di­fe­ren­cias en­tre te­ner Sexo y hacer el amor

Correo - Ocio Dominical - - PAREJAS -

n o es un gran se­cre­to: hay una di­fe­ren­cia en­tre hacer el amor y te­ner só­lo sexo. di­cho es­to, si no lo has ex­pe­ri­men­ta­do por ti mis­ma, pue­de que no es­tés com­ple­ta­men­te se­gu­ra de cuá­les son exac­ta­men­te las di­fe­ren­cias, o pue­de que no se­pas muy bien si lo que es­tás ex­pe­ri­men­tan­do es hacer el amor o te­ner re­la­cio­nes se­xua­les.

pa­ra que esa lí­nea bo­rro­sa en­tre las prác­ti­cas se es­cla­rez­ca, te pre­sen­ta­mos la si­guien­te guía.

1. la mo­ti­va­ción es di­fe­ren­te

cuan­do tie­nes sexo, sea­mos sin­ce­ras, tu pri­mer ob­je­ti­vo es lle­gar al or­gas­mo. sin em­bar­go. por otro la­do, cuan­do ha­ces el amor, no es que dis­fru­tar no sea im­por­tan­te, pe­ro la prin­ci­pal mo­ti­va­ción es co­nec­tar en un ni­vel emo­cio­nal con tu ga­lán; tam­bién sig­ni­fi­ca que dis­fru­tas ex­plo­ran­do el cuer­po, la men­te y el co­ra­zón de tu pa­re­ja, no só­lo por­que es­tás in­ten­tan­do lle­gar al clímax, sino por­que es­tás com­par­tien­do una co­ne­xión real­men­te ín­ti­ma. Hacer el amor pue­de du­rar ho­ras, e in­clu­so, se pue­de lle­gar al acuer­do mu­tuo de que el or­gas­mo no es su ob­je­ti­vo, por­que de lo que se tra­ta es de pro­fun­di­zar la co­ne­xión y el cre­ci­mien­to de su amor.

2. la co­mu­ni­ca­ción es di­fe­ren­te

cuan­do es­tás ha­cien­do el amor, no es que “ha­blar su­cio” no sea po­si­ble, es más bien que se sus­ti­tu­ye por pa­la­bras emo­cio­na­les. Hacer el amor a me­nu­do te da la opor­tu­ni­dad de ser mucho más abier­ta, ya que es el es­pa­cio per­fec­to pa­ra ha­blar de lo mucho que amas a tu ga­lán.

3. Hay más vul­ne­ra­bi­li­dad

du­ran­te el sexo, in­clu­so si es­ta­mos a ve­ces abier­tas a pro­bar co­sas nue­vas, nor­mal­men­te no que­re­mos más que aca­bar de for­ma pla­cen­te­ra. sin em­bar­go, cuan­do se ha­ce el amor es­to es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, ya que tú y tu ga­lán es­tán emo­cio­nal­men­te vul­ne­ra­bles, qui­zás has­ta el pun­to de las lá­gri­mas. a ve­ces, des­pués de hacer el amor, po­drías ne­ce­si­tar un po­co de amor ex­tra o pa­la­bras adi­cio­na­les de seguridad. es­to es com­ple­ta­men­te nor­mal y es pro­duc­to de la vul­ne­ra­bi­li­dad emo­cio­nal que vie­ne con es­ta cla­se de en­cuen­tro.

4. tu per­so­na­li­dad se man­tie­ne

a ve­ces, cuan­do tie­nes re­la­cio­nes se­xua­les, es mucho más fá­cil que te “con­vier­tas” en otra per­so­na. oca­sio­nal­men­te, es­to es in­ten­cio­nal, co­mo a tra­vés de jue­gos de rol, pe­ro otras ve­ces, es só­lo por­que tus in­hi­bi­cio­nes se han ido, y prác­ti­ca­men­te te sien­tes co­mo una “diosa se­xual”. por otro la­do, al hacer el amor, no hay na­die pa­ra ser, sino tú mis­ma, ya que pa­ra es­ta­ble­cer una co­ne­xión real y un en­cuen­tro me­mo­ra­ble, se re­quie­re de la ver­da­de­ra per­so­na­li­dad, pa­ra que la ma­gia sur­ta efec­to.

5. la pre­sen­cia es dis­tin­ta

pe­se a que no nos es fá­cil ad­mi­tir­lo, a ve­ces cuan­do es­ta­mos teniendo sexo, nues­tras men­tes va­gan. si es­ta­mos fan­ta­sean­do con ryan Gos­ling o pen­san­do en qué com­prar en el sú­per du­ran­te una se­sión de sexo me­dio­cre, quie­re de­cir que hay mo­men­tos en los cua­les sim­ple­men­te no es­ta­mos ahí. Hacer el amor, sin em­bar­go, es todo lo con­tra­rio. cuan­do tú y tu ga­lán es­tán en plena ac­ción, la aten­ción plena, de he­cho, no hay ma­ne­ra de hacer el amor de otra ma­ne­ra. tie­nes que estar en el mo­men­to con tu pa­re­ja, o co­rrer el ries­go de que uno de us­te­des se sien­ta so­lo. así pues, es una ex­pe­rien­cia ver­da­de­ra­men­te ma­ra­vi­llo­sa, úni­ca y no una que vie­ne con ca­da re­la­ción, es­tá re­ser­va­do pa­ra esas re­la­cio­nes es­pe­cia­les, en las cua­les sa­bes que es­ta­rás pa­ra el otro sin im­por­tar las cir­cuns­tan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.