INI­CIA EL AÑO CON AC­TI­TUD

¿Te has pa­sa­do de co­pas? Te­ne­mos va­rias soluciones pa­ra ti. ¡Y muy sa­lu­da­bles!

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Si la fies­ta que pla­neas el día de hoy es­ta­rá muy bue­na, pre­pá­ra­te pa­ra evi­tar la re­sa­ca, o si en su ca­so quie­res ini­ciar el año muy sa­lu­da­ble, el ejer­ci­cio es tam­bién una op­ción.

Las fies­tas de fin de año no ter­mi­nan y hoy por la no­che se­gu­ra­men­te re­ci­bi­rás el año con la me­jor ac­ti­tud po­si­ble brin­dan­do con ami­gos o fa­mi­lia­res. Pa­ra ello, he­mos es­co­gi­do al­gu­nos re­me­dios que te pue­den ayu­dar con la re­sa­ca y no só­lo por to­mar al­cohol, sino tam­bién has­ta por des­ve­lar­te.

1. Zu­mo de na­ran­ja

Los zu­mos y la fru­ta ate­nuan el do­lor pro­pio de la re­sa­ca se­gún un es­tu­dio del Bri­tish Me­di­cal Jour­nal. La vi­ta­mi­na C y la fruc­to­sa ayu­dan al hí­ga­do a des­com­po­ner el al­cohol. Ade­más, se­gún un es­tu­dio de The Ame­ri­can Jour­nal of Cli­ni­cal nu­tri­tion, aumentan la lim­pie­za del al­cohol en san­gre en un 100%. Cuan­to más fres­co me­jor, así que ex­prí­me­lo tú mis­mo.

2. be­bi­das iso­tó­ni­cas

Lo me­jor pa­ra rehi­dra­tar. El al­cohol ac­túa co­mo diu­ré­ti­co y lle­va a la des­hi­dra­ta­ción, lo que te pro­vo­ca mal alien­to y un do­lor de ca­be­za pal­pi­tan­te. Las be­bi­das iso­tó­ni­cas tie­nen los elec­tro­li­tos que ne­ce­si­tas y son mejores que el ca­fé o el té, ya que, co­mo diu­ré­ti­cos, te ha­cen per­der más agua.

3. LE­CHE

no es só­lo una ma­ne­ra más de me­jo­rar la ab­sor­ción de lí­qui­dos: la le­che es tam­bién ri­ca en cal­cio, lo que sua­vi­za la irri­ta­bi­li­dad aso­cia­da con la re­sa­ca. Tam­bién es una bue­na fuen­te de cis­teí­na, un ami­noá­ci­do que di­suel­ve el ace­tal­dehí­do, que pro­du­ce tu cuer­po cuan­do in­ten­ta pro­ce­sar el al­cohol (eta­nol). Así que te le­van­ta­rás muuuuuy des­pe­ja­do.

4. Hue­vos

Si no pue­des so­por­tar es­tar de pie más de cin­co mi­nu­tos, lo que ne­ce­si­tas es un desa­yuno rá­pi­do a ba­se de hue­vos. Tie­nen gran can­ti­dad de cis­teí­na, un ami­noá­ci­do que di­suel­ve el al­cohol y que ac­túa co­mo una de­pu­ra­do­ra. Si tie­nes va­lor, com­bi­na el hue­vo con zu­mo de na­ran­ja. Los hue­vos cru­dos pue­den te­ner sal­mo­ne­la, así que lá­va­los. Es­pe­ra­mos que con­si­gas re­te­ner­lo en el es­tó­ma­go.

5. Zu­mo de to­ma­te

Cuan­do em­pie­zas a be­ber, ex­pe­les elec­tro­li­tos, mi­ne­ra­les que man­tie­nen el equi­li­brio de flui­dos, co­mo el po­ta­sio. Cuan­do los ni­ve­les ba­jan, apa­re­ce el do­lor de ca­be­za, la fa­ti­ga y las náu­seas. El zu­mo de to­ma­te con­tie­ne es­tos mi­ne­ra­les en abun­dan­cia, así que lo que te re­ce­ta­mos es un ‘Vir­gin Mary’ (un Bloody Mary sin al­cohol).

6. so­pa de mi­so

Una so­pa mi­so ca­len­ti­ta con­tie­ne cho­li­na, que se­gún una investigación de la Uni­ver­si­dad de Chicago (EE.UU.) ayu­da al hí­ga­do a pro­ce­sar el al­cohol. Tam­bién con­tie­ne pro­bió­ti­cos, que pro­te­gen los sis­te­mas di­ges­ti­vos de­bi­li­ta­dos y sus­ti­tu­yen lo que per­de­rás si la re­sa­ca se con­vier­te en una ex­pe­rien­cia de cuer­po com­ple­to. ¿En­tien­des lo que que­re­mos de­cir?

7. ajo

El res­to tó­xi­co que de­ja el al­cohol se con­vier­te en ace­tal­dehí­do, un com­pues­to quí­mi­co no­ci­vo que da­ña los ra­di­ca­les li­bres. Es­to crea un efec­to co­mo el que

cau­sa el en­ve­ne­na­mien­to por ra­dia­ción, lo que ex­pli­ca que la re­sa­ca te dé náu­seas. El ajo con­tie­ne S-allyl cis­teí­na, una sus­tan­cia que pre­vie­ne el da­ño y te ha­ce sen­tir me­nos frá­gil.

8. jen­gi­bre

Lo me­jor pa­ra ali­viar las náu­seas. Tan­to en zu­mo, co­mo en di­ges­ti­vo o en té, el jen­gi­bre con­tra­rres­ta la sen­sa­ción de ma­reo. Un es­tu­dio de Obs­te­trics & Gy­ne­co­logy con­clu­yó que con­tra­rres­ta­ba el vó­mi­to y la náu­sea en em­ba­ra­za­das: si pue­de con su ma­les­tar ma­tu­tino, po­drá con tu pe­que­ña in­dis­po­si­ción de la ma­ña­na des­pués. no­ta: el jen­gi­bre fres­co pue­de irri­tar al es­tó­ma­go va­cío.

9. men­ta

Po­pu­lar pa­ra tra­tar los ma­reos y las náu­seas, la men­ta ac­túa co­mo un li­ge­ro anes­té­si­co pa­ra las pa­re­des es­to­ma­ca­les, lo que evi­ta­rá que te pon­gas per­di­do de ca­mino al tra­ba­jo. Prue­ba las cáp­su­las de acei­te de men­ta, el té o los ca­ra­me­los, que tam­bién se ocu­pan del alien­to al­cohó­li­co. El li­cor de men­ta no va­le.

10. plá­tano

Un es­tu­dio de Quar­terly Jour­nal of Stu­dies on Al­cohol, de­mos­tró que al­tas do­sis de B6 re­du­cen los sín­to­mas de la re­sa­ca. Un plá­tano tie­ne la mi­tad de la do­sis dia­ria re­co­men­da­da (DDR) de B6. Tam­bién es una gran fuen­te de po­ta­sio (ver zu­mo de to­ma­te).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.