és­tos ha­ce que el cuer­po no pue­da trans­por­tar el oxí­geno efec­ti­va­men­te. Es­to pro­vo­ca sín­to­mas co­mo: pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar y un rit­mo car­día­co ace­le­ra­do o irre­gu­lar. Cuan­do al­guien tie­ne anemia, el pul­so se in­cre­men­ta pa­ra agi­li­zar la cir­cu­la­ción de la san­gre y de los coá­gu­los. Sin em­bar­go, en­tre más rá­pi­do sea el rit­mo car­día­co, más an­sie­dad pue­de pro­vo­car.

de­fi­cien­cias ali­men­ta­rias

No son la cau­sa más co­mún, pe­ro cier­tas de­fi­cien­cias ali­men­ta­rias pue­den pro­vo­car sín­to­mas psi­quiá­tri­cos. El zinc, por ejem­plo, ha si­do re­la­cio­na­do con de­pre­sión, y se­gún es­tu­dios re­cien­tes, una de­fi­cien­cia de zin pue­de pro­vo­car an­sie­dad.

Co­mo mu­chas vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, el zinc no pue­de ser pro­du­ci­do por nues­tro or­ga­nis­mo. Y co­mo las plan­tas no con­tie­nen mu­cho zinc co­mo la pro­teí­na ani­mal, una de­fi­cien­cia es co­mún en­tre ve­ge­ta­ria­nos.

cán­cer de pán­creas

La an­sie­dad pa­re­ce ser un pre­cur­sor del cán­cer de pán­creas, uno de los 5 cán­ce­res más le­ta­les en hom­bres y mu­je­res. Se­gún un nue­vo es­tu­dio, más de la mi­tad de la gente que ter­mi­nó diag­nos­ti­ca­da con es­ta en­fer­me­dad, ex­pe­ri­men­tó sín­to­mas de de­pre­sión o an­sie­dad an­tes de sa­ber­lo. Sin em­bar­go no se sa­be por­qué su­ce­de es­to.

La bue­na no­ti­cia es que el cán­cer de pán­creas es MUY ra­ro. La ma­la no­ti­cia es que es MUY di­fí­cil de diag­nos­ti­car. El pán­creas es­tá muy es­con­di­do den­tro del cuer­po, así que los tu­mo­res pe­que­ños no pue­den ver­se fá­cil­men­te. Y los sín­to­mas ini­cia­les (in­clu­yen­do los ojos y piel ama­ri­lla), pér­di­da de pe­so, fa­ti­ga y do­lor, son muy su­ti­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.