LOS EFEC­TOS NE­GA­TI­VOS DE LA IRA ¡EN­FER­MAN TU OR­GA­NIS­MO!

Es ver­dad que to­do el mun­do pue­de eno­jar­se de vez en cuan­do, pe­ro el pro­ble­ma re­si­de cuan­do esos epi­so­dios se re­pi­ten en de­ma­sia­das oca­sio­nes

Correo - Ocio Dominical - - SICOLOGÍA -

En al­gu­nas opor­tu­ni­da­des sue­le ser di­fí­cil con­tro­lar nues­tros sen­ti­mien­tos, pe­ro en­fa­dar­se sue­le ser más per­ju­di­cial que be­ne­fi­cio­so, pues­to que el pro­ble­ma no es sen­tir enojo si no có­mo lo ma­ne­jas, aquí te con­ta­mos al­gu­nos efec­tos ne­ga­ti­vos de la ira:

La ira es una reac­ción a al­go mo­les­to o irri­ta­ble, y se tien­de a

Per­ju­di­ca tus ner­vios

Al en­fa­dar­te tu cuer­po se ten­sa, los múscu­los se con­traen y afec­ta tus pul­mo­nes, por eso pue­des lle­gar a sen­tir que te fal­ta el ai­re. El en­fa­do cons­tan­te y des­me­di­do pue­de ha­cer­te pa­de­cer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Ade­más de ge­ne­rar ca­te­co­la­mi­nas (hor­mo­nas de es­trés). Au­men­tan­do la fre­cuen­cia car­dia­ca, la ten­sión ar­te­rial, los ni­ve­les de azú­car en la san­gre y la trans­pi­ra­ción.

Afec­ta tus fa­cul­ta­des cog­ni­ti­vas

Ha­cen que ac­túes de ma­ne­ra irra­cio­nal, po­co re­flec­ti­va res­tan­do ha­bi­li­dad a tus re­cur­sos cog­ni­ti­vos. In­ha­bi­li­tan­do el ló­bu­lo fron­tal, en­car­ga­do de con­tro­lar los im­pul­sos. Ha­cien­do más di­fí­cil el pro­ce­so de ra­zo­nar y ana­li­zar. Por eso al de­jar­te lle­var por el enojo te es más di­fí­cil dia­lo­gar y lle­gar a un acuer­do. re­pri­mir, pe­ro eso no es una for­ma de con­tro­lar­la al con­tra­rio es da­ñino pa­ra la sa­lud psi­co­fí­si­ca. Lo re­co­men­da­ble es no ig­no­rar el he­cho de que sen­tir mo­les­tia por al­go es una emo­ción hu­ma­na na­tu­ral e in­clu­so sa­lu­da­ble, el pro­ble­ma es­tá cuan­do no es bien con­tro­la­da, ya que se te pue­de ir de las ma­nos y pro­vo­car ma­yo­res in­con­ve­nien­tes.

Pro­du­ce mie­do

Jun­to al en­fa­do lle­gan una se­rie de ac­ti­tu­des que pue­den re­sul­tar ame­na­za­do­ras pa­ra los de­más. In­ti­mi­dar a al­guien só­lo ha­rá que hu­ya o te evi­te. Cau­san­do pro­ble­mas en tus re­la­cio­nes so­cia­les.

Afec­ta la co­mu­ni­ca­ción

El ce­re­bro ha­ce una lis­ta de prio­ri­da­des y si de­tec­ta­mos pe­li­gro se en­cu­bre, mi­ni­mi­zan­do la per­cep­ción del res­to. Cuan­do te al­te­ras y ex­plo­tas, tu ce­re­bro se des­co­nec­ta en bus­ca de re­fu­gio. Ob­vian­do lo que quie­res ex­pre­sar. Es­to ha­ce que las per­so­nas que es­tén a tu al­re­de­dor no to­men en se­rio la si­tua­ción e in­va­li­den tu ac­ti­tud y lo que quie­res co­mu­ni­car.

evi­ta per­der el control

Pe­ro tam­po­co evi­tes o re­pri­mas tus mo­les­tias, la ira acu­mu­la­da apa­re­ce­rá en al­gún mo­men­to de ma­ne­ra des­me­di­da sin res­pon­der a al­go en con­cre­to y tam­bién pue­de pro­du­cir de­pre­sión, así co­mo úl­ce­ras, fuer­tes do­lo­res de ca­be­za y mi­gra­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.