FA­MO­SOS QUE LA GEN­TE NO SA­BE QUE SON FA­MI­LIA­RES…

Aun­que nun­ca dicen na­da, hay ar­tis­tas que no pro­mo­cio­nan a sus pa­rien­tes aun­que es­tén en la po­lí­ti­ca como en la mú­si­ca

Correo - Ocio Dominical - - EJERCICIO -

La fa­mi­lia, uno de los pi­la­res de to­da so­cie­dad, a veces se con­vier­te tam­bién en una de las ma­yo­res in­cóg­ni­tas en cuan­to uno de sus miem­bros se con­vier­te en un acla­ma­do fa­mo­so.

Des­de ese mo­men­to cualquier ti­po de re­la­ción con él o ella se ter­mi­na por trans­for­mar en au­tén­ti­co oro pu­ro pa­ra cual­quie­ra, por muy ale­ja­do que sea el pa­ren­tes­co que los une. Es­to se ha­ce es­pe­cial­men­te ren­ta­ble si la per­so­na que par­ti­ci­pa com­par­te la pro­fe­sión de la es­tre­lla.

Pero aun­que pen­se­mos que es­te re­cur­so es­tá siendo ex­plo­ta­do con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, tam­bién nos en­con­tra­mos con al­gu­nos ca­sos en los que es­tos la­zos se han man­te­ni­do ca­si en el ano­ni­ma­to de­bi­do a que el or­gu­llo de los pro­pios im­pli­ca­dos ha ter­mi­na­do por bus­car el au­tén­ti­co re­co­no­ci­mien­to por mé­ri­to pro­pio.

Es por ello que que­re­mos pre­sen­tar una lis­ta de ce­le­bri­da­des que no han ex­plo­ta­do a sus fa­mi­lia­res y que, a pe­sar de to­do, han en­tra­do tam­bién en el Olim­po de los fa­mo­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.