¡Cui­da­do!… re­la­ción en pi­ca­da

Correo - Ocio Dominical - - PAREJA -

Si es­tás en una re­la­ción se­ria sa­bes que es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar para que se man­ten­gan en ar­mo­nía por mayor tiem­po. Pe­ro en oca­sio­nes nos de­ja­mos lle­var por los pro­ble­mas, y nos los lle­ga­mos a re­sol­ver co­rrec­ta­men­te. Es por ello que de­bes evi­tar es­tas si­tua­cio­nes que te lle­van a un di­vor­cio.

Los pri­me­ros años de un ma­tri­mo­nio son los más com­pli­ca­dos, ya que la adap­ta­ción siem­pre cues­ta mu­cho. Pe­ro esos pe­que­ños pro­ble­mas se pue­den so­lu­cio­nar al man­te­ner una co­mu­ni­ca­ción ho­nes­ta.

Si se evi­ta re­sol­ver es­tos in­con­ve­nien­tes es pro­ba­ble que se reali­ce un gi­ro drás­ti­co den­tro de la re­la­ción. Para que es­to no ocu­rra te pre­sen­ta­mos los temas de los que to­dos de­ben ser sin­ce­ros den­tro de un ma­tri­mo­nio.

no ser sin­ce­ra so­bre tus fi­nan­zas

para man­te­ner la re­la­ción in­tac­ta se de­be sa­ber to­dos los es­ta­dos fi­nan­cie­ros de am­bos. uno de los ma­yo­res cán­ce­res den­tro de un ma­tri­mo­nio jo­ven, es ocul­tar asun­tos fi­nan­cie­ros. To­da pa­re­ja de­be­ría sen­tir­se có­mo­da al con­ver­sar so­bre sus pro­ble­mas de di­ne­ro, re­ve­lan­do sus aho­rros y deu­das que tie­ne.

no apo­yar­se cuando lo ne­ce­si­tan

Aun­que no se crea, la ma­yo­ría de los di­vor­cios ocu­rren de­bi­do a la fal­ta de co­ne­xión que se va per­dien­do año tras año. Para evi­tar­lo se tie­ne que apo­yar a su pa­re­ja en to­do mo­men­to. La muer­te de un fa­mi­liar, in­con­ve­nien­tes en el tra­ba­jo o pro­ble­mas de sa­lud, son al­gu­nos de los even­tos don­de se po­nen a prue­ba el víncu­lo emo­cio­nal que tie­nen den­tro del ma­tri­mo­nio. Cuando se vi­ven esos tiem­pos es cuando se de­ben man­te­ner más uni­dos que nun­ca.

ven la te­ra­pia co­mo al­go ne­ga­ti­vo

Para mu­chas pa­re­jas, ir a te­ra­pia es co­mo el pa­so fi­nal para un di­vor­cio pe­ro en reali­dad es to­do lo con­tra­rio. Bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal es de­mos­trar a tu pa­re­ja que de ver­dad se aman y quie­ren es­tar jun­tos, pe­ro para ello se tie­ne que re­sol­ver los pro­ble­mas. Al­gu­nos pue­den op­tar por un te­ra­peu­ta de pa­re­ja mien­tras que otros ne­ce­si­ta­rán te­ra­peu­tas in­di­vi­dua­les.

creen que no es­tán en el mis­mo equi­po

Cuando se sien­te esa se­pa­ra­ción emo­cio­nal den­tro de un ma­tri­mo­nio es com­pli­ca­do vol­ver a en­trar en el rum­bo que es­ta­ban. Para ello se ne­ce­si­ta mu­cho tra­ba­jo y com­pren­sión. Las pa­re­jas de­ben tra­ba­jar jun­tas y apo­yar­se mu­tua­men­te en cual­quier si­tua­ción de la vi­da. Pue­den to­mar­se dos días a la se­ma­na para te­ner ci­tas y di­ver­tir­se jun­tos, aun­que sea que­dar­se en ca­sa y ver una pe­lí­cu­la pue­de me­jo­rar la unión mu­chí­si­mo.

no es­cu­chan bien a su pa­re­ja

To­dos ama­mos que nos es­cu­chen, pe­ro ¿ha­ces lo mis­mo por tu pa­re­ja? Para te­ner una ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­ción se tie­ne que es­cu­char real­men­te lo que pien­sa o sien­te tu ma­ri­do. Es­to te per­mi­ti­rá re­fle­xio­nar so­bre lo que la otra per­so­na di­jo, y así po­drás te­ner una res­pues­ta acor­de a sus pro­ble­mas.

no le pres­tan aten­ción a los pe­que­ños de­ta­lles

Se­gún los ex­per­tos, el día más co­mún en que las pa­re­jas se di­vor­cian es du­ran­te el Día de San Va­len­tín, es por ello que es lla­ma­do el día D. Esa fe­cha es im­por­tan­te para mu­chas mu­je­res, por lo que es­pe­ran un tierno re­ga­lo o ges­to. Cuando no se con­si­gue es cuando lle­gan los re­sen­ti­mien­tos y di­vi­sio­nes. Tra­ten de ir­se en un cor­to via­je jun­tos o va­yan a una ci­ta en su res­tau­ran­te pre­fe­ri­do. Re­cuer­da que los pe­que­ños de­ta­lles son los que más im­pac­to tie­nen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.