NA­PO­LEÓN BO­NA­PAR­TE MAES­TRO DE LAS BA­TA­LLAS

La in­fluen­cia de Na­po­león fue ma­gis­tral y no es de ex­tra­ñar que sus es­tra­te­gias y mé­to­dos de gue­rra si­gan exa­mi­nán­do­se en el ám­bi­to mi­li­tar en la ac­tua­li­dad

Correo - Ocio Dominical - - PERSONAJES -

Na­po­león I Bo­na­par­te bau­ti­za­do co­mo Na­bu­lio­ne en cor­so y lla­ma­do Na­bu­lio por su fa­mi­lia, era de ori­gen aristocrático tan­to por par­te ma­ter­na co­mo pa­ter­na.

De jo­ven fue un es­tu­dian­te bri­llan­te, so­bre todo en ma­te­má­ti­cas y ya de ni­ño des­ta­ca­ba por su ca­rác­ter do­mi­nan­te.

Ape­nas con­ta­ba con 20 años cuan­do es­ta­lló la Re­vo­lu­ción en

1789 y tras in­gre­sar co­mo ofi­cial de ar­ti­lle­ría as­cen­dió de car­go con gran ra­pi­dez has­ta lo­grar con­ver­tir­se en

1796 en co­man­dan­te del Ejér­ci­to fran­cés en Ita­lia.

Co­noz­ca­mos más de es­te gran per­so­na­je.

su apo­do era muy pe­cu­liar

Sus pa­dres, fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos lo lla­ma­ban por su pe­cu­liar apo­do: Na­bu­lio.

Fue un ni­ño muy es­pe­cial

No re­sul­ta ex­tra­ño que de ni­ño, Na­po­león fue­se un es­tu­dian­te bri­llan­te. Era par­ti­cu­lar­men­te bueno en ma­te­má­ti­cas, pe­ro era un desas­tre en tér­mi­nos de co­mu­ni­ca­ción, teniendo pé­si­mas ha­bi­li­da­des so­cia­les y ha­bi­tual­men­te re­fe­ri­do co­mo un ni­ño muy do­mi­nan­te.

acep­tó el re­to...

Por las ca­rac­te­rís­ti­cas que mos­tra­ba des­de pe­que­ño, sus edu­ca­do­res le su­gi­rie­ron con­si­de­rar con­ver­tir­se en mi­li­tar al cre­cer. Acep­tó el re­to y así le fue...

pa­de­cía ai­lu­ro­fo­bia

Es­te dato es bas­tan­te po­pu­lar y bien co­no­ci­do por to­dos. Na­po­león su­fría de una fo­bia muy pe­cu­liar: la ai­lu­ro­fo­bia, es de­cir la fo­bia a los ga­tos.

el mi­to de su al­tu­ra

Exis­te el mi­to ex­pan­di­do de que Na­po­león era muy ba­jo de es­ta­tu­ra, sin em­bar­go, en reali­dad me­día 1,70 cm, la al­tu­ra pro­me­dio de la épo­ca. Ade­más, va­mos (...) ob­ser­va un po­co la cé­le­bre obra de Jacques-louis Da­vid con Na­po­león cru­zan­do los Al­pes.

le gus­ta­ba me­dir su po­pu­la­ri­dad de for­ma muy cu­rio­sa

Se­gún se cuen­ta, oca­sio­nal­men­te, Na­po­león se ves­tía con atuen­dos sim­ples o de gen­te po­bre y sa­lía a ca­mi­nar por las ca­lles. Deam­bu­la­ba por París, vi­si­ta­ba tiendas y ha­bla­ba con per­so­nas de la ca­lle pa­ra ver si lo re­co­no­cían y así me­dir su po­pu­la­ri­dad.

le cam­bió el nom­bre a su es­po­sa

La es­po­sa de Na­po­león se lla­ma­ba Ma­rie Jo­sep­he Ro­se Tas­cher de la Pa­ge­rie. Pa­ra mu­chos, un nom­bre lar­go pe­ro her­mo­so, sin du­das. Pe­ro pa­ra nues­tro que­ri­do pro­ta­go­nis­ta no lo fue, quien de­ci­dió cam­biar­le el nom­bre a Jo­sép­hi­ne de Beauhar­nais.

era en su­pers­ti­cio­so y en par­te un ro­mán­ti­co

Na­po­león es­ta­ba con­ven­ci­do de que su ama­da Jo­sép­hi­ne le traía bue­na suer­te, por eso, ca­da ba­ta­lla a la que iba, lle­va­ba con­si­go un pe­que­ño re­tra­to de su es­po­sa col­ga­do.

su co­mi­da fa­vo­ri­ta

La co­mi­da fa­vo­ri­ta de Na­po­león era el po­llo al horno con pa­pas y ce­bo­lla.

dor­mir es pa­ra los dé­bi­les

Nu­me­ro­sos his­to­ria­do­res coin­ci­den en que Na­po­león era un adic­to al tra­ba­jo. De he­cho, se tie­nen re­gis­tros que di­cen que dor­mía no más de 4 ho­ras por día.

su ve­neno fa­lló

Se­gún se di­ce, Na­po­león Bo­na­par­te siem­pre lle­va­ba un pe­que­ño en­va­se con ve­neno ata­do a un collar, col­ga­do en su cue­llo, lis­to pa­ra sui­ci­dar­se en ca­so de que sus enemi­gos lo atra­pa­ran. No obs­tan­te, el día que de­ci­dió uti­li­zar­lo, en 1814, la efec­ti­vi­dad del ve­neno ca­du­có y só­lo le pro­vo­có una in­ten­sa en­fer­me­dad estomacal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.