EDU­CAR A TU MAS­CO­TA… TA­REA NA­DA FÁ­CIL

Si por fin ha lle­ga­do ese gran mo­men­to en el que te ani­mas­te a te­ner un nue­vo com­pa­ñe­ro de juer­gas y tra­ve­su­ras… che­ca lo si­guien­te.

Correo - Ocio Dominical - - MASCOTAS -

No hay na­da tan sen­ci­llo co­mo edu­car a un ca­cho­rro de for­ma co­rrec­ta, só­lo de­bes se­guir unos sen­ci­llos con­se­jos y ve­rás co­mo po­co a po­co tu pe­rro po­drá pre­su­mir de una edu­ca­ción ex­ce­len­te. Va­mos a re­pa­sar las prin­ci­pa­les téc­ni­cas que de­bes se­guir, pe­ro nun­ca ol­vi­des que un ca­cho­rro es un ca­cho­rro y co­mo tal, no se le pue­de exi­gir na­da. Es co­mo si a un ni­ño de un año le in­ten­tá­ra­mos en­se­ñar ál­ge­bra… es im­po­si­ble, pe­ro po­de­mos ir orien­tán­do­lo por el buen ca­mino, po­co a po­co y con pa­cien­cia.

Lo mis­mo ocu­rre con nues­tro ca­cho­rro, po­de­mos ha­cer­le com­pren­der las re­glas y orien­tar­lo por el buen ca­mino, pe­ro se­rá im­po­si­ble adies­trar­lo has­ta que no ha­ya cum­pli­do co­mo mí­ni­mo los seis me­ses de edad. Cuan­do cum­pla un año de edad se­rá el mo­men­to ade­cuan­do pa­ra adies­trar­lo más en pro­fun­di­dad y exi­gir­le que apren­da co­rrec­ta­men­te.

Muy im­por­tan­te, un ca­cho­rro no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der rá­pi­da­men­te, no es cons­cien­te y só­lo quie­re ju­gar y des­cu­brir el mun­do. No seas du­ro con el, no le exi­jas na­da, no es­pe­res na­da de él. Só­lo da­le mi­mos, ca­ri­cias y mu­cho amor, es lo úni­co que ne­ce­si­ta, por lo de­más, ve­re­mos unas pau­tas que de­bes se­guir pe­ro siem­pre con bue­nas for­mas y ama­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.