Cuan­do se aca­ba el amor por Co­mo­di­dad Mu­chas de las ve­ces el amor pue­de de­jar de exis­tir en una re­la­ción, don­de la có­mo­da for­ma de vi­da ha­cen que uno se acos­tum­bre y se vea todo de ma­ne­ra nor­mal.

A ve­ces las fa­ses en to­da la re­la­ción no son cla­ras, por eso te da­mos es­ta pe­que­ña guía pa­ra sa­ber en qué par­te es­tás

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

e n oca­sio­nes, no sa­be­mos dis­tin­guir cuan­do cae­mos en una re­la­ción por co­mo­di­dad o de ver­dad es por­que que­re­mos estar con esa per­so­na. Lo im­por­tan­te es di­fe­ren­ciar pron­to es­ta eta­pa por­que de lo con­tra­rio las con­se­cuen­cias pueden ser muy difíciles.

1. si deseas Algo nue­vo, es­tás Abu­rri­da

Aun­que a ve­ces es di­fí­cil di­fe­ren­ciar con­fort de abu­rri­mien­to, si de ver­dad crees que de­bes ir por algo nue­vo, es sen­ci­llo en­ten­der que tu re­la­ción ya no sig­ni­fi­ca nin­gún re­to pa­ra ti. Por otro la­do si no bus­cas na­da nue­vo y te sien­tes li­bre pa­ra re­la­jar­te des­pués de un lar­go día de es­trés con tu ga­lán, en­ton­ces es­tás en el ni­vel de “con­fort maes­tro”, la evo­lu­ción na­tu­ral de un amor du­ra­de­ro.

2. SI NE­CE­SI­TAS UNA SALLIDA, ES ABU­RRI­MIEN­TO. SI NO QUIE­RES CAMBIARNADA, ES­TÁS EN EL LU­GAR CORRECTO

si es­tás al lí­mi­te, te sien­tes de­ses­pe­ra­da por la ne­ce­si­dad de rom­per la ru­ti­na con otra co­sa, sig­ni­fi­ca que na­da fun­cio­na. si te sie­na tes bien y a me­di­da, sig­ni­fi­ca que no ne­ce­si­tas na­da más, in­clu­so si tu pa­sión no es­tá en los ni­ve­les más al­tos co­mo en el prin­ci­pio, que eso no te en­ga­ñe.

3. EL ABU­RRI­MIEN­TO ES INFELICIDAD. EL CON­FORT ES SEN­TIR­TE TÚ MIS­MA

si te abu­rres, es pro­ba­ble que seas in­fe­liz tam­bién. si sien­tes que fi­nal­men­te pue­des ac­tuar a tu pa­re­cer en todo mo­men­to, sig­ni­fi­ca que es una re­la­ción es­pe­cial, y eso es­co­mo­di­dad

4. si des­pués de iden­ti­fi­car que eres in­fe­liz, si­gues Abu­rri­da, has en­con­tra­do LA res­pues­ta

si fue­ra lo con­tra­rio, sim­ple­men­te te sen­ti­rías se­gu­ra de ti mis­ma y tu amor. una sen­sa­ción que no se pue­de con­fun­dir con nin­gu­na otra.

5. el Abu­rri­mien­to es in­quie­tud. el con­fort es PAZ

sim­ple: si te abu­rres no pue­des estar tran­qui­la, ni si­quie­ra pa­sar a la si­guien­te eta­pa de una si­tua­ción. si te sien­tes en paz, sig­ni­fi­ca que al fin haz lle­ga­do al ob­je­ti­vo que siem­pre ha­bías que­ri­do. en re­su­men, el abu­rri­mien­to trae con­si­go una se­rie de sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos, mien­tras que la co­mo­di­dad es en cam­bio el amor que cre­ce y es­ta­ble­ce las raí­ces pa­ra ci­men­tar tu re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.